Escuela y centros de desarrollo infantil, aliados de las madres que trabajan

Working mom

English

Por Daniela Del Boca

El año escolar que acaba de comenzar en algunas partes de América Latina y en Estados Unidos cambia por completo la rutina de las madres, que a veces deben hacer malabares para acomodar los nuevos horarios y actividades en el calendario familiar. Pero el inicio de las clases también facilita la vida de las mujeres que trabajan, ya que ahora los niños están en la escuela durante la mayor parte del día.

Para las familias con hijos pequeños que aún no comenzaron la escuela, en cambio, el acceso a centros de desarrollo infantil (conocidos como “guarderías”) es fundamental para que las madres puedan trabajar. Y cuando la cantidad de mujeres que salen al mercado laboral aumenta día a día, amplios sectores necesitan de la ayuda del Estado para afrontar ese gasto, como como explica un artículo del BID.

Las políticas gubernamentales para los centros de desarrollo infantil, tanto en relación a subsidios como a la cantidad de vacantes disponibles y a precio accesible, son clave: representan unas de las herramientas más importantes para alentar la participación de las madres en el mercado laboral y para mejorar el desarrollo cognitivo de los niños, en especial en sectores de bajos recursos.

Desde ya, la calidad del cuidado es uno de los principales factores que inciden en la educación de los niños. Influyen el nivel educativo de los maestros, la cantidad de pequeños por profesional, el espacio y los materiales de juego, y también aspectos más difíciles de medir, como la predisposición de los maestros, su entusiasmo o su competencia.

Las madres solteras o divorciadas necesitan tener acceso a centros de desarrollo infantil para poder mantener a su familia, así como una pareja con hijos puede obtener un mayor ingreso y progresar económicamente si tiene dónde dejar a los niños para que ambos padres puedan trabajar. También favorece a la economía de cada país, además de ser el medio para que las mujeres no deban renunciar a sus aspiraciones profesionales por haber elegido la maternidad.

Muchas madres trabajan en una empresa con un horario fijo, a veces lejos de sus casas. Por eso, es muy importante que haya centros de desarrollo infantil disponibles cerca del hogar o del trabajo, especialmente en los sectores de bajos ingresos. Esto resultó ser un factor decisivo en un estudio realizado en Chile, que analizó el efecto de una expansión de los centro de desarrollo infantil sobre la participación laboral de las madres y concluyó que no generó cambios entre las mujeres de bajos ingresos. Según la investigación, un posible motivo es que los centros no estaban ubicados en lugares convenientes y sus horarios no eran compatibles con la jornada laboral de las madres (Medrano, 2009, y Encina y Martínez, 2009).

Otras mujeres necesitan o quieren trabajar pero no pueden hacerlo porque no tienen con quién dejar a sus hijos y no pueden afrontar otros gastos. El costo es un factor clave y puede considerarse una especie de impuesto sobre el salario de la mujer: mientras más cara es la guardería, menor valor tiene el tiempo de las madres en el mercado laboral, explica la investigación del BID.

Los sistemas de centros de desarrollo infantil difieren según cada país. En Europa continental la mayoría de los gobiernos ofrece servicios públicos y hay muy poca oferta privada. Sin embargo, mientras algunos países nórdicos brindan cuidado infantil público universal, los países del sur avanzan hacia un sistema mixto. En EE.UU. y el Reino Unido la mayor parte de la oferta de guarderías es privada y el gobierno brinda subsidios a los hogares más pobres. De hecho, en Gran Bretaña las guarderías se convirtieron en un tema de campaña en las elecciones generales de mayo pasado, y el debate terminó con la promesa del gobierno de David Cameron de brindar 30 horas semanales gratuitas de guardería para niños de tres y cuatro años, el doble de las 15 horas vigentes actualmente.

Donde los gobiernos gastan menos en centros de desarrollo infantil, los padres suelen apelar más a la ayuda de los abuelos. Los sectores de bajos ingresos podrían preferir esta opción por el ahorro y la mayor flexibilidad que representa, mientras padres de todos los niveles económicos podrían preferirla porque lo consideran más seguro y enriquecedor afectivamente, según el artículo del BID.

Hay numerosas investigaciones sobre el impacto de los centro de desarrollo infantil en la participación laboral femenina en distintos países, incluidos algunos de América Latina. En Argentina, por ejemplo, se estudió el impacto de una expansión de las pre-primarias y se detectó un efecto positivo y significativo (Berlinski, Galiani y Gertler, 2009).

Por eso, es fundamental que las políticas oficiales estén diseñadas de acuerdo a las necesidades de los hogares que dependen de los centros de desarrollo infantil para que la mujer pueda trabajar. Incrementar la disponibilidad y accesibilidad de centros de desarrollo infantil  contribuirá a que muchas más madres puedan salir al mercado laboral y así darles mejores posibilidades a sus niños.

***

Print Friendly, PDF & Email

The Author

Research Department

4 Comments

Add a Comment
  1. Para el BID los niños y niñas son un problema a resolver para sostener una economía capitalista que encuentra la solución en la institucionalización de la niñez. Su artículo promueve la lucha intergeneracional, donde el niño que no tiene voz, ni voto ni poder de consumir, tiene que ser mandado a la guardería, para que la mujer (y el hombre) cumpla con sus sueños de ser profesional. BASTA YA DE BAND-AID brinde soluciones que permitan a las FAMILIAS criar sus hijos e hijas con dignidad. Solo en la familia se respecta la personalidad de los niños y niñas pues permite cultivar una relación individual con ellos.

  2. Una vergüenza este artículo! Solo habla de MUJER-NIÑO como si el hombre no fuera CO-RESPONSABLE de la crianza de los hijos e hijas. Consecuentemente promueve el estereotipo de género. Solo comparte artículos que afirman la posición de esta ideología que el NIÑO es un PROBLEMA A RESOLVER y que la guardería es la ´´única solución´´. Lo que quiere es esclavizar los hombres y mujeres al TRABAJO injusto, de una economía de concentración desigual como es el capitalismo. Yo quiero políticas que fortalezcan a las familias con el derecho a cuidar y a criar a sus hijos con amor, a trabajar menos horas y ganar un salario digno.

  3. Muy interesante el artículo, pero me gustaría poder tener acceso al documento completo en español. Como puedo obtenerlo en español?

    Gracias y saludos.

  4. Estoy interesada en conocer del tema, trabajo con educación y pienso hacer una guardería y apoyo docente en casa, me gustaría recibir información de temas relacionados a esto, recomendaciones, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ideas que cuentan © 2016