La desigualdad y la relación entre padres e hijos

Cuando se trata de habilidades docentes, la relación padre-hijo está condicionada por la clase social

Desde las primeras palabras que los padres intercambien con sus hijos hasta los juegos que les enseñan, la estimulación intelectual y emocional que los padres proporcionan es crucial. Sobre todo en los primeros años, una crianza sostenida y efectiva puede generar una mayor inteligencia, sociabilidad y salud mental.

Esto explica la sorpresa que suscitó a mediados de los años noventa la publicación de un estudio que concluía que a los cuatro años, los hijos de profesionales habían oído unas 30 millones de palabras más que los hijos de familias de bajos ingresos. Además, el tipo de interacción entre padres e hijos era radicalmente diferente en ambos tipos de hogar. Un niño en una familia de profesionales habría oído 560.000 palabras estimulantes más que palabras desalentadoras. En cambio, un niño de una familia pobre había oído 125.000 palabras críticas más que alentadoras. La buena fortuna de nacer en una familia acomodada, al parecer, proporcionaba una ventaja en la misma puerta de salida.

Las clases sociales crean desigualdad en el desarrollo de habilidades  

Lo que es verdad en Estados Unidos es probablemente todavía más verdad en América Latina y el Caribe. La brecha entre ricos y pobres en términos del tiempo que los padres tienen para dedicar a sus hijos—y en numerosos casos la calidad de ese tiempo—es enorme. Puede tratarse de tiempo para hablar, leer, jugar con sus hijos, ayudarles con sus deberes escolares o una combinación de todas estas actividades.

En términos del tiempo propiamente dicho, la brecha puede deberse a que los pobres trabajan en numerosos empleos. Puede que también refleje la incapacidad de entender la importancia de la estimulación temprana para mejorar las habilidades cognitivas y socioemocionales de los chicos. Sea como fuere, el tiempo total que los padres invierten en actividades que mejoran las habilidades de un niño es una función de la clase social.

Las brechas comienzan a una edad muy temprana, cuando los niños se benefician más emocional e intelectualmente de la atención de los padres. Cuando un niño tiene dos años, una familia de condición socioeconómica alta dedica aproximadamente dos horas más a la semana que una familia de condición socioeconómica baja a ayudar a ese niño a desarrollar habilidades. Cuando el niño cumple siete años, esa brecha se ha ampliado a cinco horas a la semana. En Honduras, para citar un caso extremo, aproximadamente el 70% de los padres en el cuartil inferior ayudan a sus hijos en tercer grado con los deberes escolares, en comparación con aproximadamente el 95% en el cuartil superior. En Panamá, las cifras se sitúan en torno al 80% y el 98%, respectivamente.

 

 

Desde luego, como se ha mencionado anteriormente, no es sólo la cantidad de tiempo lo que importa, sino también la calidad. Una medida del tipo de interacciones en el hogar se puede encontrar en la prevalencia de los castigos duros o el abuso infantil. En Bolivia, la incidencia [medida como una vez en la vida] de los castigos corporales duros es de aproximadamente el 50% en las familias de bajos ingresos, y cercano al 30% en las familias de altos ingresos, mientras que en Perú, las cifras se sitúan en torno al 40% y el 20% respectivamente.

 

 

Cualquiera sea la métrica, los resultados son dramáticos. Como mostramos en nuestro último informe insignia Aprender mejor: Políticas públicas para el desarrollo de habilidades, la diferencia en la atención y el trato de los padres contribuyen a crear una brecha en habilidades de tal magnitud que en el tercer grado, un niño de un entorno socioeconómico bajo en América Latina y el Caribe acusa un rezago de 1,5 años de escolaridad en relación con un niño de un entorno socioeconómico alto, una desventaja devastadora a una edad tan temprana.

Una desigualdad de habilidades muy superior a la OCDE

Todos estos fracasos se alimentan unos a otros y crean un efecto de bola de nieve, de modo que no sólo los países de la región tienen resultados muy por debajo de la OCDE en la prueba del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA), sino también que las desigualdades en las puntuaciones son mucho más grandes que en los países de la OCDE. A la larga, también significa que la región sigue muy rezagada en relación con sus aspiraciones respecto a la productividad e inclusión social. Los niños son los adultos del futuro. Dedicar mucho tiempo a ellos y utilizarlo bien es una de las mejores inversiones que una familia y una sociedad puede realizar.

