Mi mujer, que no trabaje

¿Cuáles son los factores que pueden contribuir a aumentar la participación de las mujeres en el mercado de trabajo? El contexto socio-cultural que rodea a las mujeres es un aspecto poco explorado por los economistas a la hora de diseñar políticas públicas con equidad de género. Convencer a las mujeres de las ventajas de trabajar fuera de la casa no alcanza. Muchas veces son los hombres los que no quieren que eso suceda. De hecho, cuando yo estudiaba economía en La Plata, Argentina, tenía compañeros que decían que ellos aspiraban a casarse con una mujer que no trabajara.

En las últimas décadas hemos visto muchos programas públicos orientados a la mujer que incluyen acciones de “empoderamiento”, capacitación en temas técnicos, e incentivos para que las mujeres trabajen en oficios no tradicionales. Más recientemente, muchos programas incluyen ayuda para cubrir los costos del cuidado infantil, y se han hecho reformas para mejorar las regulaciones laborales de maternidad y paternidad en varios países de la región (Elborgh-Woytek et al, 2013). Sin embargo, pocos programas incluyen acciones de concientización dirigido a hombres y mujeres.

La literatura reciente indica que el contexto cultural importa. American Economic Review, unas de las revistas más prestigiosas entre economistas, ha publicado un estudio de Raquel Fernandez (Profesora en Economía de la Universidad de Nueva York) que muestra el efecto de la cultura en la evolución de la participación laboral femenina en EEUU en el último siglo. Para motivar su estudio, muestra en un gráfico la evolución de la participación laboral femenina en EEUU (línea azul) junto con la evolución del porcentaje de personas que están de acuerdo que una mujer casada trabaje sabiendo que el esposo puede cubrir los gastos del hogar (línea roja).

Fuente: Fernández, Raquel. 2013. "Cultural Change as Learning: The Evolution of Female Labor Force Participation over a Century." American Economic Review, 103(1): 472-500.

Evolución de la participación de la mujer en el mercado laboral durante un siglo

A través de un modelo complejo, Fernandez (2013) encuentra evidencia del rol del aprendizaje intergeneracional que se produce cuando una mujer con hijos trabaja: indirectamente, le está enseñando a sus hijos e hijas que es aceptable que una mujer trabaje. Algo similar dice Sheryl Sandberg (Jefa de Operaciones de Facebook) en su exitoso libro “Lean in”. Entre varias anécdotas, explica cómo tener una madre que trabaja y/o un padre que ayuda en tareas del hogar influye en la percepción que los hijos luego tendrán a la hora de formar sus familias.

Ni el estudio de Raquel Fernandez ni el libro de Sherly Sandberg informan sobre cómo la política pública puede influir en estos temas. Pero está claro que es un aspecto importante que debe tenerse en cuenta a la hora de diseñar políticas públicas con equidad de género. Sin embargo, varios proyectos en la región están incluyendo acciones de concientización de equidad de género a nivel de las comunidades, con el objetivo de contribuir a que los hombres estén permeables a que las mujeres de sus familias se sumen al mercado laboral.


Elborgh-Woytek, Katrin; Monique Newiak; Kalpana Kochhar; Stefania Fabrizio; Kangni Kpodar; Philippe Wingender; Benedict J. Clements; and Gerd Schwartz (2013). Women, Work, and the Economy: Macroeconomic Gains from Gender Equity. IMF. Staff Discussion Notes No. 13/10 .

Fernández, Raquel. 2013. “Cultural Change as Learning: The Evolution of Female Labor Force Participation over a Century.” American Economic Review, 103(1): 472-500.

Sandberg, Sheryl (2013). Lean In: Women, Work, and the Will to Lead. Knopf Eds.

[avatar user=”valaimo” size=”thumbnail” align=”right” link=”http://blogs.iadb.org/trabajo/author/valaimo/” /]

 

 

About the Author

Verónica Alaimo
Verónica Alaimo es especialista sénior de la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Verónica inició sus labores en el BID en 2008 como especialista en desarrollo social en la División de Salud y Protección Social. Verónica lidera la investigación en temas de protección contra el riesgo de desempleo, incluyendo el libro 'Empleos para crecer', de reciente publicación, y la generación de indicadores laborales. Además, participa en el diseño e implementación de proyectos sobre mercados laborales en la región. Antes de ingresar al BID, Verónica fue consultora del Banco Mundial. Cuenta con un Doctorado en Economía de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign en el 2007, y con una Maestría y una Licenciatura en Economía de la Universidad Nacional de La Plata.

5 Comments on "Mi mujer, que no trabaje"

  1. Esta muy buena esta perspectiva, felicito a la autora.

  2. muy bueno vero, te felicito.

  3. Teodelina Sánchez | 11 marzo 2014 at 12:03 pm | Responder

    Muy buen artículo y muy interesante pensar en los hombres como destinatarios de las políticas públicas con equidad de género. Recomiendo “El paraíso en la otra esquina”, novela de Vargas Llosa que describe la lucha por los derechos laborales de las mujeres y los obreros llevada adelante por Flora Tristán.

  4. Carlos Pereyra | 11 marzo 2014 at 1:30 pm | Responder

    Verónica: muy interesante el artículo. Dentro de las políticas públicas es necesario que desde la Escuela se incluya el tema de la equidad de género en todos sus aspectos, además de todo lo que se puede hacer desde los ministerios de trabajo.
    Felicitaciones a la autora.

  5. Muy bueno el artículo. Coincido en que las acciones de concientización de equidad de género deben darse a nivel de las comunidades,incluyendo en este concepto a las escuelas y los hogares. En muchas sociedades las mujeres sentimos que la casa y sus cosas dependen para su funcionamiento de nosotras, y el hecho de trabajar afuera nos produce una sobrecarga de tareas enorme. Así que los hombres deben aprender que el delantal también les queda bonito a ellos…
    Felicitaciones Verónica.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*