Copyright © 2017. Banco Interamericano de Desarrollo. Si deseas republicar el artículo, por favor solicita autorización a sph-communication@iadb.org.

Por Jill McFarren Aviles. 

(To read this article in English, click here.)

Imagínense a un cuidador interactuando sonriente con un niño, describiendo el movimiento de sus manos o arrullándolo con una voz suave para que duerma. ¿Qué está sucediendo en el cerebro del niño con esta interacción?

Se construye un sentido de seguridad y confianza, y se desarrollan destrezas de lenguaje y comunicación. Estas interacciones, aparentemente triviales, son fundamentales para el crecimiento y el desarrollo cerebral del niño, particularmente durante sus primeros tres años de vida. Las semillas para la resolución de problemas, la comunicación, las habilidades para toda la vida y el bienestar general se siembran cotidianamente en esta etapa sensible en la que es crucial fomentar relaciones de confianza y entornos de aprendizaje que respondan a las necesidades del niño.

Los bebés y los niños pequeños requieren un cuidado que responda a sus necesidades y maneras de ser, y tome en cuenta sus interacciones particulares para relacionarse. Sin embargo, los profesionales de la primera infancia que trabajan en entornos de cuidado infantil no siempre se dan cuenta de que estos actos, aparentemente simples, son muy significativos en la vida de un niño. Se han involucrado en estas interacciones tan a menudo, que no saben cuan intencionales pueden ser. Así, es fundamental que los adultos responsables del cuidado, el desarrollo y el bienestar general de los niños, estén conscientes, comprendan, tengan el conocimiento y la seguridad en sí mismos de que sus interacciones producen un impacto enorme en las vidas de los niños, particularmente en la de los bebés y los niños pequeños.

Las estrategias de mentoría como una vía hacia el cuidado de calidad

Las estrategias de mentoría pueden impulsar estrategias duraderas para la calidad de los entornos de cuidado en la primera infancia. Específicamente, el Marco de la Mentoría Basada en Fortalezas (MMBF), inmerso en una relación de confianza, construye fortalezas en los cuidadores y conduce a la toma de decisiones informadas sobre el modo en que los adultos deberían interactuar con los niños pequeños.

Al construir las fortalezas de los cuidadores, y a partir de lo que ya están haciendo bien, el MMBF escalona el andamiaje (scaffolding) de su aprendizaje hacia el siguiente nivel, permitiéndoles, a su vez, apoyar de mejor modo el aprendizaje del niño. Es posible que los propios cuidadores no sepan en qué consiste ese andamiaje para el aprendizaje y pueden subestimar su importancia, de modo que experimentarlo por ellos mismos puede proporcionarles un trampolín para desarrollar sus destrezas y su conocimiento de cómo apoyar a los niños mediante esta técnica de aprendizaje.

El Marco de la Mentoría basado en Fortalezas fue desarrollado durante un periodo de dos años en los que se trabajó directamente con cuidadores con antecedentes, niveles educativos y experiencia diversos. Es un componente, o vía, de una Teoría del Cambio que conduce a la formación de profesionales de la infancia temprana empoderados y receptivos, particularmente en entornos de cuidado familiares.

Figura 1: TEORÍA DEL CAMBIO PARA PROFESIONALES DE LA PRIMERA INFANCIA

EMPODERADOS Y RECEPTIVOS

Cómo funciona la mentoría basada en fortalezas

El cambio sustentable en los programas de primera infancia es gradual y no puede producirse de la noche a la mañana. Para lograr un cambio significativo y sustentable, resulta particularmente útil aplicar la teoría del aprendizaje de adultos y la metacognición durante las sesiones de mentoría con los profesionales del cuidado infantil.

Crear un sentido de pertenencia en la persona recibiendo la mentoría —comenzando por dónde está, en oposición a lo que aún no ha logrado— es fundamental para construir confianza, autoestima, conocimiento y competencia. Al construir su autoestima y mediante una variedad de cuestionamientos e interacciones reflexivas intencionales, el aprendizaje se vuelve más evidente y exitoso. Un aspecto clave del aprendizaje es estar consciente de lo que uno sabe o no sabe. Como lo explicó una cuidadora: “¡Yo no sabía lo que no sabía, pero ahora lo sé!”.

Las relaciones y las estrategias basadas en fortalezas son la base para elaborar los objetivos de corto y largo plazo entre el mentor y quien recibe la mentoría. Las sesiones de mentoría individual se refuerzan con sesiones grupales mensuales que también construyen fortalezas y contenidos asociados con la calidad, tales como involucrar a los niños en interacciones significativas, asegurando que se apliquen las prácticas de salud y seguridad y haciendo participar a las familias. Los recursos y los procesos de evaluación se seleccionan y utilizan durante las sesiones de mentoría y los talleres mensuales, aplicando un enfoque de calidad basado en fortalezas.

Figura 2: Ciclo iterativo del Marco de Coaching basado en fortalezas – MCBF

Construir entre el personal un plantel de profesionales competentes, que respondan a las necesidades y maneras de ser del niño, y que estén debidamente informados, requiere un enfoque integral. Si nos proponemos lograr conocimientos y competencias sustentables para los cuidadores, es necesario hacerlo en el contexto de relaciones de confianza que reflejen su interacción con los niños, y la mentoría basada en fortalezas puede producir este resultado.

