English | Español

Recientemente, asistimos a la Cumbre de Ecodistricts, aquí en Washington DC. Ecodistricts es una organización sin fines de lucro basada en Portland, Oregon con un número creciente de sedes en el país, dedicada a estimular la creación de ciudades y vecindarios sostenibles y resilientes para todos.  La Cumbre reunió a más de 500 académicos y profesionales de los EE.UU., Canadá, Australia y Europa, todos los cuales están trabajando para cultivar un cambio positivo, impulsado por la comunidad, un vecindario a la vez.

Pero por encima de todo, la Cumbre fue una oportunidad increíble para echar un primer vistazo al movimiento de sostenibilidad a nivel de distritos y relacionar este tipo de iniciativas con lo que nuestro Banco está haciendo para promover infraestructura sostenible. El Banco no podía estar más alineado con este movimiento y cuenta ya con extraordinarias oportunidades para impulsar la regeneración de la comunidad y la revitalización urbana a nivel de vecindarios.

sostenibilidad blog

Durante la Cumbre, aprendimos algunas lecciones muy valiosas de los “city makers” que participaron sobre distintas formas en las que podemos medir la sostenibilidad de las intervenciones urbanas:

1. Gobernanza. Un desarrollo sostenible efectivo a nivel de distrito o vecindario requiere un nuevo modelo de Asociación Publico- Privado- Comunidad (PPCP, por sus siglas en inglés) que resalte en la innovación, la transparencia y la colaboración. Ecodistricts llama a esto “Gobernanza colaborativa” y se resume en proyectos desarrollados de forma conjunta con diferentes grupos de interés. Este es un trabajo muy difícil porque implica que personas externas construyan confianza con la comunidad y que los diversos actores compartan el poder de la toma de decisiones para co-crear soluciones sostenibles.

sostenibilidad urbana Modelo de gobernanza de 5 pasos de Twyford, EcoDistricts

2. Innovación. En el fondo la innovación sólo puede ocurrir en entornos colaborativos. La innovación aquí no necesariamente implica nuevas tecnologías, sino un proceso que considere el espacio público como un medio para dar a la comunidad un “sentido de pertenencia”. Para lograr esto, es necesario desarrollar nuevas formas de gobernanza! Algunas ciudades están a la vanguardia de la innovación, pero a su vez proyectos pilotos sostenibles mas pequeños como vecindarios del estilo de EcoDistricts pueden convertirse rápidamente en modelos de aplicación más amplia. Algunos ejemplos en DC son Canal Park (exitoso en la gestión de las aguas pluviales de las calles adyacentes) y The Yards.

3. Herramientas de evaluación. Los indicadores de sostenibilidad son claves en proyectos de desarrollo comunitario. Debe establecerse un marco para medir la planificación, el diseño, la ejecución y el desempeño en el tiempo; y el BID y otras organizaciones multilaterales pueden jugar un papel importante. Una encuesta mundial reciente encontró 54 herramientas de calificación de sostenibilidad urbana en 22 países; de las cuales únicamente una de ellas fue creada y utilizada en la región de LAC. Asimismo, LEED para Desarrollos Urbanísticos (LEED ND, por sus siglas en inglés), es un sistema de calificación que podría tener un enorme impacto en LAC. De otro lado, una nueva herramienta del sistema de certificación LEED, llamado LEED-UP (LEED para el Mejoramiento Integral de Barrios Marginales), se encuentra en desarrollo y medirá los proyectos de mejora de barrios marginales. Esta herramienta será especialmente útil para la cartera urbana del BID en LAC.

4. Resiliencia. Otro elemento clave en la discusión de ciudades sostenibles es la resiliencia, o la capacidad de un sistema ya sea para cambiar conservando su identidad, función y estructura inicial. Mientras que el concepto de  sostenibilidad tiene que ver con el largo plazo, la resiliencia es más fácil de entender y, a menudo es una forma más deseable y rápida para comunidades en proceso de cambio.

5. Felicidad. La Cumbre se inició y se cerró con dos grandes líderes de la felicidad para ciudades: Charles Montgomery, autor del libro Happy City y Jason Roberts, fundador del proyecto Better Block. Ambos hablaron de cómo todos podemos explorar mejores formas de vincular el diseño de ciudades y la forma en que sus residentes piensan, sienten y actúan. Ya sea que vengan de experimentos científicos o de proyectos prácticos bloque por bloque, Montgomery y Roberts mostraron que la felicidad florece cuando ciudadanos proactivos, lideran iniciativas de construir ciudades vibrantes y sostenibles. Un buen diseño puede cambiar la forma en que nos relacionamos con nuestras ciudades, los vecinos y los demás seres humanos.

Salimos de la Cumbre inspiradas y motivadas. Medir y evaluar la sostenibilidad urbana puede llegar a ser  un desafío, pero es también alentador darse cuenta de que no necesitamos proyectos grandes para comenzar. ¡Podemos pensar en un vecindario a la vez, siempre y cuando inspiremos a otros a unirse al movimiento!

Denise Levy es especialista ambiental en la Unidad de Salvaguardias del Banco Inter-Americano de Desarrollo, y apoya el trabajo de la unidad en programas de turismo sostenible y desarrollo urbano, en países como Brasil, Ecuador, Argentina e Uruguay. Denise tiene un Doctorado en Análisis de Políticas Públicas, por la Universidad de Illinois en Chicago, y una Maestría en Ciencias Ambientales y Políticas de la Universidad Johns Hopkins, en Maryland. Antes de ingresar al BID, fue coordinadora del Programa de Conservación en Tierras Privadas para la Mata Atlántica en la organización The Nature Conservancy.

Melissa Barandiaran  trabaja como consultora ambiental para el Grupo de Salvaguardias Ambientales (ESG) en el Banco Interamericano de Desarrollo, donde es parte del el Cluster de Transporte y Urbano  y trabaja en proyectos basados en Haiti, Mexico y otros paises de la region de Latinoamerica.  Melissa tiene una Maestria en Adminsitracion Publica con concentracion en Medio Ambiente y Energia de la  Universidad de Columbia, y ha estado trabajando en el banco por mas de 3 anos. Antes de trabajar en el BID, Melissa trabajo durante casi 4 anos en el Ministerio de Industria de Peru en el cual formo parte de politicas publicas relacionadas a petroquimica, energias renovables y biocombustibles y regulaciones arancelarias.