/ 

PASSWORD RESET


REGISTER



¿Pueden las políticas agrícolas influir en las emisiones de gases de efecto invernadero?

2.79K 0

El cambio climático es un impulsor clave para la productividad y el crecimiento agrícola, y su importancia aumentará en los próximos años y décadas. En América Latina y el Caribe, la variabilidad climática, las temperaturas más altas y las alteraciones en las precipitaciones afectarán directamente el rendimiento de las cosechas y las condiciones de vida de las comunidades rurales. Para 2020, se han estimado pérdidas de rendimiento de 21% a 34% para la producción de maíz en Honduras, Guatemala y Panamá, y de más del 50% en cultivos de semillas oleaginosas en Brasil, Colombia, Centroamérica y el Caribe.

La agricultura es responsable de hasta el 30% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI), que causan el cambio climático. Estas estimaciones incluyen las emisiones relacionadas con la producción agrícola y ganadera, las actividades forestales y los cambios en el uso de la tierra. Al mismo tiempo, el sector agrícola también puede contribuir a la absorción de carbono, evitando que se libere a la atmósfera.

Las políticas agrícolas influyen en la producción agrícola a través de varias medidas (medidas comerciales, subsidios a los insumos, infraestructura, innovación e inversiones en investigación, por solo mencionar algunas) y, por lo tanto, también afectan las emisiones de GEI del sector. Para ayudar a medir la relación entre las políticas agrícolas y las emisiones de GEI, la iniciativa Agrimonitor del Banco Interamericano de Desarrollo llevó a cabo un estudio de caso en Jamaica, en colaboración con el Ministerio de Industria, Comercio, Agricultura y Pesca. Su objetivo era determinar la contribución de productos jamaicanos específicos -y el apoyo que reciben a través de políticas públicas- a las emisiones de GEI.

En el caso de Jamaica, los resultados muestran que los productos que representan la mayor parte del valor de la producción agrícola son los que causan las mayores emisiones de GEI. Por ejemplo, el sector avícola en Jamaica es responsable del 39% de las emisiones de GEI, mientras que el sector ganadero es responsable de otro 10%. Otros productos asociados con emisiones significativas son el azúcar y los plátanos (20% y 6%, respectivamente), aunque también capturan algo de carbono.

Sin embargo, el valor real del estudio radica en medir cómo las políticas agrícolas también pueden influir en las emisiones de GEI del sector. La combinación de los incentivos de las políticas agrícolas y las emisiones de GEI requiere una “unidad común” de medición: el valor monetario de las emisiones de GEI y el valor monetario de las políticas de apoyo agrícola. De esta forma, se puede estimar el valor de producción agrícola neto del costo de las emisiones de carbono y de los apoyos públicos al sector, lo que significa considerar el valor de producción neto de las transferencias que recibe del resto de la sociedad y sus efectos negativos sobre el medio ambiente.

Valor neto de producción = Valor de la producción – Valor de los incentivos (a través de políticas agrícolas) – Valor de las emisiones de GEI

Una vez que esto se considera, los resultados muestran que el dominio del sector avícola en la agricultura de Jamaica se debe en parte a los altos aranceles de importación; y determina la emisión de cantidades considerables de GEI. Cuando se consideran estos factores, la participación de las aves de corral en el valor neto de la producción cae de 26.4% a solo 8.1%, mientras que la participación del azúcar cae de 8.2% a 4.1%. Por su parte, la contribución de las batatas y los camotes al valor neto de la producción aumenta significativamente, del 3.7% al 7.5% por ciento, y del 12.1% al 16.4%, respectivamente. Esto sugiere que el apoyo a los productores avícolas y azucareros proviene de los consumidores, pero esto también determina un costo significativo para el medio ambiente, lo que no es del todo coherente con el compromiso de reducir las emisiones de GEI según el Acuerdo de París sobre Cambio Climático.

Por supuesto, al decidir sobre políticas agrícolas, los gobiernos deben equilibrar sus objetivos en términos de productividad agrícola, seguridad alimentaria, bienestar del consumidor, empleo rural y, también, sostenibilidad ambiental. Claramente, no hay fórmulas mágicas para lograr todos los objetivos al mismo tiempo, pero el análisis realizado en Jamaica proporciona una herramienta adicional para la toma de decisiones políticas.

Finalmente, vale la pena mencionar que, aunque Jamaica es responsable de solo una pequeña fracción de las emisiones en todo el mundo, en comparación con países como China, EE. UU., Unión Europea, India, Brasil o México, el análisis del caso de Jamaica sirve como ejemplo de lo que se podría hacer en los países que contribuyen mucho más a las emisiones globales, y cuyas reformas de políticas podrían tener un impacto global mucho más importante. Este año, por ejemplo, se publicará un estudio similar sobre Brasil, así que sigan en contacto.

Para conocer más sobre el tema visita:

Política agrícola y emisiones de gases de efecto invernadero en Jamaica – (Disponible solo en inglés)

Análisis de políticas agrícolas en Jamaica – (Disponible solo en inglés)

El Sistema de Monitoreo de las Políticas Agropecuarias en América Latina y el Caribe (Agrimonitor)

Leave A Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada.