Copyright © 2016. Banco Interamericano de Desarrollo. Si deseas republicar el artículo, por favor solicita autorización a sph-communication@iadb.org.

Por Ianina Tuñón.

Existe amplio consenso. La infancia es una de las poblaciones más vulnerables a los ciclos económicos recesivos, es decir, a la pobreza. Esta no solo afecta las estrategias de sobrevivencia de los hogares donde se concentra la infancia de modo mayoritario sino que, adicionalmente, se ven empobrecidas las estructuras de oportunidades como consecuencia de una menor inversión en educación, salud e infraestructura pública, entre otros servicios imprescindibles para el desarrollo humano y el efectivo ejercicio de derechos en la niñez y adolescencia.

Los efectos que pueden tener las crisis socioeconómicas sobre las estructuras de oportunidades de niños, niñas y adolescentes son muy relevantes e inciden en aspectos esenciales al sostenimiento de la vida, como es el acceso a los alimentos, pero también en el ejercicio de capacidades cruciales para el desarrollo humano como son el acceso a la atención de la salud y a una educación de calidad.

Es por ello que resulta imprescindible el seguimiento amplio e integral de los espacios de evaluación del desarrollo humano en la infancia que, de modo adicional, se corresponde con dimensiones de derechos con amplio consenso en la sociedad y cuyo efectivo cumplimiento puede ser exigido.

El ejemplo de Argentina

Esta doble perspectiva orienta los estudios del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina que a través de una encuesta probabilística estratificada resulta representativa de todas las ciudades Argentinas de 80.000 habitantes o más.  Esta encuesta  releva cada año, desde 2010, información sobre las condiciones de vida de la infancia y adolescencia entre 0 y 17 años en una muestra de 5.700 hogares. La estructura de dimensiones de derechos considerados en el estudio de referencia es:

1) Alimentación, salud y hábitat;

2) Subsistencia;

3) Crianza y socialización;

4) Educación;

5) Información;

6) Protecciones especiales: trabajo infantil.

A partir de esta investigación se advierte que en el año 2015, el 24,3% de la infancia en la Argentina urbana residía en hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) (El 28,6% en el grupo de edad de 0 a 4 años). En el período entre el 2010 y el 2015, se registró una merma de 3,6 puntos porcentuales (p.p.). El 35,3% de la población de menos de 18 años se encontraba bajo algún sistema de protección social a través de transferencias de ingresos no contributivas (El 40,2% en el grupo de edad de 0 a 4 años). En los últimos seis años se registró una disminución en la cobertura de referencia de 3,4 p.p.

Durante el año 2015, el 25,8% de los niños y niñas de entre 0 y 17 años no habían consultado a un médico (El 10,9% en el grupo de edad de 0 a 4 años). Esta situación de déficit en el acceso a la salud empeoró entre el 2010 y el 2015 en 2,4 p.p. La responsabilidad de cobertura del sistema de salud de gestión pública es del 48,1% en la niñez y adolescencia en el año 2015 (El 51,5% en la población de 0 a 4 años), y se mantiene estable en el período de referencia.

En el espacio del hábitat, se advierte que el 18,9% de los niños y niñas residen en viviendas inconvenientes en términos de la precariedad de su construcción, y el 18,5% en situación de hacinamiento. El 18,7% comparte cama o colchón para dormir (El 26,9% en el grupo de edad de 0 a 4 años y el 32,8% en el espacio de villas o asentamientos urbanos). La tendencia es positiva en los tres indicadores con mermas de 1,6, 3,0 y 3,8 p.p. respectivamente.

En el espacio de la estimulación emocional, social e intelectual se advierte que en el año 2015, entre los 0 y los 12 años, al 43,2% no le contaban cuentos ni le relataban historias orales (El 30,4% en el grupo de edad de 0 a 4 años y el 54% en el cuartil más pobre); el 40,1% no tenía libros infantiles en su hogar (El 65% en el cuartil más pobre), y al 12,8% no le habían festejado su último cumpleaños (El 13,7% en el grupo de edad de 1 a 4 años y el 23% en el 25% más pobre). En el caso de este último indicador la tendencia es positiva pero la estimulación a través de la palabra y el vínculo con los libros siguen una evolución negativa.

Entre los niños y niñas de 5 a 12 años se registra una escolarización casi plena en la Argentina urbana. El 73,7% de esta población asiste a escuelas de gestión pública y se estima que alrededor del 90% lo hace en una jornada escolar simple. Se trata de una mayoría abrumadora de niños y niñas que poseen tiempo para socializarse en otros entornos sociales diferentes del escolar y familiar. Sin embargo, el 60% no realiza actividades físicas o deportivas fuera de la clase de educación física escolar, y el 85,9% no realiza actividades artísticas o culturales extra-escolares. Asimismo, se estima que la mitad no tiene comportamiento lector de textos impresos. Con respecto a eso, la tendencia en los últimos seis años no es muy alentadora.

En la educación primaria, las disparidades sociales son significativas y se revelan persistentes en, por ejemplo, la oferta de enseñanza de una segunda lengua y computación. Si bien la educación de gestión pública ha realizado importantes esfuerzos en la incorporación de estos recursos, no han sido suficientes para disminuir la brecha regresiva respecto de la educación de gestión privada. Empero las disparidades sociales también se advierten con crudeza en el interior de la educación de gestión pública, donde ofertas como las mencionadas, son menos frecuentes en las escuelas a las que asisten niños y niñas en situación de pobreza, muchas veces localizadas en espacios residenciales segregados.

¿Cómo influye vivir en situación de pobreza a niños y niñas en tu país? Te invito a ver el siguiente video y a comentar abajo tus impresiones. También puedes seguir la conversación en twitter mencionando a @BIDgente.

