Argentina no está sola: las reformas de pensiones que están por venir

Los sistemas de pensiones de América Latina y el Caribe enfrentan desafíos muy serios para lograr que la mayoría de adultos mayores cuenten con una pensión (cobertura), que las pensiones provean los suficientes recursos a los beneficiarios (suficiencia) y, sobre todo, que los gobiernos puedan pagarlas (viabilidad fiscal). Estos retos serán cada vez de mayor envergadura en la región, pues la transición demográfica está generando un rápido envejecimiento de la población, cuya expectativa de vida continúa aumentando. Esto hace imprescindible ajustar los sistemas de pensiones a la nueva realidad. En definitiva, la pregunta no es si los sistemas se tendrán que ajustar en sus parámetros fundamentales (nivel de pensiones, edad de jubilación y tasa de contribuciones), sino cuándo deberá producirse ese ajuste.

La pregunta no es si los sistemas se tendrán que ajustar en sus parámetros fundamentales, sino cuándo deberá producirse ese ajuste.

Un ejemplo de lo anterior es el caso de Argentina. El Congreso de ese país aprobó recientemente una ley de reforma previsional que busca resguardar la sostenibilidad financiera y reducir las contingencias fiscales de su sistema previsional, que cuenta con una de las tasas más altas de cobertura a nivel regional y se financia mediante los aportes de los trabajadores, empleadores y el Estado. Entre las principales modificaciones que introduce la reforma están la modificación de la fórmula de cálculo para las actualizaciones de las pensiones, jubilaciones y programas de asistencia social, y la elevación de la edad de jubilación de manera optativa: de los 65 a 70 años para los hombres y de los 60 a los 63 años para las mujeres.

Más países de la región estudian ajustes

Otros países de la región se encuentran discutiendo ajustes mayores en sus sistemas de pensiones. El Congreso de Brasil está analizando una reforma que busca reducir el creciente déficit previsional resultante de un sistema con beneficios generosos y una cobertura superior al 80% para los mayores de 60 años.

Otros países eventualmente tendrán que llevar a cabo cambios en sus sistemas para lograr su viabilidad. Por ejemplo, Uruguay y Costa Rica gastan un alto porcentaje de su Producto Interno Bruto (PIB) en pensiones, como reflejamos en Ahorrar para Desarrollarse. Según nuestras proyecciones, esta presión fiscal irá en aumento para casi todos los países. Se calcula que el gasto público en jubilaciones, si no se aplican reformas, sería cercano al 50% del PIB en Brasil y sobrepasaría los 30 puntos porcentuales en Bolivia y 20 en Panamá en 2100.

¿Cómo evitar que las pensiones se conviertan en un problema social?

La viabilidad de los sistemas de pensiones depende de la coherencia que exista entre las contribuciones durante la vida laboral, los beneficios que se otorgan, la edad de jubilación y la expectativa de vida. Los sistemas en el siglo XXI deberán irse ajustando para que puedan mantenerse y poder otorgar beneficios a sus retirados. De hecho, Argentina está recorriendo un camino por el que ya pasaron otros países, como Chile, donde se creó el Fondo de Reserva de Pensiones (FRP) para financiar pensiones para los trabajadores de menores ingresos -Pilar Solidario- y que se implementó con una reforma previsional en 2008. En España, el Gobierno decidió en 2013 implantar las primeras medidas para asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones. Una de estas medidas fue el diseño de un “factor de sostenibilidad” que permite garantizar el equilibrio entre los gastos e ingresos del sistema público de pensiones. Reglas similares a esta ya están poniéndose en práctica en otros países europeos, como Portugal, Grecia, Alemania y Austria.

Los sistemas en el siglo XXI deberán irse ajustando para que puedan mantenerse y poder otorgar beneficios a sus retirados. De hecho, Argentina está recorriendo un camino por el que ya pasaron otros países, como Chile.

El gran reto de informar, explicar y convencer

Ajustar los sistemas de pensiones es una tarea ardua y difícil. Convencer sobre la necesidad de las reformas puede tornarse muy complicado en una era donde las comunicaciones son oblicuas y la velocidad de la información es casi instantánea. Por ello, las autoridades tienen la gran tarea de concienciar a la ciudadanía sobre la necesidad de llevar a cabo estos cambios.

Las reformas a los sistemas de pensiones constituyen un tema de gran complejidad, que afecta a un grupo vulnerable de la población como son los adultos mayores, y deben por tanto abordarse con diálogo e inclusión social para que la sociedad entienda y aproveche los beneficios de asegurar su sostenibilidad. Conseguir más y mejores pensiones para toda la población es una tarea ardua en la que todos deben involucrarse.

