25 junio 2015

Cómo viven las mujeres en el país más igualitario del mundo

Por Beatriz Portugal *

Islandia, una isla en la parte superior del Atlántico Norte, ha sido considerada durante cinco años consecutivos el mejor país del mundo para las mujeres, según el ranking anual del Foro Económico Mundial. Sobre el papel, es el país más igualitario, el lugar con menores brechas entre hombres y mujeres en acceso a la educación y la salud, nivel de remuneración y desempeño en la vida política del país. Es decir, mismas oportunidades y derechos para hombres y mujeres.

Después de vivir en Islandia durante seis meses he tratado de ver cómo se traduce esto en la práctica. Al principio pensaba que ser mujer aquí era casi igual que serlo en Brasil (de donde soy) o en otros países en los que he vivido -todos ellos países occidentales- pero al profundizar en mi análisis algunos aspectos me llamaron la atención. Empezando por uno de los temas más femeninos posibles: la maternidad.

En Islandia se parte de la premisa de que la madre y el padre tienen los mismos derechos. En total los nuevos progenitores tienen nueves meses de licencia: tres meses para la madre, tres meses para el padre y tres más que se pueden dividir entre ambos. Aquí puedes comparar la legislación en los países de nuestra región.

Esta norma, además de dar el mismo valor a las madres y a los padres desde el principio, aporta una ventaja adicional, ya que la baja por maternidad deja de ser un factor de peso en la contratación de las mujeres. En caso de que una empresa considerase un riesgo contratar a una mujer por este hecho, tendrá que afrontar que contratando a un hombre asume el mismo riesgo, sobre todo cuando aquellos padres que no disfrutan de su permiso de paternidad son tachados de irresponsable y están mal vistos por la sociedad.

Después de todo, la responsabilidad de criar a los hijos es compartida, como las tareas del hogar. Los hombres se ocupan de los niños, la limpieza, cocina o lavandería, y nada de esto es motivo de alabanza en el día a día. Es simplemente normal.

Las islandesas, madres a los 25

No hay estigma o prejuicio contra las madres solteras o las que tienen hijos de padres diferentes. Quizá por eso las islandesas elijan ser madres a los 25 años en promedio. Parte de ello también se debe al sistema de apoyo. Además de la licencia parental, la más grande del mundo, las guarderías y las escuelas son asequibles, ya que están subsidiadas por el gobierno.

Así, las mujeres saben que pueden tener una educación y una carrera exitosa incluso con niños. Y las cifras lo confirman: el 88% de las mujeres en edad laboral trabajan, la  tasa de participación femenina en el mercado laboral más alta del mundo. Al mismo tiempo, la tasa de fecundidad en Islandia es una de las más altas de Europa, con una media de dos hijos por mujer.

El hecho de que aquí la maternidad no sea un obstáculo para trabajar o estudiar cambia totalmente la estructura de la vida de las mujeres. No se sienten obligadas a adaptarse a la vida en el esquema de la escuela-trabajo-matrimonio-niños, lo que les  abre muchas puertas.

El único aspecto en el que el país sigue retrasado en temas de igualdad de género y que hace que los islandeses crean que aún no han alcanzado la igualdad real es la brecha salarial. En promedio, los hombres siguen ganando un 10% más que las mujeres.

Sin embargo, para aquellos que tenemos los ojos acostumbrados a otras realidades, el poder del movimiento feminista de Islandia es increíble. Medio Gobierno está formado por mujeres, que ocupan además el 43% de los escaños en el Parlamento. El país fue el primero en el mundo en elegir democráticamente a una mujer como jefa de Estado (madre soltera, además), y también ha tenido la primera primer ministra abiertamente gay en el mundo.

Son puertas que se abren cuando un país trata de lograr la equidad poniendo en valor las diferencias. Islandia es un lugar donde las mujeres no tienen que ser como los hombres para alcanzar la igualdad. Aquí pueden ser mujeres de la manera que deseen ser.

Beatriz Portugal Islandia*Beatriz Portugal es periodista freelance y vive en Islandia desde septiembre de 2014, país sobre el que escribe un post semanalmente en el blog del diario O Globo.

Este post fue originalmente publicado en portugués en el blog del BID Ideaçâo

2 Responses

  1. Muy interesante el artículo. Islandia tiene muchas similitudes con los otros países nórdicos. Sólo aclarar que el hecho de que los hombres ganen 10% más que las mujeres no implica necesariamente discriminicación o falta de igualdad. Ese 10% puede deberse a otros factores.
    Saludos!
    Pablo

  2. Pingback : Unifiquemos Hándicaps, Igualemos Derechos | Equigualdad

Leave a Reply