Co-creación, crowdsourcing, hackatón e innovación abierta ¿más que una moda?

Co-creación, crowdsourcing, hackatón e innovación abierta (open innovation) son términos de moda. Es raro que en algún evento, entrada de un blog o ponencia, no se pronuncie varias veces alguna de estas palabras. Recientemente se ha puesto más atención a estos conceptos que se constituyen cómo nuevas estrategias en materia de producciones colaborativas para desarrollar soluciones a los desafíos sociales y empresariales más diversos.

Pero, ¿En qué se diferencian? ¿Qué tienen en común? ¿Cuál es su rol en generar conocimiento o creatividad? ¿Por qué son catalizadores de emprendimientos e innovaciones?

Un buen punto de partida para responder estas preguntas es definir cada uno de los términos.

Co-creación

Se basa en el popular “si no puedes con el enemigo únetele”. Si no puedes satisfacer a tus clientes con los servicios o productos que les ofreces, involúcralos en el proceso creativo de  generar nuevas ideas de acuerdo a sus necesidades y gustos. A este proceso de involucrar a los grupos de interés o beneficiarios para generar nuevas propuestas se le conoce como co-creación. No se trata solamente de obtener un feedback por parte del usuario, sino que aporte sus ideas en las distintas etapas del proyecto.

Crowdsourcing

Nace como herramienta para tercerizar tareas y trabajos mediante el uso de comunidades masivas de profesionales para lograr  en un periodo más corto, mejores y más soluciones. Su premisa es que la unión de un grupo es más inteligente que tan sólo un miembro de ese mismo grupo. A diferencia de la co-creación la convocatoria es abierta y no necesariamente insta a pensar soluciones “out of the box”.

Hackatón

Es literalmente un maratón de hackers donde los participantes se reúnen  -en un mismo espacio físico, a diferencia del crowdsourcing- para desarrollar aplicaciones de forma colaborativa en corto tiempo. Algunos hackatones tienen propósitos educativos o sociales, aunque en muchos casos el objetivo es crear un software o aplicación que se pueda utilizar. Estos se caracterizan por tener poco discurso y mucha acción, sin embargo no siempre se consigue un producto final, son más un medio para impulsar el diálogo inicial y fortalecer un ecosistema abierto.

Open Innovation

Es un término introducido por el profesor Henry Chesbrough, de la Universidad de California, Berkeley, quien lo definió como una nueva estrategia de innovación bajo la cual las empresas van más allá de los límites internos de su organización y donde la cooperación con profesionales externos pasa a tener un papel fundamental. El modelo de innovación abierta apareció en contraposición a los modelos de innovación cerrada, donde la empresa o institución era dueña del conocimiento y su fortaleza venía dada por su capacidad de generar Investigación y Desarrollo que le diera una posición dominante. En el caso de la innovación abierta, se utilizan recursos externos e internos, compartiendo ideas, conocimientos, riesgos y beneficios, en un ambiente de colaboración global, cuyo principal objetivo es acelerar el proceso de innovación.

Que cada día surjan nuevas y distintas maneras de innovar demuestra que cualquier iniciativa requiere una buena red, saber dónde adquirir el conocimiento que precisa, saber transferir aquél que no se requiere,  captar talento, redefinir la estrategia comercial o de llegada al público y saber renovarse constantemente para poder adaptarse al cambio. (Te puede interesar: Tres ideas sobre innovación abierta en el sector público)

Con ciertas variaciones, este tipo de estrategias aprovechan el potencial de la inteligencia colectiva donde desencadenar  la creatividad es el común denominador.  En el futuro, el camino para innovar será bien distinto y estos términos son más que una moda, son un estilo nuevo de idear soluciones.

Cristina Pombo
Cristina Pombo

Cristina es asesora del Gerente del Sector Social del BID en la estrategia de economía digital, que aprovecha las tecnologías digitales para dar servicios sociales más eficientes a la región. Ha asesorado a la gerencia de la Oficina de Relaciones Externas y a la Vicepresidencia para Países, y fue Especialista de la Oficina de Planificación Estratégica y Efectividad. Antes de unirse al Banco, fue asesora en proyectos de innovación juvenil de la Federación Colombiana de Cafeteros y asesora académica del Departamento de Economía de la Universidad del Rosario.

Comentarios 3

  1. Súper interesante la información que se consigna en este Blog y súper bueno que el BID, aplique las nuevas tecnologías y formas de comunicar, informar, capacitar.
    Saludos!

  2. Excelente espacio para compartir, así como el artículo donde una vez más se apoya y se demuestra la importancia del trabajo y desarrollo en equipo y donde la participación activa es un elemento clave para la evolución.

    Saludos.

  3. Muy buena información, efectivamente en AL debemos trabajar mucho en innovación, de acuerdo a fuentes tenemos cada vez menos ingenieros que son quienes llevan el mayor peso de la innovación y creatividad. Asimismo, las estadísticas en lo que respecta a solicitudes de patentes en pésima con relación al resto del mundo. Seguiremos comentando.

Deja un comentario