23 febrero 2017

Ellos también quieren igualdad

Todo comenzó el día en que mi esposo me llamó “machista”. Así, sin matices. Regresábamos de recoger a las niñas de la escuela y yo le había dicho que era muy buen marido porque me ayudaba con nuestras hijas. A su enojo evidente, se sumó la respuesta: “Yo no ayudo con las niñas, las crío igual que tú y lo que me estás diciendo es sumamente machista, como si la crianza solo fuera cosa de las madres y no de los padres”.

En ese momento, supe que él pertenecía al grupo cada vez más numeroso de hombres que luchan por desechar ideas añejas sobre el significado de ser padres y exigen el derecho a tener mayor participación en la crianza de los hijos.

Padres y madres queremos y necesitamos lo mismo: un horario flexible de trabajo durante los años más críticos de la crianza, licencia por paternidad (no solo por maternidad) pagada, y políticas laborales que nos permitan una mejor calidad de vida y el derecho a que no se nos encajone en los estereotipos tradicionales de género, ni en la casa ni en la oficina.

La forma en que trabajamos hoy, con horarios inflexibles y demandantes, es tan difícil y agotadora para los padres como para las madres y representa un gran reto para el equilibro entre la vida personal y profesional de ambos, ya que las tareas de los padres convergen con las tareas de las madres cuando se trata de criar y sacar adelante una familia.

En su libro Unsolved Business, Anne-Marie Slaughter establece que muchas mujeres ¡y hombres! están cuestionando activamente el modelo productivo actual, en el que son muy contados los recursos para la conciliación laboral-familiar, la falta de infraestructura pública apropiada para ayudar a padres y madres no solo en el cuidado de los hijos, sino también en el de los adultos mayores, y los precios inaccesibles de los centros de cuidado infantil.

Las bajas por maternidad y paternidad, pendientes

La batalla por delante anticipa un camino largo por recorrer. No todos los países cuentan con baja por maternidad pagada y la situación del permiso por paternidad es todavía más complicada. Según la revista TIME, las bajas por paternidad existen en apenas 79 países y varían desde un día de pago en Túnez a 90 días con 80% del pago en Islandia. También hay referentes y ejemplos positivos como el modelo de Suecia, que desde hace más de cuatro décadas permite a los padres disfrutar hasta un año con paga después del nacimiento de un hijo.

En Estados Unidos, solamente el 15% de las empresas van más allá de las 12 semanas sin pago y ofrecen tiempo con paga a los nuevos padres. Entre las contadas compañías que ofrecen baja por paternidad pagada destacan compañías jóvenes o vanguardistas como Reddit, Netflix, Google o Facebook. Ésta última anunciaba el pasado año a través de su plataforma que ofrecería cuatro meses con paga de baja parental a todos sus empleados sin importar género o ubicación geográfica. El propio Mark Zuckerberg dijo que tomaría dos meses de baja parental tras el nacimiento de su primera hija. También Netflix ofrece hasta un año de permiso pagado para, según su jefe cazatalentos, fomentar la cultura de “libertad y responsabilidad” y que los padres encuentren equilibrio en su nueva familia sin preocuparse por el trabajo o las finanzas de la casa.

En América Latina -con excepción de Cuba que ofrece hasta 9 meses de baja sin sueldo-, los países que se encuentran más adelantados según la Fundación iS+D son Brasil (cinco días), Colombia (ocho días en sector privado) y Uruguay, que en 2015 ofrecía 10 días para trabajadores públicos y tres para los de empresa privada.

Ellos, los papás, tienen razón con su reclamo. No es razonable exigir igualdad dejando por fuera al otro 50% de la ecuación, nuestras parejas y compañeros en la crianza de los hijos. Su causa es nuestra causa.

Este post fue publicado originalmente en el diario El País

5 Responses

  1. Héctor Hurtado Sánchez

    Valeria. me gusto mucho la publicación. Sugiero revises los datos de Ecuador. La ley permite la licencia por paternidad de 10 días para parto normal y 5 días más en caso de nacimientos múltiples o cesárea. Ciertamente en otros casos la licencia puede llegar hasta 25 días.

    1. Valeria Pacheco

      Héctor, muchísimas gracias por sus comentarios y gracias por la acotación sobre Ecuador, revisaremos los datos que menciona.

Leave a Reply