#BringBackOurGirls
15 mayo 2014

Activismo a base de hashtag: #BringBackOurGirls

Por Alice Driver*

To read it in English click here

#

La presión para encontrar a las 276 escolares nigerianas secuestradas no vino inicialmente del Gobierno de Nigeria, ni de los jefes de estado internacionales o las agencias de noticias. Nació en Twitter con una marea de hashtags –#BringBackOurGirls, #BringBackOurDaughters- que más tarde se transformó en protestas en las calles como muestra de solidaridad con las niñas desaparecidas.

Así, la campaña en las redes sociales dio lugar a protestas frente al Parlamento de Nigeria y concentraciones en Nueva York o Washington DC. Una activista nigeriana twitteó: “Mi nombre es Timidi Omolere, madre, amiga, hermana de las niñas de Chibok. Estoy preocupada por ellas y sólo quiero que el gobierno #BringBackOurGirls”. A ella se unieron voces de todo el mundo, entre ellas la de la activista paquistaní Malala Yousafzai, que colgó en Twitter una foto de sí misma sosteniendo un cartel que decía #BringBackOurGirls, o Hillary Clinton, que habló sobre el acceso a la educación como un “derecho fundamental” de las niñas.

La conversación en Twitter sirvió para expresar la indignación por la falta de acción y explorar por qué el rapto de niñas negras estaba recibiendo tan poca atención. Si esto hubiera sucedido a niñas blancas, a escolares en París, la gente especulaba que muy probablemente la reacción hubiera sido diferente y la indignación internacional habría conducido de inmediato a la acción.

En su columna semanal en el New York Times, Nicholas Kristof argumentaba que, “mientras que ha habido una importante búsqueda internacional de las personas desaparecidas en el vuelo MH370 de Malasia, con una cobertura mediática incesante, no ha habido una búsqueda significativa de las escolares secuestradas”. Partiendo de que no hay ecuación clara a la hora de valorar vidas humanas, es evidente que aunque las niñas desaparecidas son más que los pasajeros del avión desaparecido han recibido mucha menos atención por parte de los medios.

La conversación provocada por Twitter es importante porque se relaciona con la forma en que valora la sociedad a las personas según su color de piel, su género y su situación económica. Ser una chica negra que quiere recibir educación en una zona pobre –y especialmente en una sociedad como la nigeriana, que culturalmente aún se opone a la educación de las mujeres-, significa vivir en un lugar donde su vida vale muy poco. Como para demostrar este punto, Boko Haram, el grupo militante que secuestró a las chicas, comenzó a venderlas como esposas al precio de $12 cada una. En lugar de obtener la educación que buscaban, las chicas terminaron en el comercio de la trata de personas. ¿Por qué este hecho no produce inicialmente más indignación internacional?

Aunque twittear puede parecer un acto superficial, lo cierto es que en situaciones en las que los gobiernos y las instituciones no responden Twitter da a los individuos la capacidad de montar una protesta pública, de organizarse a través de las palabras y hashtags. En este caso la red social ha mostrado, a través de las voces de todo el mundo, que la conversación que deberíamos estar teniendo sobre las escolares aún desaparecidas no es sólo sobre cómo rescatarlas. Es además una conversación sobre género y raza, sobre educación e igualdad.

Alice Driver*Alice Driver es escritora y explora en sus trabajos asuntos de género, derechos de las mujeres y derechos humanos, con un especial foco en México. Su libro “More or Less Dead: Feminicide, Haunting, and the Ethics of Representation in Mexico”, será publicado por la University of Arizona Press en 2015.

3 Responses

  1. Laura Mariana Alvarado Gonzalez

    Estoy consternada despues de enterarme de este incidente por este medio. Es indignante que jovenes e inteligentes mujeres sean perseguidas, secuestradas y humilladas por el simple hecho de tratar de mejorar su calidad de vida.

    1. Estimada Laura:
      Sí, por eso es tan importante su apoyo y el apoyo de todas las personas que comparten sus historias, porque sólo al reconocer el problema podemos empezar a cambiar la sociedad y las leyes para tratar con respeto y igualdad a las mujeres.
      Saludos cordiales,
      Alice

  2. Pingback : Activismo a base de haschtag: #BringBackOurGirl...

Leave a Reply