El eterno camino hacia la jubilación

El eterno camino hacia la jubilación

La semana pasada estuve en Ecuador. El flamante nuevo aeropuerto de Quito ilustra la gran transformación que está sufriendo este país andino. El único inconveniente es que está aproximadamente a una hora de la ciudad. En el aeropuerto tomamos un taxi, conducido por Martín, un afable conductor que le gusta hablar con sus clientes. El trayecto es largo. Hablamos de lo lejos que está este nuevo aeropuerto de la ciudad y me interesó si esto es bueno o malo para los taxistas. Me dice que, igual que ingresan más, gastan más plata en gasolina y en mantener el coche. Dado que acabo de terminar un libro de pensiones, le pregunto si cotiza. Espero que me conteste que no, o que cotizó en algún momento pero que ya no lo hace, que la vida es cara y que no se lo puede permitir, que el Estado nunca va a pagar las pensiones, o alguna de las múltiples respuestas a las que me he enfrentado tantas veces al formular esta misma pregunta.

Ante mi sorpresa, Martín me cuenta que lleva 35 años cotizando a la seguridad social, que ya lo hacía cuando era sastre y que siguió haciéndolo cuando compró el taxi, hace 15 años. Sigue hablando y me da toda una lección de lo importante que es ahorrar para el futuro y que el otro día fue al Instituto Ecuatoriano de la Seguridad Social y le dijeron que en cuanto cumpla los 60 años ya es elegible para jubilarse.

Lamentablemente la historia de Martín es muy atípica en América Latina y el Caribe. Solo 2 de cada 10 trabajadores por cuenta propia cotizan, muchos de ellos por periodos de tiempo tan cortos que jamás alcanzarán los ahorros suficientes para financiarse una jubilación.

La primera consecuencia de un sistema previsional sin cobertura es que los adultos mayores van a tener que trabajar hasta edades muy avanzadas. El 40% de los hombres ecuatorianos de 80 años sigue trabajando. En países como Argentina, Chile, Uruguay o Brasil, donde prácticamente la totalidad de los adultos mayores recibe una pensión, esta cifra es del 10%.

Fuente: Mejores trabajos, Mejores pensiones

Fuente: Mejores trabajos, Mejores pensiones

Martín está pensando si jubilarse a los 60 o esperarse hasta los 63, hasta que su hija menor termine la universidad. En cambio, la pregunta para muchos adultos de la región sin pensión es cuándo podrán dejar de trabajar.

Autor foto: C.G.P.

About the Author

Mariano Bosch
Mariano Bosch es especialista principal en la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Desde sus inicios en el banco en 2011, Mariano ha liderado proyectos de investigación en el área de mercados laborales, pensiones y políticas de bienestar, tales como 'Mejores pensiones, mejores trabajos: hacia la cobertura universal en América Latina y el Caribe'. Antes de unirse al BID, Mariano trabajó como consultor en el Banco Mundial y como profesor en la Universidad de Alicante. Mariano ha publicado diversos artículos en el área de mercados laborales y desarrollo en revistas de reconocido prestigio como American Journal: Applied Economics, Journal of Development Economics, World Bank Economic Review and Labor Economics. Mariano posee un doctorado en Economía otorgado por la London School of Economics.

Be the first to comment on "El eterno camino hacia la jubilación"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*