28 mayo 2015

Cuatro razones (pensionales) para no hacerme vieja

La semana pasada fue mi cumpleaños y con él, además de las celebraciones, vino la reflexión que alguien en la treintena se hace sobre su futuro. Quizá por eso la reciente presentación del estudio Panorama de las Pensiones en América Latina y el Caribe me dejó pensando: ¿y cuál es el panorama que afrontamos las mujeres de la región al llegar a la vejez?

Según este trabajo del BID, la OCDE y el Banco Mundial, dado que nuestra esperanza de vida es mayor, las mujeres tendremos en promedio más años de retiro que los hombres. Tras las buenas noticias, las malas: durante esos años recibiremos pensiones en promedio más bajas que ellos y tendremos una mayor probabilidad de experimentar pobreza durante la vejez.

Cuatro razones principales se esconden tras este panorama tan pesimista:

1. América Latina y el Caribe está envejeciendo rápidamente. En 2050 habrá más de 140 millones de personas con 65 años o más, es decir, casi cuatro veces más que ahora. De ellos, entre el 47% y el 60% va a llegar a la edad de retiro sin el ahorro suficiente para garantizar una pensión.

2. Más adultos mayores con menores ahorros implica mayor riesgo de pobreza. Dada la estructura familiar de la región, las familias asumirán la función de “red no oficial de protección social” que apoya a sus adultos mayores. Y sabemos que muchas de estas tareas de cuidado recaen sobre las mujeres, con lo cual es posible que abandonen el mercado de trabajo o sus estudios para cuidar de ellos. En México, por ejemplo, las hijas destinan 22 horas a la semana en promedio a la atención del adulto mayor, en tanto que los hijos destinan 8.

3. Sumado a los cambios demográficos, el mayor desafío que enfrenta hoy la región es la baja cobertura del sistema formal de pensiones (las cifras para Chile, México, Perú y El Salvador así lo demuestran). En el caso de las mujeres, la menor cobertura se asocia con su menor participación en el mercado de trabajo. La tasa promedio de participación laboral en LAC es del 56% para mujeres frente a un 83% para hombres.

Cuatro razones (pensionales) para no hacerme vieja

Además, las mujeres que trabajan ahorran para sus pensiones de manera menos continua porque interrumpen por periodos su carrera laboral para asumir tareas de crianza, cuidado a terceros y tareas domésticas.

4. Dado que su cobertura es más baja, a día de hoy menos mujeres reciben pensiones (61% frente al 65% de hombres) y entre las que sí reciben, su pensión tiende a ser menor. Si sólo el 48% de las pensiones de los hombres supera la pensión media regional (US$10), para las mujeres este porcentaje es aún menor, del 43%. No siendo suficiente, el 10% de las pensiones que reciben los hombres está por debajo de la línea de pobreza moderada (US$4), en comparación con el 14% de las mujeres.

Angustiante.

¿Qué hacer para mitigar esta situación? Estudios como este y otro anterior publicado por el BID en 2013 reconocen que en la región hay una serie de esfuerzos en marcha que incluyen reformas pensionales ambiciosas (expansión de sistemas pensionales y esquemas alternativos) que toman tiempo para hacer efecto y que políticamente son complicadas de llevar a cabo.

Por ahora, algo es evidente en el caso de las mujeres: la capacidad de ahorro para la vejez es inseparable de su participación en el mercado de trabajo. De hecho, una vez que las mujeres entran en él, el porcentaje de las que contribuyen para su pensión es virtualmente igual al de los hombres (45%). Por eso los esfuerzos deben concentrarse en aumentar la participación laboral femenina y en empleos formales y de calidad, para permitir a las mujeres asegurar un ingreso pensional que las apoye durante su vejez.

¿Y tú, ya has empezado a ahorrar para tu retiro?

5 Responses

  1. Angy Mateus

    Que buen artículo Paola. Para mejorar ésto habría que pensar en cotizaciones a pensión separadas del sistema de salud durante períodos de crianza, o aumentar la edad de retiro para mujeres? Sobre éste tema creo que es el momento de actuar, dado que Colombia finaliza su bono demográfico en 2025; el envejecimiento de la población no se ha abordado aún en los gobiernos de Latinoamérica.

  2. Pingback : Cuatro razones (pensionales) para no hacerme vieja - Siete24

  3. marta

    Me estoy acercando la edad de jubilacion, Y la verdad que cuando se habla de que hay que analizar el envejecimiento de la población y en funcion de ello aumentar la edad de retiro este tema me lleva a la reflexion. No es justo que se nos sumen mas años de trabajo a las mujeres, ya nuestra vida ha sido bastante sacrificada. Hemos estudiado y trabajado, parimos hijos y trabajamos , la formacion para continuar en el mercado laboral es permanente, nos hacemos mayores nuestros hijos siguen unidos al hogar por muchos mas tiempo que en epocas anteriores. Nos hacemos cargo de los viejos de la familia, Entonces me pregunto, cuando llega el momento de disfrute para las mujeres. Vamos a retirarnos cuando ya no podamos caminar, ni valernos por nosotras mismas!! No es justo tiene que pensarse en que las mujeres nos merecemos gozar de nuestra vida aunque sea cuando somos mayores, tener tiempo que lo podamos administrar libremente!! Si se piensa en un cambio en el sistema jubilatorio, que no recaiga sobre el sector femenino. Un ejemplo, en Uruguay un militar se jubila a los 50 años, la caja militar no se toca!! No se puede tocar el tema muy a la ligera, hay que pensar en cuestiones de genero. Tambien es justo que quienes trabajan aporte al sistema de proteccion que haya instaurado en el pais, que haya un correcto control del mercado laboral , cada vez hay mas poblacion en el mundo!! por tanto todos los que estan en el mercado laboral deben ser concientes y realizar los aportes que corresponden a los sistemas previsionales.

  4. tatiana

    La situación de las mujeres latinas es preocupante, este artículo devela de forma precisa cuestiones económicas. A esto se agrega la discriminación social y laboral que vivimos. Me considero una mujer muy bien preparada profesionalmente, sin embargo mi salario está por debajo de un varón que tiene menos formación. Lo vivo cotidianamente y es un reto permanente para no caer en la frustración y seguir formándome y continuar con los retos profesionales. Me pongo a pensar que el futuro de las mujeres es sólo nuestro, empezar a tomar las previsiones necesarias para no morir viejas y pobres es una tarea que debemos asumirla ahora que todavía podemos. Sin embargo, es necesario influir en la generación de políticas de protección a la mujer mediante la inserción de medidas como la jubilación diferenciada y una flexibilidad en la jubilación, esto último implicaría que una mujer pueda jubilarse cuando logre alcanzar la cantidad necesaria de sus cotizaciones necesarias para acceder a una jubilación digna.

  5. Pingback : ¿Deben las mujeres jubilarse antes que los hombres? | tengoderechogt

Leave a Reply

Suscríbase a nuestro blog

Por favor, ayúdanos a enviarte sólo la información que te interesa.

Suscríbete