23 agosto 2017

Hablar un idioma indígena: ¿orgullo o vergüenza?

La lengua materna es el primer idioma que por defecto aprendemos. Es la lengua que nos enseñan nuestros padres, la que desde pequeños escuchamos en nuestro entorno familiar. Ésta define nuestra identidad y procedencia geográfica y es también motivo de orgullo.

Pero ¿y si nuestra lengua materna es indígena? La probabilidad de ser discriminado es bastante alta. En efecto, todos los pueblos indígenas de América Latina han experimentado históricamente una enorme presión social y política, de la sociedad o del Estado, que ha desincentivado el uso de las lenguas nativas. La desvalorización de las lenguas nativas, y en muchos casos la vergüenza de hablarlas, ha ocasionado que las familias indígenas privilegien el uso del idioma dominante como mecanismo de adaptación al contexto social también dominante. Como resultado, las generaciones recientes se encuentran en un proceso de olvido de su lengua materna indígena.

En la actualidad, aunque no se conoce con precisión, se estima que existen alrededor de 420 lenguas indígenas en América Latina. No obstante, de acuerdo con la UNESCO cerca del 26% de las lenguas indígenas de la región se encuentran en peligro de extinción y varias se han extinguido recientemente. Con la pérdida de una lengua, se pierde la herencia cultural de toda una nación y parte de su identidad.

¿Podemos revertir la pérdida de esta rica diversidad lingüística? Sí. En primer lugar, reconociendo el valor y la contribución de los pueblos indígenas al desarrollo de cada país, incentivando la transmisión intergeneracional y su uso en el ámbito educativo, aprendiendo algún idioma indígena de nuestro país para facilitar el entendimiento mutuo, entre otras iniciativas. Algunos países como Ecuador y Bolivia ya han reconocido en sus constituciones a las lenguas indígenas como idiomas oficiales, lo que representa un logro importante para los pueblos indígenas en cuanto a su derecho a revitalizar, utilizar, fomentar y enseñar a las generaciones futuras sus propios idiomas.

Y tú, ¿Qué harías para fomentar la revitalización de las lenguas indígenas en tu país?

 

11 Responses

  1. Emna Espinosa

    En efecto, son nuestras lenguas naturales, originarias, el Español es el idioma intruso. Nos enfocamos y pensamos que nuestros Pueblos Originarios y Tribales, deben hablar el Español para formar parte de un conglomerado social que ha dejado la lengua indígenas fuera de los contextos. Se les impone el Español más allá, de aprender nosotros la lengua natural, que realmente es lo que debe ser.

    Les imponemos el Español, olvidando que es el idioma de los allegados a la América, que los avasallaron!

    1. Iván

      Bueno, bueno, Emna, tampoco es para ponerse así… Soy español y si nos ponemos a pensar en que los árabes nos invadieron y avasallaron durante 800 años (desde el 711 hasta el 1492) no podríamos usar palabras como aceite, almohada, jinete, jirafa, nácar, alféizar… no podríamos nombrar a nuestros ríos, el Guadiana, Guadalquivir, y tantos otros.

      En realidad si nos ponemos así todos los que nos llamamos Álvarez, Gómez, Rodríguez, Pérez y tantos otros tendríamos que renunciar a nuestros apellidos y llamarnos hijo de Álvaro, hijo de García, de Pedro… porque eso nos lo impusieron durante casi 300 años los invasores godos.

      Ya puestos ni deberíamos hablar español, porque eso vino del latín que usaba la invasión de los romanos; que fueron allegados a Hispania y la avasallaron como tú dices; tendríamos que habernos quedado con lo que hablaban los Vacceos, los Turdetanos, los Ilergetes…

      Los que tenemos la suerte de tener lenguas indígenas en nuestros territorios tenemos que cuidarlas y defenderlas, pero no creo que haga falta atacar a la lengua común que tenemos también la suerte de tener en común para entendernos. En esta página hay personas que hablan guaraní y otros hablarán quechua o cualquier otra lengua, pero nos estamos entendiendo todos en español (o castellano, como decimos preferentemente en España para no ofender a aquellos cuya lengua materna es el catalán, gallego o vasco).

      Agur!

  2. Luz Fernandez

    En efecto, fue una estrategia de colonización a través de las misiones católicas se les prohibió a nuestros ancestros hablar su idioma original, y luego los estados nacionales a través de la escuela formal intentaron homogeneizar la diversidad cultural existente en nuestramerica multilingue y pluricultural.

