Mi estabilidad laboral es un lujo

Mi estabilidad laboral es un lujo

El 16 de marzo de este año cumplí cuatro años como funcionario del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). A mí no me parece mucho tiempo, pero muchos trabajadores de América Latina tienen que enfrentar a un mercado laboral mucho más inestable.

Para dar un ejemplo, la siguiente gráfica muestra la distribución del tiempo que un empleado recientemente contratado permanece en su empresa, usando una base de datos del Instituto Mexicano del Seguro Social. Creo que los resultados sorprenderán—o asustarán—a muchos. Cuando empieza una relación laboral, la probabilidad de que el trabajador dure sólo un mes es 22%, mientras la probabilidad de que dure más de dos años es apenas 14%. 

Duración de la relación laboral en México

Duración de la relación laboral en México

La estabilidad laboral que tengo—pero de que carecen muchos de la región—tiene al menos tres grandes ventajas:

  1. El BID invierte en mi desarrollo profesional. Eso facilita que me sienta más implicado con mi compañía y que procure mantener esa implicación con mi trabajo. En muchos casos, también puede hacerme más productivo.
  2. He cotizado continuamente a la seguridad social, de manera que tengo más opciones de tener una buena pensión cuando me jubile.
  3. No he sufrido el daño económico ni la angustia emocional asociados a la pérdida del trabajo. Y eso no tiene precio.

En mis próximas entradas, estaré profundizando sobre estos tres temas. Por el momento sólo les pregunto a los lectores:

¿Es la inestabilidad laboral un problema en sus países? ¿Qué deben hacer los gobiernos al respecto?


Otras entradas de David Kaplan:

 

[avatar user=”dkaplan” size=”thumbnail” align=”right” link=”http://blogs.iadb.org/trabajo/author/dkaplan/” /]

Autor foto: Piotr Ciuchta

About the Author

David Kaplan
David Kaplan trabaja como especialista sénior en la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) desde el 2010, basado en México desde 2014. Antes de unirse al BID, David fue economista de investigación en la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, profesor asistente de Economía en el Instituto Tecnológico de México, y especialista en el desarrollo del sector privado para el Banco Mundial. David es experto en mercados laborales en países en desarrollo, particularmente en las áreas de regulación laboral y de seguridad social. David ha publicado artículos de investigación en revistas tales como la Revista de Perspectivas Económicas, la Revista de Economía del Desarrollo, y la Revista de Economía y Estadística. David recibió un Doctorado en Economía de la Universidad Cornell en 1998.

7 Comments on "Mi estabilidad laboral es un lujo"

  1. Hay evidencia sobre la rotación laboral como mecanismo para ajustar el calce entre empresas y trabajadores de forma más permanente, y el uso de contratos temporales como mecanismo de screening.Pries y Rogerson (2005).

  2. Hola Carlos:

    ¡Muchas gracias por la referencia! Me sirve un montón.

    Valdría la pena aclarar que la rotación laboral no es necesariamente mala. Hay muchas razones por las cuales una persona debería salir de una empresa para encontrar un empleo en otra. El mercado laboral no puede aclanzar su máxima productividad sin que haya mucha rotación laboral.

    En esta entrada, ya me comprometí a tres más sobre los beneficios de la estabilidad laboral. Pero en algún momento debería escribir algunas sobre la importancia de la rotación laboral para mejorar la productividad.

    Una vez más gracias por el comentario y la referencia.