Copyright foto: ginasanders / 123RF Stock Photo

About the Author

Mariano Bosch
Mariano Bosch es especialista principal en la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Desde sus inicios en el banco en 2011, Mariano ha liderado proyectos de investigación en el área de mercados laborales, pensiones y políticas de bienestar, tales como 'Mejores pensiones, mejores trabajos: hacia la cobertura universal en América Latina y el Caribe'. Antes de unirse al BID, Mariano trabajó como consultor en el Banco Mundial y como profesor en la Universidad de Alicante. Mariano ha publicado diversos artículos en el área de mercados laborales y desarrollo en revistas de reconocido prestigio como American Journal: Applied Economics, Journal of Development Economics, World Bank Economic Review and Labor Economics. Mariano posee un doctorado en Economía otorgado por la London School of Economics.
Waldo Tapia
Waldo Tapia es especialista sénior en pensiones de la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Panamá. Desde sus inicios en el BID en 2008, Waldo ha sido responsable por la preparación y supervisión de proyectos en seguridad social, liderando proyectos de investigación en la misma área. Antes de unirse al BID, Waldo trabajó en la Unidad de Pensiones Privadas de la Organización de Cooperación Económica y Desarrollo, en París, donde coordinó estudios sobre cobertura de pensiones, regulación de inversiones y supervisión de sistemas privados de pensiones. Waldo es máster en Políticas Públicas del Instituto Coreano del Desarrollo y máster en Teoría Económica y Econometría de la Escuela de Economía de la Toulouse. Adicionalmente, es actualmente candidato a doctor en Economía en la Universidad de Dauphine.
Oliver Azuara
Oliver Azuara es especialista sénior en la División de Mercados Laborales del BID. Oliver se integró al BID en 2012 a la Oficina de Evaluación y Supervisión (OVE). Anteriormente, trabajó como investigador en la evaluación del efecto de los programas de protección social en los mercados laborales y en el diseño de evaluaciones impacto sobre la educación financiera y pensiones en México. En el sector público mexicano se ha desempeñado como director de Prospectiva Social en la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) y líder de Proyectos en la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (CONSAR). También ha sido consultor del Banco Mundial y de NERA Economic Consulting. Asimismo, trabajó como investigador asociado del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC) y México Evalúa. Obtuvo el grado de doctor y maestro en políticas públicas por la Universidad de Chicago. Realizó un postdoctorado en la Universidad de Yale. Estudió la licenciatura en economía en el ITAM y un diplomado sobre las reformas a los sistemas de pensiones en el Harvard Institute for International de Development.
Carolina Felix
Carolina C. Cabrita Felix es consultora en la División de Mercados Laborales del BID en Chile. Carolina fue analista de Investigación en la División Estudios de la Superintendencia de Pensiones de Chile y posteriormente fue encargada de Relaciones Internacionales en esta misma institución. Como parte de sus funciones en esta última posición, se desempeñó como secretaria técnica de la Asociación Internacional de Organismos de Supervisión de Fondos de Pensiones (AIOS). Además, fue investigadora en temas de pensiones y retiro en el Americas Center de la Reserva Federal de Atlanta. Carolina cuenta con una Maestría en Economía por la Universidad de Chile y con un Doctorado en Economía por Emory University.

2 Comments on "Argentina no está sola: las reformas de pensiones que están por venir"

  1. Sin entrar en detalles sobre cada país en particular, cabe señalar que el proceso de maduración de los programas de seguridad social, con el avance natural de las curvas de beneficio junto con las características del envejecimiento poblacional ( producto de las mejoras en la expectativa de vida y la sustancial baja en la natalidad), lleva a un problema de gobernabilidad, puesto que los presupuestos públicos (o presión tributaria y/o endeudamiento) se resienten ante los requerimientos crecientes de recursos financieros para mantener los sistemas de reparto
    Así es necesario agregar a este interesante artículo la necesidad de contar con procesos de difusión de la situación presente de los programas de seguridad social (tanto en materia financiera como demográfica) junto con procesos de realización y difusión de valuaciones actuariales, con la determinación de Balances Actuariales, Flujos de Fondos Proyectados y Evolución de los Fondos de Garantía, identificando los aspectos críticos de la evolución de los programas, junto con un análisis de sensibilidad de los efectos de las variaciones de los parámetros de los sistemas (edad de jubilación, niveles de aportaciones, etc).

  2. 2 de cada 3 argentinos rechazan la medida recientemente aprobada por el parlmento ya que recorta las jubilaciones. Es mentira que el sistema previsional argentino está al borde del colapso. Este gobierno está sacando el dinero de esa partida para gastos corrientes y para cumplir con las condiciones de los prestamistas internacionales para generar más deuda. Para que un sistema previsional sea sostenible no hay que recortar, sino generar crecimiento económico y salarios dignos, para que los trabajadores activos puedan hacer un aporte interesante a la rueda de recursos. Las malas decisiones económicas de esta gestión supuestamente liberal reduce el estado y empobrece a las personas, lo cual reduce su poder adquisitivo y achica la economía. Señores, ustedes que son defensores de la “sustentabilidad” y la “rentabilidad”, que clase de gobierno con miras al crecimiento destruye la economía interna del país?
    Antes de preocuparse por el desafío de “explicar” deben someterse a un debate con economistas no ortodoxos. Las medidas sugeridas en este artículo no tienen nada de nuevo y menos para un mundo cambiante con riqueza cada vez más concentrada. Medidas no ortodoxas que alienten al consumo interno y generen desarrollo local son las salidas contracíclicas acertadas. Ya probamos miles de veces con ajustar en los sectores más vulnerables. Nunca funcionó.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*