Copyright © 2016. Banco Interamericano de Desarrollo. Si deseas republicar el artículo, por favor solicita autorización a sph-communication@iadb.org.

Por Diana Lopez-Avila.      

Recientes estudios y noticias han evidenciado que el uso del castigo físico como forma de disciplina infantil es frecuente. Un post de este blog mostraba que en varios países de la región, cerca del 35% de los niños son castigados severamente. En Colombia, según cifras de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud del año 2005, los golpes con objetos (44%) y las palmadas (28%) estaban dentro de las formas más comunes para disciplinar a los niños.

Aunque parezca sorprendente, la forma más común de violencia contra los niños, es la violencia en el hogar. La manera como se disciplina a un niño es muy importante para su desarrollo. Un estudio de UNICEF muestra que los niños expuestos a violencia en el hogar tienen, entre otros, mayores probabilidades de desertar del colegio, de involucrarse en prácticas criminales cuando adultos y de ser padres maltratadores.

Como economista interesada en temas de primera infancia, estas noticas no solo me preocupan, sino también me generan muchas preguntas: ¿Cómo podemos orientar a los padres sobre estrategias para disciplinar a sus niños sin recurrir al castigo físico? ¿Cuál es el papel de los programas de primera infancia?

En busca de respuestas, he estudiado el impacto que tienen los programas dirigidos a la primera infancia sobre la forma como los padres disciplinan a los niños en Colombia. Me centro en dos tipos de intervenciones: los chequeos médicos y el cuidado infantil subsidiado.  En Colombia, estas dos intervenciones están mayoritariamente focalizadas hacia a la población más pobre. Encuentro que los padres de niños que se benefician en mayor medida por estos programas usan menos el castigo físico como forma de disciplina.

En general, programas como los chequeos médicos y los servicios de cuidado se han diseñado con el objetivo de mejorar las condiciones de salud y nutrición de los niños, así como de dotarles de ambientes de cuidado seguros y estimulantes mientras los padres trabajan. Existe evidencia acerca  del impacto positivo de este tipo de programas sobre resultados como los ya mencionados. No obstante, la evidencia sobre el impacto que puedan tener dichos programas sobre las pautas de crianza y las formas de disciplina utilizadas por los padres es escasa.

¿Cómo se relacionan los chequeos médicos con las formas de disciplina?

Los Controles de Crecimiento y Desarrollo en Colombia incluyen también un componente de educación para los padres. Este aborda temas relacionados con pautas de crianza. Los controles están enfocados en niños de 0 a 10 años, pero la frecuencia disminuye conforme el niño crece, siendo mayor entre niños menores de 4 años.

Otro hallazgo es que los padres de niños entre 0 y 4 años que asisten con una mayor frecuencia a los controles de crecimiento y desarrollo utilizan menos castigo físico (golpes, palmadas o empujones) como forma de disciplina. El impacto es de cerca de 20 puntos porcentuales.

¿Y los servicios de cuidado infantil?

Los Hogares Comunitarios de Bienestar son una forma subsidiada de cuidado infantil en la cual una madre de la comunidad cuida de 12 a 14 niños entre 2-5 años en su casa. Los niños asisten a  jornadas de aproximadamente 7 horas, en las cuales siguen una rutina y se les provee el 70% del suplemento nutricional necesario. Las madres comunitarias invitan a los padres a asistir a reuniones bimensuales, en las cuales trabajan temas como pautas de crianza, nutrición o violencia doméstica.

Encuentro que las madres de los niños que han estado expuestos durante un mayor tiempo al programa, utilizan menos castigo físico y recurren con mayor frecuencia a formas alternativas  de disciplina (explicar al niño la importancia de obedecer o enviarlo a otra habitación de la casa).

¿Cuáles pueden ser los mecanismos que están generando el impacto?

Con base en la evidencia, considero que la interacción con los padres juega un papel central; bien sea porque éstos son más conscientes de que castigar físicamente tiene importantes consecuencias negativas o porque aprenden formas alternativas de disciplina. Los resultados no sugieren que los niños se comporten mejor.

