/ 

PASSWORD RESET


REGISTER



Cerro Pabellón contribuye a reducir la dependencia de combustibles fósiles.

3.43K 1

Los combustibles fósiles siguen siendo el principal recurso para la producción de energía tanto en América Latina como en el mundo. Lamentablemente, su utilización trae consigo grandes consecuencias en el cambio climático y en el medio ambiente. La buena noticia es que enfrentar el cambio climático está siendo entendido, finalmente, como una oportunidad.

América Latina es la región que genera la mayor proporción de energía renovable del mundo. El 80 % de esa energía renovable se produce en represas hidroeléctricas, pero la participación de otras fuentes, como el viento, la radiación solar y la geotermia son cada vez más importantes.

Chile es un país de una gran ambición. El gobierno espera que para el año 2050, el 90% de la generación de energía provenga de energías limpias, y para ello busca seguir una estrategia diversificada. Una de las tecnologías más promisorias a lo largo de la cordillera de los Andes es la geotermia. A diferencia de las tecnologías solar y eólica, cuya producción de energía varía de hora en hora de acuerdo con la disponibilidad de los recursos, la geotermia puede generar energía de forma constante.

La energía geotérmica presenta sin embargo un problema: durante la etapa de exploración es necesario invertir recursos considerables en la perforación de pozos cuando la disponibilidad del recurso es todavía muy incierta. Para hacer frente a este problema, BID Invest, con recursos de los Fondos de Inversión en el Clima (CIFs, por sus siglas en inglés), creó el programa de Mitigación de Riesgos en Geotermia (MiRiG), que ofrece a desarrolladores de proyectos geotérmicos un producto financiero para enfrentar el alto riesgo de la exploración.

Este programa ya rindió su primer fruto, en forma de la primera central geotérmica de América del Sur: Cerro Pabellón de Enel Green Power Chile, cuyas obras de exploración fueron apoyadas con US$ 30 millones de recursos de los CIF.

Ubicado en el desierto de Atacama, a una altitud de más de 4.500 metros sobre el nivel del mar, Cerro Pabellón consta actualmente de dos unidades con una capacidad de 48 MW, una línea de transmisión de 80 kilómetros y otras instalaciones asociadas. La empresa está ahora trabajando en la tercera unidad, que añadiría otros 27 MW de capacidad. Cerro Pabellón va a generar electricidad suficiente para más de 165.000 mil hogares.

Hoy, a más de medio año de su apertura, el proyecto recibe a una delegación de los CIF, encabezada por Mafalda Duarte, jefa de los CIF, y Amal-Lee Amin, jefa de la División de Cambio Climático del BID. Este año los CIF cumplen 10 años y esta visita a proyectos que mejoran vidas y contribuyen a enfrentar el cambio climático en América Latina y el Caribe es una manera de celebrar este cumpleaños.

 

¿Le gustó el post? Lee todo sobre la primera visita de los CIFs aquí

Crédito de la foto: Geo Thermal, Flickr

One Comment

Leave A Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada.