27 marzo 2014

¡Estoy harta de que me toquen en el bus!

Por Luz Caballero*

Eso es lo que debió pensar Alexandra Parra cuando, tras bajarse del Transmilenio en el que iba  al trabajo en el centro de Bogotá, decidió denunciar públicamente el acoso sexual que había sufrido. No es un caso aislado, muchas mujeres de la región sufren este trato vejatorio en los medios de transporte masivo que, abarrotados o no, se convierten en zona franca para tocamientos, acosos e incluso violaciones. Existen incluso colectivos de agresores que incentivan estos abusos en internet.

Tampoco es un problema nuevo. En 2008, las mexicanas del DF ya no aguantaron más y sus quejas hicieron que el Instituto de las Mujeres lanzara el programa Viajemos Seguras dentro de un marco normativo de igualdad de género, con presupuesto propio y con la integración de hasta 10 entidades.

Y es que, lamentablemente, para muchas usuarias los tocamientos forman parte de su rutina diaria. Hablamos de agresiones tipificadas en general como leves o que, como en el caso de Brasil, ni siquiera cuentan con un término jurídico específico, por lo que los autores no cumplen pena alguna o reciben castigos blandos.

Objetivación del cuerpo femenino, machismo, acoso callejero y en espacios públicos, violencia de género en el caso de las agresiones más graves… Éstas son sólo algunas de las causas de un problema complejo para el que no existe una única denominación o  clasificación legal.

¿Qué podemos hacer? ¿Qué medidas funcionan?

Distintas ciudades del mundo han puesto en marcha iniciativas para poner freno a esta situación. Una de las más conocidas es la segregación, ya sea mediante la separación de unidades de transporte público o con unidades exclusivas para mujeres –los llamados en ocasiones vagones o buses rosa-.

Esta medida –que el Transmilenio está probando de forma piloto- no sólo se introduce para evitar agresiones, sino para facilitar que las mujeres usen el transporte público. En Bangladesh, la sharia impide a hombres y mujeres compartir espacios y, sin separación en el transporte, son ellas las que se quedan en tierra. En otras lugares estas prácticas son medidas temporales y complementarias mientras se va generando una cultura de respeto a la mujer. Y no son perfectas, ya que suelen funcionar sólo en horas punta y en ocasiones ni siquiera se respetan.

Las campañas publicitarias pueden ser otra forma de generar cambios en el comportamiento. El Transmilenio ya ha servido de escenario a un coro que quiso demostrar que puede ser un buen espacio de convivencia ciudadana. ¿Por qué no incluir campañas publicitarias que fomenten el respeto a la mujer e insten a la denuncia de conductas inapropiadas? Sistemas de transporte públicos como el de Washington DC o Nueva York ya lo han intentado.

Un refuerzo en la persecución policial de estos delitos y en las vías para denunciarlos también ha dado resultados. En Londres, tras conocerse que el 15% de las usuarias había reportado haber sufrido acoso sexual pero que sólo el 10% de ellas lo había denunciado, se reforzó la presencia policial: en 5 meses aumentaron un 20% las denuncias y se detuvo a 170 agresores.

Existen otras muchas iniciativas (te invito a conocerlas en esta Guía del BID para incorporar la prespectiva de género en los sistemas de transporte) que podrían hacer más seguro el transporte masivo para las mujeres, como contar con espacios activos e iluminados o realizar auditorías de seguridad, entre otras. Y todas parten del mismo concepto: integrar una perspectiva de género en los sistemas de transporte urbano para conseguir que usuarias y usuarios disfruten de su viaje con igual seguridad.

¿Y tú qué opinas, en tu ciudad hacen falta más vagones rosa o más educación sobre igualdad de género? No te quedes en tierra, comparte tu experiencia.

Luz Caballero*Luz Caballero es economista y su carrera profesional empezó en el sector privado, donde trabajó directamente en la construcción de obras energéticas, de transporte y urbanas con el grupo Acciona en África y España. Desde hace casi 10 años trabaja en la integración de la perspectiva social y de género en proyectos de Infraestructura: Transporte, Energía, Agua y Saneamiento, Agricultura y Cambio Climático. Ha trabajado prestando apoyo técnico a la división de Transporte del BID, y también trabaja habitualmente con el Banco Mundial en los sectores de Energía y Transporte. 

7 Responses

  1. A. Cardos

    Muy buen post. Ahora bien, además de aleccionar, los empleados del BID podrían servir de ejemplo: Trabajo en un iniciativa conjunta con el BID. Por qué cada ves que voy a una junta al BID sus funcionarios de traje bien cortado y corbata me saludan con un beso? Da igual que me adelante extendiendo la mano, en ese caso, el funcionario se agarrará a ella para asegurarme de que no escapo del contacto físico NO deseado. A mis compañeros varones no los besan, a ellos los saludan como a profesionales, con un apretón de manos.
    Estoy harta de que los funcionarios del BID me saluden con un beso. Y si hablamos de igualdad?

    1. Luz Caballero
      Luz Caballero

      En primer lugar, me alegro de que le haya gustado el post y gracias por su comentario.

      Al margen de temas culturales (cómo se saluda a hombres y mujeres en distintos países), creo que ambas estamos de acuerdo en que hay mucho camino por recorrer en temas de igualdad y, sin duda, el ámbito profesional es uno de ellos (si no lo ha leído ya, le recomiendo el post de Julie Katzman). Y ninguna entidad está libre de ello, la diferencia radica, creo yo, entre las que quieren y las que no quieren hablar de ello.

  2. Pedro

    Chicas. Lo que hay que hacer es educar a vuestros hijos (a vuestros padres, hermanos, tíos y maridos ya no podéis) para que en futuras generaciones no lo hagan.
    Esto es sólo un parche.
    Sorry.

  3. Pingback : ¡Estoy harta de que me toquen en el bus!

  4. Pingback : Mujeres y movilidad, una parada pendiente

  5. arya

    Yo estoy harta del acoso, vivo en España y es lo mismo, siempre hay algún enfermo que se fija en mi.
    Una amiga me dice que yo atraigo a ese tipo de gente porque a ella nunca le pasa, Y claro si parece un hombre ella.
    Yo me visto normal, ni sexy, nada.
    No me maquillo, uso camisetas, vaqueros o ropa deportiva.
    Creo que les llama la atención mi cabello largo.
    Tendré que cortarlo para no ser atractiva para los hombres?

    Es que me siento observada siempre, hoy saliendo del gimnasio toda despeinada me di cuenta de cómo giran las cabezas mirando.
    Por qué no se meten en sus vidas?

    No quiero tener novio ni nada son unos asquerosos todos, siempre son infieles, se aburren de la misma chica, aunque salgan con una mujer joven, atractiva, con estudios, abogada…

    Quiero dedicar lo que me queda de vida a mi, no pensar en nadie.

    Hasta los amigos varones me han fallado, me han acosado, alguna vez estuve a punto de gritar porque se me ha tirado uno encima así de la nada. No sé qué películas se montan conmigo.

  6. Pingback : Un viajero, una viajera: las dos caras del transporte público – Derechos, Género y Movilidad

Leave a Reply