¿Conoces experiencias en tu país sobre programas de primera infancia que afecten la manera cómo los padres disciplinan a los niños? ¿Cuáles crees que serían las formas más efectivas de llegar a los padres para orientarlos sobre cómo disciplinar a los niños? Comparte tu opinión en la sección de comentarios abajo o en Twitter.

Diana Lopez-Avila es un PhD(c) de Paris School of Economics. Su investigación se centra en temas de primera infancia, genero y evaluación de impacto. 

Recommended Posts
Showing 22 comments
  • orlando valencia
    Responder

    La cultura del castigo. El castigo como correctivo, como chantaje , como ejercicio de poder. El castigo viene envuelto en ropajes religiosos, el castigo para los que se atreven, para los contestones, para los que saben mucho, para los que no saben nada. En nuestras escuelas sigue siendo una práctica no solo en los hogares, sino, y a pesar de la legislación, en las escuelas. En estas últimas hemos cambiado la férula y la vara por las malas notas, la pérdida de años, el comentario que ridiculiza y las actitudes agresivas.

    • Diana Lopez-Avila
      Responder

      Hola Orlando
      En el caso del castigo físico en el hogar creo que está muy ligado a cómo los padres fueron castigados cuando chiquitos. La mayoría de ellos fueron disciplinados físicamente y por ende, tienden a disciplinar de la misma manera a sus hijos. En la medida en que los padres también sean alumnos y se les brinden herramientas sobre qué otras maneras existen para disciplinar se puede lograr un cambio.

  • luz villegas
    Responder

    Los programas de Cero a Siempre que atienden madres gestantes lactantes y niños menores de 5 años también tiene como objetivo una guía a las familias para un buen desarrollo tanto físico como mental fortaleciendo los vínculos afectivos y educando con amor.

    • Diana Lopez-Avila
      Responder

      Hola Luz,
      Efectivamente, programas como los hogares FAMI también son muy interesantes para analizar. Sería ideal contar con datos que nos permitan evaluar las diferentes modalidades que tiene el ICBF para la atención a la PI; y en general, las diferentes modalidades de atención a la PI en la región.

  • Leonor Isaza
    Responder

    Estoy participando en un estudio que incluye la recopilación de experiencias de prevención de violencia contra los niños y niñas en el ámbito familiar. ¿Cómo puedo acceder al documento de este estudio? Creo que plantea unas alternativas interesantes que vale la pena resaltar.

    • Diana Lopez-Avila
      Responder

      Hola Leonor
      Gracias por tu interés. En este momento el documento aun no esta disponible para difundir, pero tan pronto tenga una versión para compartir te la estaré enviando.
      Cordial saludo
      Diana

      • Leonor Isaza
        Responder

        Mil gracias, Diana. Por ahora citaré tu blog.

  • Wilfredo Benavides
    Responder

    De hecho en nuestra cultura en américa latina, el castigo físico es entendido como Disciplina. de la misma manera desde la perspectiva Cristiana. se entiende como una forma de corrección. De hecho algo, que nos dicen en la iglesia, castiga a tu hijo con vara pero ten la capacidad de hacerlo sin que estés irritado.

    Un padre dijo, es muy difícil de castigas sin estar renegado. Entonces como esto es casi imposible castigar sin irritarse, debemos buscar formas de disciplinar como por ejemplo: privarle de lo que mas le gusta por un tiempo si cometió infracción. El no hacerlo significaría que eso es normal.

    Pero lo que si, los padres deben desarrollar relaciones desde que el niño nace de manera que se fortalezcan los lasos de relaciones.

    • Diana Lopez-Avila
      Responder

      Wilfredo, siguiendo un poco tu comentario durante unas entrevistas cualitativas que hice como parte de mi investigación, uno de los comentarios de las madres fue que sentar a los niños en la “silla de castigo” y dejarlos ahi solitos por un rato, les había servido como método de disciplina.

