Alvaro_Palacios_foto

Visión consenso e integración: una gran garantía para la sostenibilidad  

Alvaro Palacios trabaja en la Secretaría de Planificación de la Municipalidad de Valdivia donde forma parte de la unidad de Planificación Territorial. Esta unidad tiene como principal objetivo operativizar la visión de ciudad que tiene el municipio, mediante la concreción de proyectos de gran escala. Siempre está presente para guiar a la ciudad en la ruta de la sostenibilidad urbana ambiental. Ingeniero civil de profesión, los temas como el medio ambiente, los recursos renovables, la energía, el transporte y la movilidad urbana, la planificación del territorio y la sostenibilidad han estado presentes desde temprano en su quehacer profesional e incluso intenta traspasar aquello día a día en su vida cotidiana.

ICES: ¿Cuál es el reto más grande que enfrentas en tu trabajo en Valdivia?  Y, ¿cómo has tratado de enfrentarlo?

La ciudad de Valdivia se encuentra en una situación súper expectante. Posee un gran atractivo paisajístico y una escala que permite desarrollar un sinnúmero de actividades a pie, lo que comúnmente se conoce como “escala humana”. Además concentra una considerable población ligada al mundo académico y una incipiente economía asociada a la industria creativa, configurando un ecosistema de gran valor identitario que debemos resguardar.

Sin embargo, actualmente Valdivia presenta tendencias no sostenibles, destacando sobre todo la forma en que nos movemos. En la última década (2002-2013) los viajes en automóvil se incrementaron notablemente, pasado de un 21% a un 38%, con disminuciones proporcionales para los modos transporte público y caminata. ¿Cómo puede suceder esto en una ciudad donde el viaje promedio no demora más de 15 minutos? Es decir, a pesar de ser una ciudad pequeña nos movemos como ciudad grande, acarreando las mismas externalidades negativas.

¿Y cómo podemos solucionar esto? Innovando. Valdivia es por sobre todo una ciudad fluvial, con un rio que hoy se presenta subutilizado, pero que fue fundamental en su glorioso pasado industrial. Creo firmemente en la idea de que es necesario y urgente rediseñar todo el sistema de transporte público de la ciudad, incorporando al transporte fluvial como un modo más dentro del sistema y apostando al intermodo, con un alto protagonismo de la bicicleta. Debe discutirse además respecto al modelo operacional del sistema. Ciudades como Santiago y Bogotá trabajan en base a operadores privados vía concesiones y creo que por cuestiones de tamaño de mercado está bien, pero no sé si es igual para las ciudades pequeñas. Me inclino más por el estado como único y gran operador, tal como se realiza con la red de metro de Santiago. Todas estas cuestiones deben discutirse y dilucidarse. Es un gran desafío de política pública en nuestra ciudad y creo que si se concreta acarrearía múltiples beneficios para Valdivia y sus habitantes.

ICES: ¿Cuál sería el consejo que darías a alguien que tiene tú mismo puesto en otra ciudad?

Que integre. La ciudad es un fenómeno súper complejo. En ellas pasa de todo. No obstante muchas veces tomamos decisiones “sectorialmente” sin incorporar al otro, como si la ciudad funcionara de esa forma. Que sea holístico y que no deje de ver a la ciudad como un sistema. Eso a mí me ha servido de mucho a la hora de comprender problemáticas y proponer soluciones.

Y también que eduque y constantemente. Lo primero para democratizar las posibles propuestas de intervención con sus ciudadanos y segundo, ya más personal, academia, por cuestiones motivacionales asociadas a la investigación, que resulta útil para contextualizar y evaluar la factibilidad de cualquier propuesta solución.  El conocimiento es algo que ojala nunca se deje de lado, permite que uno expanda sus posibilidades y en una de esas encontrar un camino.

ICES: ¿Cómo sueñas la ciudad de Valdivia en 30 años y cómo puedes aportar tú?

¡Qué bueno que me preguntan esto! Para mi planificar ciudades es sinónimo de mediano, pero por sobre todo largo plazo. Es algo que he ido aprendiendo y adquiriendo con la experiencia. Tu unidad temporal cambia, al principio cuesta bastante, pero comprendes y te adaptas. Y lo difícil es luego convivir con los gobiernos y sus vaivenes. Pero en Europa ya hay ciudades que cuentan con una planificación, una carta Gantt con presupuestos comprometidos de manera independiente a los gobiernos. Si pudiésemos llegar a algo así sería excelente.

Se requiere de mucha visión consenso e integración. Esto sería una gran garantía para la sostenibilidad de las ciudades.

Creo que perfectamente Valdivia podría transformarse en una ciudad icono, con un sistema de transporte de calidad mundial, con el rio y la bicicleta como gran protagonistas, con la convivencia armónica del espacio y con una economía basada en el conocimiento, la tecnología y la innovación y acompañada de la mano por un turismo urbano y rural de alto estándar y finalmente con gente feliz y orgullosa de vivir en Valdivia.

ICES: ¿Cuál es el secreto mejor guardado de tu ciudad?

Ja, no sé si es un secreto, pero tal vez no todo el mundo lo sabe.  Lo mejor de esta ciudad es su cerveza artesanal que es de un nivel extraordinario. De hecho existen alrededor de 30 productores formalizados, lo que es absolutamente alto para una ciudad de 150.000 habitantes. De diversos estilos, aromas y colores. Es algo que ya hoy es patrimonio de esta ciudad y del que nos sentimos orgullosos.

Lo que tal vez sí es un secreto y es maravilloso, es la posibilidad de tomar un kayak por las tardes, ingresar al rio e insertarte sutilmente en los humedales. De pronto sin darte cuenta te encuentras en medio de un ecosistema que impacta y enamora, con un paisaje, flora y fauna únicos. Lo recomiendo absolutamente.

ICES: ¿Cuál es tu calle favorita y por qué?

Existe cierta calle, la calle Yerbas Buenas, que es radial en relación al centro y te permite cruzar gran parte del casco urbano sin pasar por las principales avenidas. Eso me parece genial. No soy de Valdivia, entonces, al principio, cuando no la conocía, hacia el recorrido tradicional pasando por todo el centro. Descubrirla fue una muy grata sorpresa y siempre que la recorro me quedo con la sensación de que puedo teletransportarme, tal como en películas como viaje a las estrellas.

 

* Hemos desarrollado la serie de “Personalidades Emergentes” para perfilar a quienes trabajan en ciudades emergentes en la región, presentar sus voces y destacar sus historias de cómo están trabajando para hacer que sus ciudades sean más sostenibles.  Cada semana presentaremos a uno de estos individuos mediante la publicación de una entrevista con ellos en este blog