    Saludos,

    Dave

  3. Estimado David, en mi país, Perú, la estabilidad es para una parte de la población y es relativa, más aún en el sector público en donde existe poco pero en muchos casos está manejado por factores políticos. Afortunadamente estoy en planilla desde hace 10 años en una institución de competencia nacional y más que la institución haya invertido en mí, es que yo (con esta relativa estabilidad) he invertido para capacitarme y darle valor agregado a lo que hago. Lamentablemente también en Perú, la estabilidad se perdió porque por muchos años tuvo (dentro del manejo político) personal que no estaba capacitado y brindaba el servicio (un servicio público) de mala calidad. No en todos, pero en la gran mayoría. Tuve la oportunidad de trabajar en un gobierno local hace 14 años, donde los que más producíamos (modestia aparte) éramos aquellos que no estábamos en planilla y teníamos contratos mensuales, mientras que aquellos que estaban en planilla no querían involucrarse en el proceso (igual no todos, no quiero generalizar) y perjudicaban la productividad institucional. Obviamente si todos hubiéramos estado involucrados y comprometidos, los logros hubieran sido mayores en beneficios de los usuarios, quienes finalmente pagan sus impuestos y sobre el cual vive una institución pública.
    En mi opinión, el gobierno o los gobernantes deberían implementar un sistema que mida la productividad y que permita promover a quiénes se comprometen con el proceso y darles estabilidad. Es decir, una estabilidad ganada con mérito y que además permita que la persona no se duerma en sus laureles y sea competitivo para seguir haciendo línea de carrera y mantengan su estabilidad. Leí una vez (y prometo buscar el autor) que una empresa debe siempre concentrarse en reforzar sus recursos humanos, separando a quienes están muy comprometidos, los medianamente comprometidos y a quienes hay que incluso enseñarles qué es el compromiso. Decía el autor, que la empresa debe centrar su esfuerzo en quienes no están comprometidos, trabajar con ellos. Pero como todo proceso, si no tiene resultados, debe “dejarlos ir”, poner un fin.
    Es quizá como dices, la persona debe buscar otros empleos, porque si no le gusta, debe buscar uno que le satisfaga. Finalmente dicen que el estrés es para las personas que no gustan de su trabajo (pero claro hay que llevar el pan cada día a casa). Para los demás, quienes hacemos lo que nos gusta y pero igual tenemos que trabajar fuera de hora, es pasión. Lo completaría, es compromiso.
    Estaré atenta a tus investigaciones.
    Saludos.

  4. Hola Gabriela:

    ¡Mil gracias por los comentarios!

    Tengo unas preguntas sobre tu tiempo cuando no estabas en planilla. Supongo que quiere decir que no cotizabas a la pensión, ¿verdad? Aunque ya llevas varios años cotizando, me imagino que tu pensión final será menor debido al tiempo que no cotizabas

    ¿Te preocupaba eso hace 10-14 años? ¿Te preocupca ahora que estás más cerca de la jubilación?

    Saludos,

    Dave

  5. Qué tal David:

    La inestabilidad laboral es un problema que afecta desde hace varios años a mi país: México. Lo menciono como problema, ya que la población asalariada que termina su relación laboral en promedio, de acuerdo a datos de la ENOE del INEGI, tarda en encontrar otro empleo en seis meses. Esto afecta el ingreso de la población, así como su nivel de vida; además se ve reflejado en una tasa de paro elevada. Sólo como dato curioso: el 50% de la población mexicana se queda sin un ingreso estable antes de una semana de que termine su quincena. Siguiendo con este dato, a mi parecer, ese 22% de la población al que haces referencia en tu texto se ve en la necesidad de buscar otro empleo en busca de una mejor oportunidad laboral, es decir, un ingreso más elevado (con más elevado, no me refiero a estable). Algo que me alarma, es que a pesar de la tasa de desempleo tan elevada que existe en nuestro país, no se observa un nivel de precios estable.
    Me gustaría saber cuál es tu opinión respecto a la inflación en América Latina y en qué condiciones laborales se encuentra la población asalariada a la que te refieres.

    • Hola Tania:

      ¡Muchas gracias por los comentarios!

      No sé mucho sobre el tema de la inflación, pero sí me gustaría comentar brevemente sobre la situación de la población asalariada en América Latina.

      En primer lugar, los salarios no crecen como quisiéramos, debido a un crecimiento muy pobre de la productividad. Esta publicación sobre el tema te podría interesar. Y sin buenos salarios, como bien señalas, muchos viven diariamente con el riesgo de caer en la pobreza en el caso de algún evento como el desempleo o problemas de salud.

      Además, muchos asalariados (ilegalmente) no tienen acceso a la seguridad social. Y muchos de los que sí cotizan a la seguridad social hoy no cotizarán mañana. En tu país, por ejemplo, muchos que están cotizando al IMSS hoy no cotizarán suficiente tiempo para alcanzar la Pensión Mínima Garantizada del IMSS. Sobre este tema, te recomiendo este libro que acabamos de publicar.

      Una vez más te agradezco los comentarios.

      Saludos,

      Dave

  6. Bessy Alvarado | 11 abril 2014 at 6:13 pm | Responder

    Buen dia, muy bueno el articulo.

    Lo que explica en el artículo, “he cotizado a la seguriad social, y tendre una jubilacion”, es un tema tan importante en nuestros paises. Yo soy de Honduras, donde la cobertura de pensiones es tan baja, y esto me hace reflexionar: estoy terminando master planes y fondo de pensiones, mi tesis sera sobre este tema.

    ¿Como podria estar en comunicacion, para apoyo en cuanto a materiales, libros para presentar una tesis que se utilizada, creando en mi pais un solo sistema previsional?

Leave a comment

Your email address will not be published.


*