Copyright © 2017. Banco Interamericano de Desarrollo. Si deseas republicar el artículo, por favor solicita autorización a sph-communication@iadb.org.

Por Florencia López Bóo y Pablo Ibarrarán.

Hago lo que no quiero y dejo de hacer lo que quisiera. ¿Te suena familiar? ¿Cómo lo explicamos? Según la disciplina de la Economía del Comportamiento (EC), las personas tomamos decisiones de dos maneras. Una implica tomar en cuenta toda la información relevante para decidir racionalmente y de forma meditada, haciendo un análisis de costos y beneficios en el largo plazo. La otra es una respuesta automática, que obedece a costumbres o reglas a dedo.

Esta disciplina, a la que mucho ha contribuido el actual premio Nobel de Economía, Richard Thaler, busca aprovechar el proceso de toma de decisiones para ayudar a las personas a alcanzar la meta deseada.

¿Cómo incide la capacidad de toma de decisiones sobre la pobreza extrema?

En un contexto de extrema pobreza, el agotamiento de la fuerza de voluntad y la atención debilitan aún más el proceso de toma de decisiones. Si pensamos en la capacidad de toma de decisiones como el ancho de banda de una conexión de internet, la pobreza extrema satura los cables y deja poco espacio para la planeación y posibilidad de considerar situaciones complejas.

Es por ello que las organizaciones comprometidas con acabar con la pobreza están poniendo más énfasis en cambiar los comportamientos de las personas, particularmente en la primera infancia. Por ejemplo, promueven estilos de vida más saludables con chequeos médicos rutinarios y hacen hincapié sobre la importancia de la educación temprana y de la estimulación del juego en el desarrollo infantil temprano.

También han dedicado sus esfuerzos a cambiar la manera en que los proveedores de servicios, como jardines infantiles, interactúan con los niños. El objetivo es aplicar metodologías complementarias para combatir la pobreza mediante intervenciones apropiadas, como ya lo están haciendo iniciativas como ideas42, reconociendo la importancia del comportamiento humano, frecuentemente ignorado, en situaciones que perpetúan la pobreza.

¿Qué estamos haciendo en el sector social del BID para aplicar las ideas que merecieron el Premio Nobel?

Mientras algunos de nuestros colegas están aplicando ciencias del comportamiento a temas de ahorro y pago de impuestos, el equipo de Educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está organizando el evento ALAS-BID con énfasis en las funciones ejecutivas en la infancia, claramente un importantísimo determinante del comportamiento humano en todo el ciclo de vida.

En el sector salud, ilustramos en una nota de política las diferentes formas en que las herramientas de la EC podrían usarse para promover estilos de vida saludables y actuar como elemento disuasorio de los factores de riesgo asociados con las enfermedades crónicas. Por ejemplo, para promover dietas más sanas han demostrado ser útiles las herramientas que aumentan la información relevante, como resaltar el contenido calórico y la utilización de estrategias para enmarcar o presentar la información, por ejemplo, en el diseño de un menú o en la configuración de cafeterías.

Además, los contratos de compromiso y los incentivos sociales que se basan en las herramientas de la EC podrían usarse para promover estilos de vida activos, mientras que las intervenciones basadas en el auto-monitoreo y los recordatorios han demostrado ser útiles para aumentar la adherencia al tratamiento en general en las enfermedades crónicas.

Estos son algunos ejemplos que hemos impulsado desde el BID:

  • Mejorar el consumo de la dosis correcta de micronutrientes en niños de 6-24 meses de edad en Honduras y El Salvador a través de recordatorios, simplificación de los mensajes a las madres, calendarios para marcar el consumo diario y dejar stocks de micronutrientes en el hogar.
  • Mejorar la calidad de la atención en El Salvador y Belice mediante incentivos grupales no financieros basados en comentarios inmediatos y reconocimiento público del desempeño cada 6 meses.
  • Mejorar la asistencia a la escuela en la República Dominicana a través de mensajes de texto que muestren a los padres la asistencia de sus hijos.