  • Marisel
    Responder

    Existen experiencias para trabajar pautas de crianza positiva desde las iglesias. La parroquia cerca a mi domicilio desarrolla un programa llamado “Como ser mejores papás de niños y niñas de 0-5 años” y utilizan la disciplina positiva, el afecto y la crianza con ternura como un medio importante. Personalmente me ayudo muchísimo!!

    • Diana Lopez-Avila
      Responder

      Gracias por compartir tu experiencia. Eso nos muestra que hay diferentes maneras de llegarle a los padres.

    • Luis Guillermo
      Responder

      Me interesa esa propuesta, ¿puedes compartir los datos del párroco y la parroquia?

  • Rosa Chávez Cárdenas
    Responder

    Fui “educada” (tengo 60 años) cuando en México el castigo físico era una forma cotidiana, maestros y padres nos golpeaban. Sin embargo desde pequeña defendía a mis hermanos y en la escuela, por lo que en varias ocasiones amenazaban con darme de baja. Nunca les di un golpe a mis hijos Como Psicóloga, terapeuta Fam. Sistémica, preocupada por el manejo de la autoridad, que se fue al extremo de creer que los niños de todo se trauman. Escribí el Libro “Los Padres Malabaristas” con temas en los que me he dado cuenta que necesitan orientación: el manejo de la autoridad, y los límites, los tipos de padres: permisivos, democráticos y autoritarios, entre otros. Los extremos son malos, la permisividad y el autoritarismo en el que están incluidos los golpes. Como padres y maestros les falta mucha seguridad y confianza en ellos mismos, además que vocación, al servicio como maestros y vocación para ser padres.

    • Diana Lopez-Avila
      Responder

      Gracias por compartir tu experiencia! Suena muy interesante tu libro, efectivamente el tema de manejo de autoridad y establecimiento de límites es un punto clave en la crianza.

  • Beatriz Prada
    Responder

    Buen día Diana,

    Muy interesante el tema que abordas en el Blog. Frente a la pregunta sobre Programa en nuestro país, te comparto el Programa de Desarrollo Psicoafectivo y Educación Emocional, Pisotón, de la Universidad del Norte de Barranquilla, Colombia, en cual trabajo actualmente. Tenemos un importante impacto sobre el tema que abordas, así como otros temas relacionados con el desarrollo de la infancia.

    Es un programa educativo que de manera lúdica presenta nuevas alternativas pedagógicas para los maestros, dirigidas a niñas y niños, con el fin de prevenir y reducir las situaciones de riesgo generadas en su entorno socio-afectivo, tomando la familia, la institución y su comunidad como vínculo facilitador para alcanzar su salud y desarrollo integral.

    Busca facilitar en los niños y niñas desde los 0 hasta los 9 años, la expresión de emociones, el conocimiento de sí mismo y el manejo adecuado de los conflictos, para ello se trabaja con las técnicas lúdico-educativas de cuento, psicodrama, juego y relato vivencial. Los maestros, madres comunitarias, agentes educativos, padres de familia y cuidadores, como principales figuras vinculares también participan del Programa.

    En los resultados de las investigaciones adelantadas desde el Programa, en lo que respecta a los padres de familia, hemos encontrado movilizaciones de tres tipos: desde el lugar como padres, desde las transformaciones que presentaron sus hijos y los cambios en la dinámica familiar.

    Con su participación en el Programa han (los padres) logrado reconocer las vivencias, emociones y formas de pensar que tienen sus hijos, transformaciones en sus pautas de crianzas, pasado de la represión mediante el castigo a una formación integral que propicia el adecuado manejo de los límites para el sano desarrollo psicoafectivo de sus hijos.

    Desde sus propias voces, nos han compartido experiencias como:
    * “No conocíamos la importancia de los padres en los primeros años”.
    * “Entendí por qué no debía seguir pegándole a mi hijo”.
    * “Creíamos que los niños sólo nos podían entender con el golpe”

    Representando un importante impacto en las pautas de crianza, motivándolos a su vez a que utilicen otras alternativas de educación y disciplina diferentes a la violencia.

    Si gustas, me puedes facilitar tu correo electrónico y te puedo compartir más información sobre el Programa o si prefieres, nos puedes escribir al correo: com_pisoton@uninorte.edu.co

    Valoramos muchísimo este tipo de investigaciones y reconocemos la importante de aunar esfuerzos en favor de nuestra infancia.

