Copyright © 2016. Banco Interamericano de Desarrollo. Si deseas republicar el artículo, por favor solicita autorización a sph-communication@iadb.org.

Por Mayaris Cubides Mateus.

Adivina, adivinador… es una madre que tiene la capacidad de estar embarazada y amamantar a dos hijos a la vez (¡que no son gemelos!). Es más, cada una de sus crías nace entre los 28 y 34 días después de la fecundación, diminuta y desprovista de muchas de sus facultades, por lo que debe emprender un camino desde la vía del nacimiento hasta la bolsa o marsupio que cubre el pecho de su madre, para adherirse a uno de los pezones. ¿Quién es? Pues se trata de la hembra canguro que sirvió de inspiración para el método que lleva su nombre, el Método de Madre Canguro (MMC).

Primero veamos, ¿qué es la prematuridad y por qué es tan importante tenerla en cuenta?

La prematuridad es un término usado cuando un bebé nace antes de completar las 37 semanas de gestación. ¡Este es un tema que nos involucra a todos! En el reporte de acción global sobre el nacimiento pretérmino, publicado por la Organización Mundial de la Salud, se indica que dada la frecuencia de ocurrencia, es probable que la mayoría de las personas experimenten el desafío y la posible tragedia de un nacimiento pretérmino en algún punto de sus vidas, directamente en sus familias o indirectamente a través de amigos.

Uno de cada 10 nacimientos en 2010 ocurrió prematuramente, la prematuridad es ahora la segunda causa de muerte en niños de menos de 5 años y la causa más importante de muerte en el primer año de vida.

¿Qué es el Método de Madre Canguro (MMC)?

El MMC surgió hace más de 30 años en Colombia como una estrategia para reducir la mortalidad infantil y minimizar el desarrollo de infecciones producto del hacinamiento y del subsecuente uso compartido de incubadoras por parte de los neonatos. Hoy ha logrado consolidarse como una alternativa para garantizar la supervivencia y ofrecer una mejor calidad de vida a los niños prematuros y/o de bajo peso al nacer.

Sus componentes principales son la posición canguro, que consiste en el contacto piel a piel entre la madre o cuidador y el recién nacido durante las 24 horas del día; la lactancia materna exclusiva, siempre que sea posible; y la salida temprana del hospital, con seguimiento ambulatorio estricto.

Producto de un proceso de difusión, en el que es necesario reconocer el esfuerzo de la Fundación Canguro, ya son más de treinta los países que han implementado el MMC, lo cual ha permitido recolectar evidencia científica entorno a la efectividad de dicho método.

Un estudio hace una revisión de 18 experimentos que evalúan el método canguro versus el método convencional (uso de incubadoras) sobre los resultados de mortalidad y morbilidad. Se concluye que en los países de niveles de ingresos bajos o medios, el MMC está asociado a más de un 40% de reducción de la mortalidad a la edad corregida, 44% de reducción en el riesgo de infecciones severas y 55% menos de riesgo de contraer infecciones intrahospitalarias.

Por mi parte, con el nacimiento de dos de mis primos no sólo tuve la oportunidad de conocer el desafío al que se enfrentan los padres con la prematuridad, también conocí con mayor profundidad el MMC, del cual tengo muchos recuerdos, tal vez el más significativo es escuchar a mi tía narrando el momento en el que los hijos deciden abandonar la posición canguro, ella dice “si de mi hubiese dependido, los hubiera tenido así por mucho más tiempo, pero ellos se sienten incómodos y ahí una madre experimenta un segundo nacimiento”.

Déjanos saber si has experimentado directa o indirectamente el desafío de un nacimiento pretérmino y cómo has lidiado con él. Esperamos tu comentario en la sección abajo o mencionando a @BIDgente en Twitter.

Mayaris Cubides Mateus es consultora en el área de desarrollo infantil temprano en la División de Protección Social y Salud del Banco Interamericano de Desarrollo.

Recent Posts
Comments
  • Yesenia Rivera
    Responder

    Mi hija nació prematura y me hubiera encantado utilizar este método, porque me parece “anti natura” y muy doloroso el tener que dejar a tu hijo en el hospital en una incubadora y que solo te dejen verlo un par de minutos al día. Felicito y admiro la labor que hacen con estos bebes y sus madres.

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search