Sabemos que es importante armar redes con socios externos para apalancar los proyectos del BID con miras a la erradicación de la pobreza. Por ello estamos liderando un esfuerzo para apoyar el establecimiento de un Grupo de estudios sobre el Comportamiento en asociación con el Instituto de Neurociencias Cognitivas (INECO). Esta alianza tiene como propósito atender una creciente demanda de los países miembros de contar con diagnósticos basados en análisis de datos sobre comportamientos reales. Además, la Economía del Comportamiento busca ofrecer herramientas eficientes para enfrentar desafíos en las áreas de salud, la primera infancia y la promoción del envejecimiento saludable, así como también para evaluar rigurosamente estas iniciativas.

Si no habías considerado analizar el comportamiento humano y su relación con los círculos viciosos de pobreza, es una buena idea hacerlo ahora. Después de todo, deberíamos aprovechar al máximo las estrategias que pueden combatir la pobreza de forma concreta, y no solamente porque un Premio Nobel las populariza.

¿Qué opinas sobre la relación entre pobreza y la toma de decisiones? ¿Existen iniciativas para tomar en cuenta el proceso de toma de decisiones en las políticas públicas en tu país? Cuéntanos en la sección de comentarios o menciona a @BIDgente en Twitter.

Florencia López Bóo es Economista Sénior en Protección Social del Banco Interamericano de Desarrollo.

Pablo Ibarrarán es Especialista líder en protección social en la División de Protección Social y Salud del Banco Interamericano de Desarrollo. 

Recommended Posts
Showing 4 comments
  • Catiane T. Barro
    Responder

    La toma de decisiones es un proceso que está centrado entre las poblaciones más pobres en la forma en que se crearon las personas de ese medio, es decir, se vuelve más una reproducción de un círculo vicioso que una toma de decisiones propiamente. Porque las poblaciones más pobres, sin acceso a servicios de educación de calidad, de salud, entre otros, no tienen un dictamen sobre una planificación familiar, por ejemplo. Sólo van reproduciendo la vivencia de sus familias, surgiendo así, familias numerosas, adolescentes embarazadas cada vez más, muchas veces dejando de asistir a la escuela.
    G

  • Elizabeth
    Responder

    Romanos 7,15
    No entiendo mis propios actos: no hago lo que quiero y hago la cosas que no quiero.
    Triste situación del que conoce la ley y no conoce a Dios.
    Allí la importancia de que los Estados.. Las empresas.. Las familias tengan directrices morales. Pero con el caos que estamos creando ahora deformando al humano y convirtiéndolo en un objeto sexual con sus doctrinas Lgtbs… Ni todos los Nobel con sus miles de estudios podrán revertir el caos que se está creando.

  • Maria Luisa Ageitos
    Responder

    Seguramente de aplicar la teoría del comportamiento surgieran novedosos programas para ayudar a las personas a salir de la pobreza extrema.
    Me llama la atención la escasa mención a los 1000 días críticos y a la lactancia materna eje central que equipara a ricos y pobres en recibir la mejor alimentación en forma exclusiva hasta el sexto mes y continuada con alimentación complementaria oportuna hasta los 2 años o mas (OMS/UNICEF). La mejor salud inmediata y alejada de los niños alimentados con pecho según norma OMS/UNICEF y su mejor desarrollo cognitivo los preparan mejor para el aprovechamiento escolar y la inserción social y laboral. Según varios artículos la mejora en los ingresos de los adultos q fueron amamantados se comprueba al final de la carrera laboral.

  • jorge loma
    Responder

    La fortuna siempre ha estado en la base de la pirámide, donde miles de millones de personas de todo el mundo ante todo el 70% de niños y adolescentes si pueden redefinir las “buenas prácticas de vida”, lamentablemente están condicionados a un estilo de vida malsano, donde comen pésimamente, no se nutren, no se mueven y no tienen contacto con la Madre Tierra y el Universo, es imposible que se puedan desarrollar “habilidades para la vida”, hay que pasar del discurso a la acción, por tal motivo propongo la creación de las Escuelas de Montaña que les permita rediseñar nuevas estrategias de vida. En las Escuelas de Montaña, aparte de la actividad deportiva del montañismo y la recreación, se les darán charlas sobre desarrollo sostenible, reciclaje, astronomia y otras que les permita crear un estilo de vida sostenible y saludable, Ya tengo un sitio en el volcán de Agua acá en la Antigua Guatemala, pero necesito socios y aportes para replicar el proyecto en otros sitios similares. Espero sus comentarios.

Dejar un comentario

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

Start typing and press Enter to search

pobreza multidimensional en la infancia