¿Des-calificados?

Photo by PinkyellJM

Un piloto desarrollado en Paraguay ha revelado unos datos demoledores. 4 de cada 5 jóvenes que acuden al servicio de empleo no tienen las habilidades necesarias para desarrollar trabajos calificados. Según este piloto, que publicaremos en breve y que se ha realizado con 37 buscadores de empleo, uno de cada 4 jóvenes entrevistados (24%) no está calificado, es decir, requiere un entrenamiento “explícito” sobre uso de herramientas simples. Otro 59% de los entrevistados mostraron capacidad para desempeñarse en “mandos inferiores”, es decir, de realizar tareas elementales. Los trabajadores de esta categoría son capaces de seguir procedimientos sencillos con autonomía, aunque podrán tener dificultades para resolver una situación si ocurren imprevistos en el trabajo cotidiano.

Pero ¿qué experiencia podemos extraer de este estudio, más allá de estos datos tan llamativos? Un aspecto importante es que  para mejorar la orientación laboral de los trabajadores es imprescindible detectar la presencia (o ausencia) de ciertas habilidades cognitivas y competencias para la empleabilidad. Así, este mismo programa piloto ha permitido identificar que el primer grupo de jóvenes puede tomar cursos de menor nivel académico, como reparación de muebles; asistente eléctrico; carpintería simple; trabajo doméstico. Y el segundo grupo puede adquirir nuevas competencias a través de capacitación en el puesto de trabajo o en cursos prácticos con modalidad de taller.

Gracias a este piloto, en Paraguay ya estamos trabajando con el Ministerio de Justicia y Trabajo y la fundación CIRD para desarrollar un Paquete de Instrumentos para el Diagnóstico de Habilidades de Personas en Edad de Trabajar. El paquete combina tanto test psicométricos como test de competencias de habilidades. Con los primeros se pueden identificar las principales características intelectuales en cuanto a fluidez verbal, razonamiento numérico y razonamiento verbal. Y los test de competencias de empleabilidad buscan medir el potencial de los participantes para desempeñarse en una organización.

Este “toolkit” incluye actividades individuales y grupales, su aplicación requiere un poco más de una hora, y la participación de un psicólogo y un profesional de carreras humanistas. Por este motivo, muchos pueden considerarlo costoso y difícil de implementar. Pero seguramente es una gran inversión si permite identificar correctamente las opciones de empleabilidad de un trabajador y garantizar que la brecha de habilidades se cierra de manera efectiva y eficaz.

About the Author

Verónica Alaimo
Verónica Alaimo es especialista sénior de la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Verónica inició sus labores en el BID en 2008 como especialista en desarrollo social en la División de Salud y Protección Social. Verónica lidera la investigación en temas de protección contra el riesgo de desempleo, incluyendo el libro 'Empleos para crecer', de reciente publicación, y la generación de indicadores laborales. Además, participa en el diseño e implementación de proyectos sobre mercados laborales en la región. Antes de ingresar al BID, Verónica fue consultora del Banco Mundial. Cuenta con un Doctorado en Economía de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign en el 2007, y con una Maestría y una Licenciatura en Economía de la Universidad Nacional de La Plata.
Waldo Tapia
Waldo Tapia es especialista sénior en pensiones de la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Panamá. Desde sus inicios en el BID en 2008, Waldo ha sido responsable por la preparación y supervisión de proyectos en seguridad social, liderando proyectos de investigación en la misma área. Antes de unirse al BID, Waldo trabajó en la Unidad de Pensiones Privadas de la Organización de Cooperación Económica y Desarrollo, en París, donde coordinó estudios sobre cobertura de pensiones, regulación de inversiones y supervisión de sistemas privados de pensiones. Waldo es máster en Políticas Públicas del Instituto Coreano del Desarrollo y máster en Teoría Económica y Econometría de la Escuela de Economía de la Toulouse. Adicionalmente, es actualmente candidato a doctor en Economía en la Universidad de Dauphine.
Graciana Rucci
Graciana Rucci es especialista líder de la División de Mercados Laborales en el BID, institución a la cual se incorporó en 2005 como profesional júnior, colaborando con la Oficina de Evaluación y Supervisión, División Social para países andinos y con la División de Salud y Protección Social. Antes, Graciana trabajó en el Banco Mundial y en el Departamento de Investigación de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Sus áreas de especialización incluyen economía laboral y de la educación, econometría aplicada, evaluación de impactos y resultados, economía para el desarrollo, y protección social. Graciana cuenta con experiencia en el diseño, implementación y evaluación de intervenciones en temas laborales, de formación de habilidades y de protección social en Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Guyana, México, Perú y Uruguay. Actualmente, Graciana está trabajando en áreas de formación de habilidades y desarrollo productivo, tanto en proyectos en terreno como analíticos y de investigación. Graciana cuenta con un Doctorado en Economía de la Universidad de California y una Maestría en Economía de la Universidad Nacional de La Plata.

1 Comment on "¿Des-calificados?"

  1. Es una herramienta interesante siempre que su uso, tenga como finalidad promover la igualdad de oportunidades y el desarrollo de los individuos respetando su diversidad y particularidad. Esta claro que ante un mal uso, corremos el riesgo de crear un sistema perverso de exclusión y discriminación legitimado “científicamente”. Al leer este articulo pensé mucho en el film Gattaca.
    Saludos desde Uruguay.
    Rita Sartorio

Leave a comment

Your email address will not be published.


*