¿Por qué es tan baja la calidad de los empleos en América Latina y el Caribe?

¿Por qué es tan baja la calidad de los empleos en América Latina y el Caribe?

A pesar de la etapa de bonanza que vivió la región durante la primera década del siglo XXI, muchos trabajadores de América Latina y el Caribe enfrentan hoy en día serias dificultades para encontrar un buen trabajo. Además, quienes están empleados se ven a menudo expuestos a un alto grado de inestabilidad laboral. ¿Por qué la región tiene un problema con la baja calidad de los empleos? ¿Cómo se puede actuar ante estos desafíos?

El gran reto de la informalidad

La baja calidad de los empleos en América Latina y el Caribe viene, en primer lugar, de la mano de la informalidad, un desafío persistente. La mayoría de los trabajos en la región (un 55%) son informales, lo que impide a millones de trabajadores cotizar a un sistema de seguridad social y acceder, por tanto, a sus beneficios de protección social. ¿Qué factores contribuyen a que la región tenga niveles elevados de informalidad?

  • Faltan mecanismos de apoyo a los trabajadores desempleados. Quienes se quedan sin empleo no cuentan, a menudo, con un ingreso que les permita subsistir el tiempo suficiente para encontrar un empleo formal.
  • En general, los procesos de búsqueda y emparejamiento entre quienes buscan empleo y las vacantes son deficientes.
  • Los costos laborales en relación a la productividad son altos y, por ello, constituyen un incentivo a la informalidad.

La mayoría de los trabajos en la región (un 55%) son informales, lo que impide a millones de trabajadores cotizar a un sistema de seguridad social y acceder, por tanto, a sus beneficios de protección social.

Trabajos de usar y tirar: el reto de la inestabilidad

Junto con la informalidad, otro gran reto es la inestabilidad laboral: aproximadamente el 30% de los trabajadores no estará en el mismo empleo al cabo de un año. Esta gran rotación laboral a menudo es negativa, ya que reduce la probabilidad de recibir capacitación en el lugar de trabajo y limita el desarrollo profesional (es decir, limita la estabilidad productiva).

Como describimos en Empleos para crecer, la estabilidad laboral productiva consiste en tener un trabajo que permita al trabajador tener ingresos suficientes para mantenerse o apoyar a su familia, que cuente con beneficios sociales que le proteja de riesgos de enfermedad, vejez y otros. Pero, también, que sea un trabajo con futuro, que el primer empleo sea el primer peldaño de una escalera ascendente hacia más y mejores oportunidades, tomando en cuenta el valor que le da la empresa al trabajador, si invierte en él o ella, si desea retener al empleado y este se quiere quedar en el sitio de trabajo.

Políticas a favor de la productividad

Urge la búsqueda de soluciones al problema de la baja calidad de los empleos, especialmente ante el horizonte de incertidumbre que se acerca. La creciente automatización y la tendencia emergente de la economía compartida (que difumina la relación empresa-empleado) obligará a los países a buscar políticas laborales con las que adaptarse a la nueva realidad.

Para empezar, es necesario que los países de América Latina y el Caribe pongan el foco en la productividad laboral, es decir, en la utilización efectiva e inteligente de la fuerza laboral, el motor que permitirá el crecimiento tanto de los trabajadores como de la economía.

Es necesario que los países de América Latina y el Caribe pongan el foco en la productividad laboral.

¿Qué políticas son favorables al aumento de la productividad laboral? En Empleos para crecer planteamos dos grandes ejes: aumentar e igualar las oportunidades de acceso a empleos formales y promover la estabilidad laboral productiva. El primer eje se relaciona con cómo las personas llegan a ese primer peldaño de la escalera, o cómo vuelven a subir por ella una vez cuando caen en el desempleo o la inactividad. El segundo eje tiene que ver más con esa esperanza que todos tenemos: progresar.

¿Quieres saber más sobre los desafíos laborales de América Latina y el Caribe? ¿Quieres conocer qué tipo de políticas impulsarían la productividad de los trabajadores de la región y contribuirían a combatir la baja calidad de los empleos? Inscríbete ya en el nuevo curso en línea del BID, ‘Realidad social latinoamericana’, y aprende más sobre estos temas.

Copyright foto: katiekk2 / 123RF Stock Photo

About the Author

Verónica Alaimo
Verónica Alaimo es especialista sénior de la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Verónica inició sus labores en el BID en 2008 como especialista en desarrollo social en la División de Salud y Protección Social. Verónica lidera la investigación en temas de protección contra el riesgo de desempleo, incluyendo el libro 'Empleos para crecer', de reciente publicación, y la generación de indicadores laborales. Además, participa en el diseño e implementación de proyectos sobre mercados laborales en la región. Antes de ingresar al BID, Verónica fue consultora del Banco Mundial. Cuenta con un Doctorado en Economía de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign en el 2007, y con una Maestría y una Licenciatura en Economía de la Universidad Nacional de La Plata.

6 Comments on "¿Por qué es tan baja la calidad de los empleos en América Latina y el Caribe?"

  1. Eleuterio Benítez | 6 septiembre 2017 at 9:48 pm | Responder

    Buen artículo, pero hay países como Venezuela,donde las políticas públicas implementadas y que tercamente se mantienen, en nada contribuyen ni a crear empleos de calidad, ni a la productividad. Agravándose dicha situación por la incontenible inflación, lo que cada día empobrece a los trabajadores y al resto de la población

    • Gracias Eleuterio por su comentario. Es cierto que las políticas laborales dependen del contexto macroeconómico de un país. En el libro Empleos para Crecer nos referimos a un contexto de estabilidad macroeconómica, donde hay oportunidad para enfocarse en intervenciones específicas de mejora de la productividad laboral.

      Saludos y gracias por seguir Factor Trabajo.

  2. René Joel Choque R. | 13 septiembre 2017 at 10:55 am | Responder

    excelente artículo para reflexionar sobre todo el incentivar la formalozacion del trabajo disminuyendo la tasa impositiva a las empresas.

  3. Excelente artículo, *tambien la burocracia que hay en algunas empresas públicas y privadas donde mejor vinculan laboralmente a algún amigo, familiar, o allegado que alguien que verdaderamete cumple con el perfil.
    *exigen perfiles inalcanzables para recién egresados.
    *personas mayores a 30 años no son objetivos de contratación.

  4. Jorge maximiliano aranda | 4 octubre 2018 at 5:02 pm | Responder

    Soy de paraguay..tengo 2 mini empresa .una de distribuicion de agua potable para 1000 usuarios otro fabricacion de muebles metalicos..no existe un acompañamiento para las microempresas..necesito automatizar ciertas areas ..necesito apoyo tecnico y crediticio para salir de la informalidad…muy solitario a puro ganas de trabajar creo que los gobiernos deben proveer las condiciones y no atacar con impuestos multas y tramites muy burocraticos..desde ya gracias

Leave a comment

Your email address will not be published.


*