¿Cuáles son algunos éxitos y desafíos que has experimentado en la construcción de un entorno de primera infancia competente y que responda a las necesidades y maneras de ser de los niños? ¿Piensas que el MMBF podría resultar una opción sustentable en tu país o contexto? Compártelo en la sección de comentarios o mencionando a @BIDgente en Twitter.

Jill McFarren Aviles es Fundadora y Directora de McFarren Aviles y Asociados.

Recommended Posts
Showing 8 comments
  • Erwin Rocha
    Responder

    Me gustó mucho la idea del “Marco de Coaching Basado en Fortalezas”, me parece ideal para aplicarlo en entornos estables de cuidado infantil de calidad (un servicio, que sin embargo, en mi país no resultaría rentable al querer aplicarlo en el ámbito de servicios privados), pero además, creo que puede ser factible de implementar en procesos comunitarios de fortalecimiento de pautas de crianza familiar.

    • Jill McFarren Aviles
      Responder

      Me alegro Edwin de que te gustó la idea del “Marco de Mentoría Basado en Fortalezas – MMBF y lo ves aplicable en ámbitos comunitarios. ¡No estás solo en tu apoyo! En los últimos años se ha visto un aumento de programas de mentoría para incrementar la calidad de programas comunitarios, incluyendo rescatando las pautas de crianza positivas. Hay muchas organizaciones y países que están invirtiendo establecer sistemas nacionales de mentoría. ¡Es un reto importante! La mentoría, que parte de las fortalezas de las educadoras, incentiva a las mismas a querer avanzar y promueve los conocimientos, competencias, y disposiciones de las personas que tienen la responsabilidad de fomentar el desarrollo óptimo de los niños y niñas de la primera infancia. Este sistema, por un lado, modela las interacciones positivas que muchos educadores no han recibido a través de su propia formación, y por otro lado es un componente dentro de un sistema más grande, que busca la sostenibilidad de cambio en vez de cumplimiento de mandatos. La inversión de desarrollo profesional por lo general a enfocado en talleres y capacitación en grupos, que apoya al conocimiento, pero no fortalece tanto las competencias, mucho menos las disposiciones, tales como el deseo de aprender, empatía, y reflexión. Estos mismos son vitales para reforzar las pautas de crianza positiva y la MMBF es un vínculo para adquirir los mismos.

  • Flor García
    Responder

    El artículo es muy interesante. La opción lo es aún más, no solo interesante sino también necesaria. Pero para evaluar la sustentabilidad sería necesario conocer la inversión que se tendría que realizar en este tipo de mentorias y otros aspectos operativos para poder opinar sobre la viabilidad de implementarla en un contexto determinado. Si estoy interesada en conocer más, a quién puedo dirigirme?

  • Ale
    Responder

    Hola( me parece una tema muy interesante y sobre todo que enaltecen las actividades de una simple cuidadora, cuales sería los métodos o precedimoentos para aplicarlos con nuestro personal, siempre estamos preocupadas por crear vínculos afectivos pero esto va dedicado más a las cuidadoras

  • Jill McFarren Aviles
    Responder

    Gracias Flor por tus comentarios e interés en conocer mas acerca del marco de Mentoría Basada en Fortalezas – MMBF. Tu pregunta acerca de cómo asegurar la sustentabilidad de la inversión para una implementación efectiva es clave. Los programas de calidad, con el fin lograr el desarrollo óptimo de los niños y las niñas de la primera infancia promueven el fortalecimiento de los conocimiento, competencias y disposiciones de educadores. Sin embargo, para lograr cambios sostenibles se necesita incluir un proceso de mentoría que está acompañando de talleres grupales. ¿Dónde conseguir los recursos, cuánto se necesita, y cómo se multiplica programas efectivos? son preguntas que muchas organizaciones y países también están buscando las respuestas. Lo que sí estoy segura es que el costo de no invertir es mucho más grave en términos de la oportunidad perdida para lograr cambios sostenibles que afectan la vida a corto y largo plazo a los niños y niñas en la primera infancia. Me encantaría continuar la conversación acerca de las posibles soluciones y escuchar de otras experiencias relacionado a cómo están implementando procesos de mentoría efectiva.

  • Juana Elena
    Responder

    Hola,
    Este artículo es muy interesante, para los que trabajamos en Educación Inicial y/o Estimulación temprana. gracias por compartir sus experiencias. es lamentablemente que en ningún país por parte de Gobierno se implementan procesos para esta etapa. somos de una ONG llamada APPEDIBIMI, hemos venido trabajando con este proceso desde el 2003. Se han gestionado proyectos sobre seguimiento a este proceso, en algunas oportunidades se ha logrado y en otras No, sin embargo seguimos trabajando para la atención de los niñas y niñas a temprana edad, con apoyo de sus padres y madres. Nuestra atención es en comunidades rurales y con enfoque Bilingüe intercultural, basado en derechos.

  • Myrian
    Responder

    Hola buen día. Gracias por compartir esta teoría “Marco de Mentoria Basado en Fortalezas – MMBF, que indudablemente es muy eficaz. Es esa etapa de la niñez donde se graban las huellas sobre las cuales va a caminar el niño en la siguiente etapa y en la adultez, marca el desarrollo de la competencias sociales y por supuesto el éxito en la vida. Por favor me pueden indicar de que manera puedo profundizar en el tema..

pingbacks / trackbacks
  • […] Además, busca fortalecer las relaciones entre madres e hijas a través de los principios de la mentoría, es decir, haciendo uso de la observación, la comunicación efectiva, la retroalimentación, la […]

Dejar un comentario

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

Start typing and press Enter to search