English | Español

IMG_2827

Amsterdam Nocturna. Foto: Andreina Seijas

Como ya he comentado en otros artículos en este blog, durante varios años he investigado la importancia de la noche para América Latina y el Caribe desde el punto de vista de las políticas públicas. Hace poco viajé a Amsterdam, la capital de Holanda y una referencia mundial en materia de políticas nocturnas e innovación. Una de las innovaciones de esta ciudad es la creación del Nachtburgemeester (el Alcalde Nocturno), una figura escogida cada dos años para servir como el intermediario entre las regulaciones diurnas y nocturnas.

Durante mi visita, tuve la oportunidad de conocer a Mirik Milan, el Alcalde Nocturno de Amsterdam (2014-2016). Como Alcalde Nocturno, Milan encabeza una organización sin fines de lucro que trabaja de la mano con el gobierno local de Amsterdam para apoyar y promover la cultura nocturna de la ciudad para aquellos que viven y visitan la capital holandesa.

 

Un “rebelde con traje”

IMG_2869

Mirik Milan,  Alcalde Nocturno de Amsterdam

Milan es un emprendedor de 34 años con gran experiencia en la escena nocturna de Amsterdam. Trabajó como promotor de fiestas durante sus 20s, y ahora encabeza una compañía de eventos en la ciudad. “Si quieres cambiar algo, tienes que hablar el mismo idioma,” explicó.

Con más de 10 millones de visitantes al año, Amsterdam es una ciudad que requiere gran flexibilidad al momento de manejar las horas de funcionamiento de sus diversas actividades nocturnas. En 2013, la ciudad introdujo la figura de las “licencias 24 horas” para permitir que establecimientos como discotecas y restaurantes operen a lo largo de la noche. De acuerdo con Milan, estas licencias tienen una serie de ventajas para la ciudad:

  • Ayudan a mejorar la calidad de vida para aquellos que viven en el centro de la ciudad. La mayoría de las discotecas y clubes en Amsterdam cierran entre las 4:00 y las 6:00 am, llenando las calles de miles de personas que ocasionan mucho ruido y molestan a aquellos que viven en el área. Tener la posibilidad de permanecer abiertos hasta tarde facilita una movilidad nocturna más organizada. “Si los clubes pueden decidir por sí mismos si desean permanecer abiertos, entonces habrá menos presión sobre los vecindarios en los cuales se encuentran ubicados,” explicó Milan.
  • Promueven mayor eficiencia en el uso de espacios públicos y privados. Para Milan, “Los establecimientos nocturnos deben ser multidisciplinarios, al tener usos públicos tanto de día como de noche.” Por ejemplo, el mismo establecimiento puede funcionar como un centro comunitario durante el día y como un bar de música durante la noche. De esa manera, la ciudad puede hacer un uso más eficiente de estos espacios y las personas serán más comprensivas en relación a sus actividades nocturnas.
  • Ayudan a reducir comportamientos tales como el “binge drinking” (o “atracón” de alcohol), un problema común entre los jóvenes en Europa y Estados Unidos. El “binge drinking” es la práctica que consiste en consumir grandes cantidades de alcohol en una sola sesión. Al expandir los horarios de operación de establecimientos nocturnos, Amsterdam ayuda a reducir parte de la presión que sienten los consumidores de terminarse un trago o una botella de alcohol antes de que cierre el bar. Además, en 2014 Holanda aumentó la edad mínima legal para beber de los 16 a los 18 años.
  • Permiten a la ciudad competir con otros destinos nocturnos relevantes, tales como Londres y Berlín. La primera, se encuentra negociando la ampliación de su sistema de metro subterráneo a 24 horas; y la segunda, es conocida por tener algunas de las licencias nocturnas más flexibles de Europa.

Milan también se encuentra trabajando en un piloto para hacer de Rembrandtplein—uno de los distritos nocturnos más activos de la ciudad—un área más limpia, segura y amigable durante la noche. Desde el verano de 2015, cada viernes y sábado en la noche un grupo de “anfitriones” asiste a los visitantes y monitorean el área para controlar situaciones tales como riñas y ruido. El piloto también contempla extender las horas de operación de negocios que funcioann en el área, los cuales deben cumplir una serie de condiciones tales como proveer un entrenamiento especial a sus empleados para que sean más capaces de reconocer y prevenir situaciones de violencia.

 

FullSizeRender

Amsterdam Nocturna. Foto: Andreina Seijas

Hacia una red internacional de gestión nocturna

De acuerdo con Milan, uno de los objetivos del Alcalde Nocturno de Amsterdam es correr la voz sobre las ventajas de una economía nocturna vibrante. “Todas las ciudades son distintas, pero todas tienen que lidiar con los pros [más empleo, la revitalización de de distritos urbanos] y los contras [ruido, basura, violencia] que vienen con la vida nocturna,” dijo.

El Nachtburgemeeste de Amsterdam participa con frecuencia en conferencias y seminarios alrededor del mundo. Recientemente, sostuvo una reunión con el Alcalde de Londres Boris Johnson para discutir los retos que actualmente afectan la escena nocturna en la capital inglesa, donde aproximadamente el 40% de los establecimientos musicales han cerrado en los últimos siete años.

Milan también se encuentra organizando el primer Foro de Alcaldes Nocturnos que tendrá lugar en Amsterdam en abril de 2016. Este evento busca construir una red internacional de expertos y profesionales en temas nocturnos, y crear un modelo a seguir por parte de otras ciudades que busquen mejorar su gestión nocturna a partir de la designación de un alcalde nocturno. “La idea es tener a alguien que pueda estimular el diálogo entre los diferentes actores que participan en la escena nocturna. Solo a través del diálogo es que podremos cambiar las reglas del juego,” dijo.

¿Qué pueden aprender las ciudades de América Latina de la experiencia de Amsterdam?