    Un gusto.

    Beatriz Prada
    @unpisoton

    • Diana Lopez-Avila
      Responder

      Beatriz, mil gracias por tu interés en el blog y por compartir la experiencia de Pisotón. No lo conocía y me parece una iniciativa súper linda. Claro que me gustaría seguir en contacto contigo, en estos días te mando un correo para conocer más sobre el programa.
      Cordial saludo
      Diana

  • Janett de los Angeles Castillo
    Responder

    Hola.
    El castigo fisico daña emocionalmente a la niñez. Muchas veces los hace ser más violentos, aislarse y bajar su autoestima. En Nicaragua, el Movimiento Comunal Nicaraguense en Matagalpa en el marco del Proyecto Promocion al Desarrollo Infantil Temprano, “Promociona círculos de estimulación temprana” que son lugares de juegos donde las madres y los niños y niñas pueden intercambiar, el juego es el principal estimulates del desarrollo de la niñez de 0 a 5 años de edad y en estos círculos se imparte y comparten charlas sobre el cuidado de la niñez, ente otros temas. El castigo físico y el maltrato no debe ser usado para disciplinar a sus hijos e hijas. Debemos educar con ternura y amor.

    • Diana Lopez-Avila
      Responder

      Janett, gracias por tu comentario. Efectivamente, esos espacios que mencionas, donde madres y niños interactuan en medio del juego y el cariño, son muy importantes.

  • Diana Lizano
    Responder

    Bueno yo soy pedagoga y estoy a favor de la conversación, de llegar a acuerdos y fomentar un sentido de responsabilidad por los actos, sin embargo creo que es necesario explicarle a los padres que el castigo físico debe utilizarse como última medida, ya que muchas veces si es necesario que los padres de familia utilicen el castigo físico (esto sin maltratar al niño y mucho menos dejarle marcas) pero lo creo necesario porque al menos en mi lugar de trabajo, veo con frecuencia que los niños más consentidos, que responden o que son altaneros es porque en casa nunca les levantan la voz si quiera para llamarles la atención.
    No estoy a favor de la violencia ni agresión pero creo que muy de vez en cuando sí es necesario utilizar el castigo físico.

  • Diana Lopez-Avila
    Responder

    Diana, entiendo tu punto de vista ya que es importante establecer límites. El problema es cuando los padres consideran que la única manera de establecer límites es a través del castigo físico y la violencia.

  • Nydia
    Responder

    Entiendo y comparto el punto de vista de todos, me parece muy importante que la comunidad se involucre en estos procesos, que empecemos a interesarnos por la suerte de la niñez, ya que la problemática de violencia intrafamiliar y las diferentes violencias se ha tomado a nuestro país Colombia, donde no se respeta a los niños y a las mujeres. Definitivamente la cultura de la no violencia se debe implementar desde el hogar pero si estos hogares tienen papá machista, con bajo nivel académico es complicado que desde estos hogares se implemente esa cultura, también las Instituciones Educativas deben cumplir un rol importante con los alumnos y que no digan que eso le corresponde a los papás, porque muchas veces los niños son bien educados y llegan a la Institución Educacativa y encuentran un ambiente bastante desagradable donde terminan confundidos y no hay orden de parte de los educadores porque algunos no se preocupan por eso. Esto se ve principalmente en las Instituciones Publicas y lo digo porque viví la violencia intrafamiliar, el maltrato de mi profesora y los compañeros, cuando no teníamos derecho a quejarnos, este es un tema que se debe tratar en diferentes espacios. Gracias

  • Lucía Pérez
    Responder

    Gracias por la información, muy interesante. Es triste ver como algunos padres tienen muy interiorizado el castigo como método de corrección. Todos los profesionales ligados al sector infantil debemos tener una mirada clara sobre los métodos de crianza que fomentan el respeto hacia el niño y darlos a conocer. Saludos

Dejar un comentario

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

Start typing and press Enter to search