 

Ianina Tuñón es la Investigadora Responsable del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia en el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Pontificia Universidad Católica Argentina.

Recommended Posts
Showing 12 comments
  • Miguel Figueroa
    Responder

    “No podran eliminar la miseria del mundo, mientras no eliminen la miseria del alma de los hombres” Fernando Casanova

    • Marìa Elena
      Responder

      Podemos empezar eliminando nuestra inercia frente a la infancia, tratando de difundir informacion sobre el respeto a los niños en primer lugar que es por donde empieza todo y a partir de ello, podemos ir desencadenando toda una cascada en beneficio de los niños- Algo hay que hacer.

  • Ileana Chacon
    Responder

    Cómo afecta la pobreza? A los niños? La pregunta es necia. Somos la única especie que tiene que pagar por vivir en el planeta. Si no tenemos dinero, ni siquiera unas monedas, no podemos comer, no podemos transportarnos, no podemos desarrollarnos. NO PODEMOS VIVIR! Pero eso, ustedes lo saben. Y no me digan que en un mundo donde el mercado brinda oportunidades, si no tenemos dinero es porque no trabajamos. Hay un sistema, basado en una economía de recursos, que nos dice que los recursos están ahí para todos, no para unos pocos, no para un 1%. Me enoja leer estos blogs, escritos para un banco…………………..

    • María Inés
      Responder

      Ileana es interesante siempre dialogar…..conocernos y si nos ponemos de acuerdo actuar juntos.
      Es el modo en que conquistaremos transformar la realidad de la desigualdad en nuestro continente. Si logramos sentir, pensar y actuar ‘ hacer al otro el bien que deseo hagan conmigo ‘ juntos…. ingresamos en una dinámica vital que lo único que puede hacer es crecer…..
      En mi humilde opinión, somos los ciudadanos los que podemos ocuparnos de éste tema….. el sistema vendrá atrás, si nos damos cuenta de valorar lo que podemos hacer, asociarnos y ponernos a la par de los gobiernos y de los bancos, como otros actores que podemos ocuparnos de lo que ellos ya nos mostraron de muchos modos que no son eficaces….en relación al tiempo que hace que se ocupan

  • Otto Moran
    Responder

    Los niños y niñas que crecen en extrema pobreza, quedan lisiados de por vida. Las estadísticas son para personas que pueden manejar en su cerebro, el concepto sin dimensiones del porcentaje.

  • Sonia
    Responder

    NO SOY UNA GRAN PROFESIONAL, PERO TENGO LOS ESTUDIOS NECESARIOS COMO PARA HABER PODIDO PROYECTAR UN INSTITUTO QUE A LA FECHA FORMÓ UNAS SIETE MIL PROFESIONALES EN EDUCACIÓN PARVULARIA DESDE EL AÑO 93, LA PREOCUPACIÓN DE LA INFANCIA EN MI PAÍS MOTIVÓ TODO, LAMENTABLEMENTE ES POCO SI PENSAMOS EN TODAS LAS NECESIDADES.
    LO IMPORTANTE ES APORTAR CON UNA GOTA, SOR TERESA DE CALCUTA DECÍA; EL MAR ESTÁ FORMADO POR MILES DE MILLONES DE GOTAS, BUENO HAY QUE HACER ALGO AUNQUE SEAMOS UNA GOTA.

  • Raúl Butrón
    Responder

    Sí, realmente hay mucho por hacer. ¿Cuándo nos juntamos todos y empezamos?

    • María Inés
      Responder

      Raúl, no sé si tu propuesta de juntarnos todos se refiere a los convocados en éste blog…. si es así, en principio considero interesante concretarlo, conocernos, saber que estamos haciendo y como podemos aunar esfuerzos.

  • Jorge Lopez
    Responder

    Cada uno de nosotros a su saber y entender tenemos que hacer alguna cosa. Mientras más seamos, mayores van a ser los logros.

    • María Inés
      Responder

      Jorge te copio la respuesta a Raúl….si te interesa.
      Raúl, no sé si tu propuesta de juntarnos todos se refiere a los convocados en éste blog…. si es así, en principio considero interesante concretarlo, conocernos, saber que estamos haciendo y como podemos aunar esfuerzos.

  • Nydia Denny Montenegro
    Responder

    Me alegra que no nos demos por vencidos, llevo seis años solicitando que se construyan políticas publicas para beneficio de las poblaciones vulnerables, no es fácil pero no estoy vencida, mas aun cuando en mi país en la Guajira cada semana mueren niños/as por desnutrición, tengo la esperanza que podamos evitar que en otros Departamento se pueda hacer algo antes que sea demasiado tarde. Que el Señor nos ilumine y a nuestros mandatarios que entiendan que los niños son el futuro y que la población en general necesita que se le respeten sus derechos como seres humanos. Duele que las personas mueran por desnutrición y es una vergüenza en un país tan rico en agricultura como es Colombia. Gracias por sus comentarios.

  • Estrella Rosanna Torres Prada
    Responder

    El video refleja la carencia de los niños y niñas, de espacio, de higiene, de juguetes, de un ambiente seguro donde crecer, creo que todos tenemos algo que aportar, que esto no inspire a trabajar por la infancia, que es la base para la transformación de la sociedad, pues son los futuros adultos del mañana, por ello se genera el pandillaje. Considero que sería importante pasar esta información y este tipo de documentales por medios de cine y televisión, para, de esta forma, generar mayor conciencia en la población y sobre todo en internet porque todo se difunde de esta forma, no debe ser vista por las personas que tenemos interés sino por todos los que habitamos en este planeta sobre todo por aquellos con poder de decisión. Excelente video sensibiliador, me lleva a pensar que debo hacer algo para contribuir a erradicar la pobreza en mi país.

Dejar un comentario

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

Start typing and press Enter to search