Print Friendly, PDF & Email

El Autor

Julián Messina

Julián Messina

Julián Messina es actualmente economista investigador del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Antes de unirse al BID, trabajó en el Banco Mundial y el Banco Central Europeo. Fue profesor en las Universidades de Barcelona GSE, Georgetown, Girona, Frankfurt y Mainz. Sus proyectos de investigación incluyen la economía del trabajo, la macroeconomía aplicada y la economía de la educación. Es autor de tres libros, incluyendo dos de los informes más importantes sobre América Latina del Banco Mundial. Su trabajo ha sido publicado en revistas académicas el American Economic Journal: Macroeconomics, Journal of Economic Perspectives, Economic Journal, Journal of the European Economic Association y Labour Economics. Frecuentemente aparece en blogs populares y medios de comunicación, incluyendo The Economist. Tiene altos niveles de experiencia en asesoría a gobiernos en América Latina, Europa y Asia. En 2002 Dr. Messina obtuvo un PhD del Instituto Universitario Europeo.

5 Comments

Add a Comment
  1. Su información lleva a debatir. Considero que se deberian incluir otros factores determinantes. Y si vemos el tema desde el ángulo de oportunidades y desarrollo para población en pobreza? Creo que las causas son mucho más grandes, más profundas. En todo caso vale, es una llamada urgente para padres y madres: atención de calidad y desarrollo de verdaderas habilidades para la vida, mucho más importantes que materias educativas escolares.

  2. Mario Samuel Rodriguez Barrero

    Excelente análisis, creo que una de las alternativas puede ser el teletrabajo, tema en el cual estoy trabajando como tesis doctoral.

  3. Julio César Torres Cornejo

    Buen artículo, a los hijos se les debe transmitir cosas positivas para que sean mejores, personas prósperas, enseñarles a diferenciar lo bueno y malo, que sean personas de bien, considero también que como padres debemos de enseñarles agradecer a Dios, debemos orar juntos con ellos, ser conscientes del rol que nos toca cumplir como padres y que nuestros hijos cuando les toque ser lo hagan también con sus hijos y mucho mejor, para que nuestra sociedad mejore. ” No solo enseñarles a nuestros hijos ciencia y tecnologia sino algo de conciencia”. Un fuerte abrazo.

    Julio César.

  4. LO REALMENTE VALIOSO PARA CONSIDERAR NO ES TANTO EL NIVEL CULTURAL NI ECONÓMICO DE LOS PADRES, SINO SI REALMENTE EXISTE Y SE DESARROLLA UN ADECUADO NIVEL COMUNICACIONAL, YA QUE SI ÉSTE NO ES EL CORRECTO SEGÚN LOS INTERLOCUTORES (HIJOS), AUNQUE PARA LOS PADRES SÍ; LOS HIJOS MOSTRARAN ACTITUDES REACTIVAS NEGATIVAS Y NO PODRÁ HABER NINGÚN TIPO DE ENTENDIMIENTO NI ACEPTACIÓN EN LA RELACIÓN PADRES E HIJOS; POR TANTO, SE ECHARÁ A PERDER TODO CUANTO TUVIMOS DE GRANDES POSIBILIDADES, POR ELLO, SABEMOS SIN LUGAR A DUDA QUE LA RESISTENCIA Y FRANCA OPOSICIÓN MÁS QUE POR EL CONTENIDO EN LA COMUNICACIÓN, VIENE POR LA FORMA COMO DECIMOS ALGO. POR ESO LA COMUNICACIÓN DEBE DE SER HECHA A LA MEDIDA DE CADA PERSONA A QUIEN NOS DIRIGIMOS. GRACIAS

  5. Interesante artículo, como lo menciona una persona es un tema multivariable, y esta es una de esas aristas.
    siempre he pensado que un tema importante es el estudio como palanca de transformación social, sobre todo para los sectores vulnerables y aquí es donde rol de la familia y el micro entorno de los niños y jóvenes sean capaces de incentivar motivar y enamorar sobre la importancia de la continuidad de los estudios no sacamos nada de tener educación gratis sino tenemos jóvenes que quieran estudiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ideas que cuentan © 2016