  3. Daniel Ayala

    En efecto en Bolivia se está revitalizando el uso de los idiomas nativos, que tiene la parte oriental y occidental del país, a través desde el gobierno central, en las instituciones publicas es una obligación saber hablar un idioma originario de la región, esto está mejorando la atención a las personas de las áreas dispersas, que no entienden el español, así evitando la discriminación que años antes habia, es un proceso lento, pero ya se ven los cambios favorables.

  4. Livia CM

    Soy de Brasil y es un problema sobre el cual yo nunca habia refleccionado hasta trabajar en Ecuador con los pueblos tradicionales. Me encantaran las políticas de preservación que existen ahí, necesarias tambien por ser la lengua corriente de una gran parcela de la población. Las lenguas indigenas deben ser una razon de orgullo y nunca de vergüenza. Acá en Brasil sientese mucho menos el problema, infelizmente por un extermínio mas contundente de las poblaciones originárias por la colonización portuguesa, una tristeza y una grande perdida cultural. Hoy dia menos de 3% de la poblacion brasileña es indigena y muchos sufren perseguiciones y perdida de sus derechos constitucionales todos los dias. Muchas de nuestras lenguas fueran perdidas y las que restan estan muy amenazadas. La cuestion de la cultura indigena és realmente crucial en la construción de una cultura latinoamericana emancipada y diversa. Mas que respecto, es reconocer y celebrar todas las riquezas que forman nuestra region.

  5. Carlos Khaled De Torres

    En Paraguay, la mayoría de la población es bilingüe guaraní-español. Nos sentimos orgullosos de hablar un idioma indígena pues forma parte de nuestra idiosincracia. La escuchamos desde pequeños y su enseñanza es obligatoria.
    El guaraní es oficial junto con el español. Lo usamos en todos los ámbitos, desde lo más informal hasta en los documentos del Estado, sesiones del Congreso Nacional, la radio, la televisión… Está siempre presente.

  6. José Carlos

    Mi madre nació en el campo. En el Paraguay, decimos que es campesina y mi padre es afrodescendiente. En mi familia el idioma guaraní, es parte de nuestra cultura, nuestra primera lengua, hablamos y compartimos con todos. La constitución Paraguaya del año 1992, reconoce el Guaraní como idioma; su uso es de forma obligatoria. Pero para la clase media y alta su uso no es frecuente…ellos tienen prejuicios y los consideran de estatus inferior.
    Soy funcionario del Ministerio de Agricultura y Ganadería, ahí utilizo para comunicarme con la mayoría de los usuarios del Ministerio.

    1. Gladis gloria Luna

      Soy paraguaya, DEL INTERIOR URBANO y me siento orgullosa de hablar mi lengua materna:el guaraní
      es un idioma rico, expresivo que traduce en su acento sesgos peculiares de nuestra cultura.Ciertamente por el prurito de de parecer cultas no pocas personas la desdeñan cuando, es signo de ilustración poseer má de un idioma y de valor antropológico aprenderla y no renegar de nuestra estirpe. LOS POEMAS EN GUARANÍ SON DE BELLEZA TERNURA Y HONDURA PONDERABLES.

  7. Iván

    Es un orgullo. En España pasaba esto mismo exactamente hace décadas con el gallego, que se consideraba en aquella comunidad el idioma “de los pobres”, el idioma como me dijo una vez una señora “para hablar con la servidumbre”. Afortunadamente esa situación se ha revertido y el gallego se habla y escribe ahora con total normalidad.

    Con el euskera (vasco) la situación era diferente, pero estuvo a punto de perderse por la poca población que lo hablaba, la dificultad de su aprendizaje (no es una lengua románica) y la fragmentación de sus dialectos. Finalmente se ha formulado un euskera unificado (batua) que convive con los dialectos existentes y que cada vez habla más gente.

  8. LINA MARÍA PAEZ

    En Colombia existe una gran riqueza cultural y étnica, entre ellas nuestras comunidades indígenas son muy diversas y cuentan con tradiciones, costumbres, organizaciones, cosmovisiones y lenguas propias. Desde el ámbito educativo el reto es lograr reconocer la lengua materna como primera lengua la cual debe utilizarse en las prácticas de enseñanza y aprendizaje, y el castellano ser valorado como una segunda lengua para nuestros pueblos indígenas.
    En las selvas colombianas no es extraño encontrar aulas unitarias (estudiantes de todos los grados educativos acompañados por un solo docente) donde emergen más de cinco lenguas indígenas diferentes. ¿Te imaginas ser profe en un aula tan diversa?
    Por consiguiente la dispersión poblacional, la georreferenciación y las zonas de difícil acceso son factores indispensables a tener en cuenta a la hora de hablar de atención educativa de calidad para nuestros pueblos nativos.

Leave a Reply