Una Nueva Parábola para EdTech en América Latina

Una Nueva Parábola para EdTech en América Latina

Marcelo Cabrol Infraestructura y Tecnología educativa 11 mayo 2018 Comments

En una reunión en 2006, Nicholas Negroponte nos presentó One Laptop Per Child (OLPC), su plataforma para darle un computador a cada alumno y así transformar radicalmente la educación.  Viendo OLPC desde el presente, es claro que el proyecto realizó algunas transformaciones, pero fracasó en el concepto general y fue del entusiasmo a la desilusión. Sólo basta leer las historias sobre el programa en The Economist para ver entender el derrotero del proyecto: del artículo original en 2005 donde Negroponte lanza la idea con ilimitado entusiasmo—con claro endoso de la publicación–, pasando por la crítica al hardware en 2008, hasta llegar a la casi acta de defunción en 2012. 

Empecé con esta historia porque aún vemos EdTech en América Latina a través de la parábola de OLPC—de la promesa a la desilusión.  Para entender porque pasa esto, me es útil recordar el inevitable énfasis en el hardware, corporizado en la promesa de un laptop de 100 dólares—rivalizando los casi 1000 que el típico laptop costaba en 2005.  También el enfoque constructivista simplificado del proyecto que —en contraste con el constructivismo en su versión más pura- devaluaba la importancia del maestro. Y, por último, no puedo menos que recordar que OLPC llegó antes de la explosión de contenido on-line, la mayor conectividad y —si hablamos de hardware— la penetración de teléfonos móviles inteligentes.

Tenemos que repensar EdTech más allá de OLPC, a la luz de lo que sabemos en 2018 y no con la óptica del 2005. Y esto parte de una definición: EdTech es cualquier tecnología que respalda la educación, facilita el aprendizaje y mejora el rendimiento tanto de los estudiantes como de las instituciones a través de la creación, y administración, de las herramientas tecnológicas apropiadas.

Con esta definición, quiero entonces invitarlos a pensar en EdTech más allá de los límites del hardware, de enfoques pedagógicos simplificados y desde la perspectiva de la tecnología y las sociedades de esta nueva época que nos toca vivir.  Consideren estas siete funciones de EdTech:

EdTech para crear. Crear materiales educativos, libros y hasta contenido interactivo de aprendizaje que conecten a los profesores, los alumnos y los conocimientos. Eduteka les facilita a los docentes contenidos digitales actualizados en distintas temáticas de clase, espacios interactivos de intercambio y numerosos recursos de apoyo.

EdTech para gerenciar. Gerenciar las tres dimensiones operativas de la educación: la escuela, los estudiantes y el personal. Educationzen, ofrece a las escuelas plataformas digitales flexibles que van desde el manejo de la data de los estudiantes y sus analíticas, plataformas de evaluación en línea y software de administración escolar, hasta plataformas de desarrollo docente con esquemas de monitoreo de la enseñanza y el aprendizaje.

EdTech para descubrir. Descubrir que los estudiantes puedan entender las propuestas educativas disponibles, interactuar con ellas online y hasta encontrar oportunidades de financiamiento. Varsity Tutors ofrece una plataforma paga de tutorías 1:1 con profesores especializados en diferentes temas y niveles. Por su parte, Raise Me es parte de una nueva generación de startups que están re-imaginando cómo los estudiantes financian sus estudios.

EdTech para conectar. Conectar a los estudiantes y maestros con recursos de estudio y también conectarlos unos con otros. En Colombia, Educlic facilita a niños y niñas el acceso nacional de clases creadas por profesores. Es una comunidad de aprendizaje abierta y gratuita que se adapta a las necesidades educativas del país.

Ed Tech para experimentar. Experimentar el aprendizaje creativo, solucionar problemas y colaborar a través de herramientas inmersivas. Appiario promueve laboratorios de aprendizaje a través de la colaboración y el Design Thinking, donde se desarrollan productos digitales adaptados al contexto. Otro modelo innovador es el de las escuelas nave, que, a través de la interacción de las TICs con la educación, la cultura y la sostenibilidad, promueven transformación social y oportunidades para el futuro.

EdTech para aprender. Aprender que la enseñanza puede tener enfoques mixtos y flexibles que sean adaptables a las necesidades de cada estudiante. Innova School es una red de escuelas con un modelo híbrido. El 70% del tiempo transcurre en espacios tradicionales, mientras el 30% restante se pasa en salas de clase amplias donde los alumnos trabajan cada uno a su ritmo, con distintos programas y aplicaciones para cada área de aprendizaje. Las clases se reescriben colectivamente con cada experiencia.

EdTech para adaptar. Adaptar la infraestructura general a su contexto. Las estructuras modulares prefabricadas de las Escuelas del Mañana en Río de Janeiro cuentan con construcción sostenible y moderna que busca el confort y el bienestar de los alumnos, ofreciendo una estructura termoacústica, salas climatizadas y equipadas. Estos factores aumentan la satisfacción de los alumnos y, como resultado, hay un aumento en el rendimiento y productividad de ellos.

Todos estos son ejemplos de cómo la tecnología esta revolucionado no sólo el contenido que se aprende, sino la aproximación y el abordaje que se le da a la educación. Todos ellos parten desde una óptica disruptiva que eleva la experiencia educativa y promueve el aprendizaje a lo largo de la vida. La tecnología avanza a una velocidad vertiginosa, y es imprescindible que la educación sea parte de este proceso para poder darle a los jóvenes las herramientas y habilidades necesarias para el futuro.

La premisa de Negroponte sobre la tecnología como agente de cambio para la educación no estaba errada. Sin embargo, creo que estaba incompleta. Estoy convencido que la tecnología es el futuro de la educación, pero no la tecnología de manera aislada, sino en una aplicación holística—pensando en las 7 funciones. Nuestro principal desafío es darle guía y curaduría para que se adapte de manera adecuada a los diferentes contextos en los que se aplique. Si hacemos esto podremos tener una nueva parábola para EdTech en America Latina.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *