Maestros sin fronteras

Maestros sin fronteras

Emiliana Vegas Lina Zuluaga Docentes 8 agosto 2018 Comments
Escrito en febrero de 2016 a propósito del potencial de la Alianza del Pacífico para mejorar los aprendizajes efectivos en la región. Al leerlo sitúate en el futuro, en el año 2030.

En 2030 los maestros y el conocimiento corren sin fronteras por las autopistas y facilidades que los 4 países construyeron como punta de lanza para toda la región. Tendremos profesores de la Alianza del Pacífico estudiando y haciendo pasantías en las escuelas de estos países porque la tecnología y la capacidad institucional de los ministerios y congresos habrá facilitado hermanar los sistemas educativos para fortalecer aprendizajes de todo tipo. Por su parte, las universidades habrán adoptado modelos flexibles de acreditación y validación de créditos.

Como en Uber, tutores y maestros de matemáticas/ciencias/lenguaje/consejería profesional se encuentran al alcance de un clic de los rectores y familias. Los ofertantes del servicio son curiosos y emprendedores egresados de licenciaturas y otras carreras, con mentalidad global.

Estos maestros sin fronteras son un ejército al servicio de los estudiantes, van y vienen por la región reclutando “ninis” (estudiantes que ni estudian ni trabajan), combatiendo la deserción y evitando que haya jóvenes incomprendidos por el sistema educativo tradicional.

Estos maestros serán los facilitadores de formación asincrónica, alternativa y flexible recibida a través de los MOOC- y sus derivaciones-, complementada por interacciones presenciales significativas que suceden en espacios físicos no tradicionales y se reservan a través de plataformas de economía colaborativa, tipo Airbnb. Entonces cobran vida como aulas de clase:  los museos, las bibliotecas públicas, las salas de cine, los parques, las salas de junta de las empresas, las terrazas de las oficinas y la infraestructura disponible de todo aquel que quiera contribuir con su espacio físico para romper las barreras entre el mundo del trabajo, la vida en comunidad y el sistema educativo.

Las empresas también contribuyen. Su aporte a maestros sin fronteras son sus empleados más empáticos, mejores comunicadores y más generosos que con conocimientos muy especializados derivados de su quehacer laboral tienen permiso para ser mentores de los maestros del sistema educativo.  Así que las empresas de la Alianza apoyan la educación práctica y técnica porque los cambios en todas las industrias suceden tan rápido que no es sostenible para los países demorarse en trámites y desintegradas ventanillas del gobierno que no benefician al conjunto de la sociedad en general.

Las empresas reclutan a los estudiantes que están ayudando a formar y, a la vez, forman a sus empleados en lo que las compañías necesitan para sobrevivir. El tiempo se agota para generar oportunidades de emprendimiento y empleos, para dinamizar la economía y la prosperidad de la región.

Como lo escribió Jeff Bezos en la planeación de Amazon University 2030, la inteligencia artificial que ya se utiliza en su plataforma, más el adecuado uso de datos de las competencias adquiridas o que poseen sus empleados le permitieron crear el internal competency-based education system que se utiliza para diseñar el entrenamiento para sus empleados y que ahora presta servicios educativos a sus millones de usuarios.

En resumen, en 2030 los gobiernos habrán incorporado soluciones a las demandas por mejor educación y por empleo con garantías sociales -que se recaudan en micro-transacciones sincronizadas en tiempo real con los pagos por nómina o prestación de servicios-. Todo lo anterior gracias al adecuado aprovechamiento de la tecnología, del talento y diversidad de los saberes de las personas, y del consenso para comunicar una narrativa compartida que pone el bienestar de nuestros pueblos por encima de todo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *