Por Alberto Minujin y Verónica Bagnoli.

Actualmente el 30% de los niños latinoamericanos vive en hogares de alta precariedad. Y esto va en aumento. La gran mayoría de los niños y niñas de la región vivirán en ciudades con enormes desigualdades sociales, con un medio ambiente deteriorado y un aumento de asentamientos irregulares; y aunque la mayoría de las ciudades dispone de la infraestructura necesaria para garantizar el bienestar y el desarrollo integral de la infancia, estas ventajas urbanas no están ni estarán disponibles para todos.

En este marco, es de fundamental importancia analizar el fenómeno de la inequidad e impulsar acciones para abordarlo, entendiendo que equidad en la niñez significa para todo niño y niña: “igualdad de oportunidades e igualdad de alcanzar resultados similares. No se trata sólo de acceso a los servicios; es necesario contar con las condiciones adecuadas en la comunidad, la familia y la sociedad con el fin de aprovechar al máximo los recursos y servicios disponibles”.

En este sentido, referentes técnicos, sociales y académicos han apostado por poner en práctica la perspectiva de la organización Equidad para la infancia. Como resultado, se han propuesto diez recomendaciones:

  1. Garantizar que las políticas e intervenciones incluyan explícitamente a las poblaciones excluidas y menos favorecidas, y tengan un foco central en la infancia, desde los primeros años de vida.
  2. Priorizar enfoques comunitarios y basados en contextos sociales, en lugar de aquellos enfoques que plantean una visión de “arriba hacia abajo”.
  3. Incorporar el enfoque de equidad en la programación y las políticas basadas en evidencia.
  4. Impulsar la participación de las poblaciones más vulnerables, en particular de niños, niñas y jóvenes, no sólo como beneficiarios sino también como agentes de cambio social.
  5. Invertir en estrategias inclusivas de protección social, como un componente clave de la política pública.
  6. Priorizar en políticas y programas de reducción de la pobreza y, al mismo tiempo, involucrar estructuras macroeconómicas a través de la tributación progresiva, y profundizando las medidas contra la corrupción, las transferencias financieras ilícitas y la evasión fiscal.
  7. Establecer respuestas y políticas integrales para toda la vida y a partir de enfoques intersectoriales que aborden privaciones multidimensionales y superpuestas.
  8. Desarrollar metas medibles para monitorear el progreso en la reducción de las brechas de desigualdad social y económica.
  9. Promover e incorporar un enfoque de equidad en los marcos institucionales, organizativos y políticos, más allá de lo desarrollado en temas de género en las últimas décadas.
  10. Desarrollar una terminología coherente de los componentes clave del concepto de equidad.

Con estas bases, se hace necesario el desarrollo de intervenciones que permitan identificar y comprender los impactos de las inequidades, y que involucren la participación de la sociedad civil en procesos de contraloría social; sobre todo a partir del trabajo en contextos locales, tomando en cuenta las posibilidades de incidencia directa y entendiendo que la vida de las personas se moldea y se modifica profundamente según el lugar donde nacen, crecen, se educan y socializan.

Para esto también se requiere de mayores y mejores fuentes de información local, desagregada y confiable, que permitan construir intervenciones efectivas.

Proyectos con estas características han dado cuenta, por ejemplo, de que en algunas ciudades colombianas más de la mitad de las muertes infantiles (60%) de menores de 5 años se habrían podido evitar, a partir de medidas dirigidas a reducir las desigualdades.

Y es que, al interior de las ciudades la inequidad se evidencia profundamente cuando se analiza la población local. Esto es claro en Cali, donde los niños que viven en localidades con presencia de la comunidad indígena Embera Katío tuvieron 17 veces más probabilidad de morir antes de cumplir cinco años que quienes habitan en zonas sin población indígena. Por otra parte, la tasa de mortalidad infantil fue casi cinco veces más alta en las zonas más desfavorecidas de Bogotá, y casi cuatro veces más en la ciudad de Medellín.

En educación y recreación también se sufren las inequidades intraurbanas. En Bogotá, los niños de comunidades vulnerables tuvieron 5 veces menos probabilidades de asistir al primer nivel obligatorio de educación formal (transición). En Cali, la disponibilidad de espacios de recreación muestra brechas tan altas que en algunas localidades existen 178 metros cuadrados de parques por niño/a, mientras que otras ofrecen menos de 1 metro cuadrado para el esparcimiento.

Para garantizar la vida y los derechos de la primera infancia en condiciones de equidad, hacemos énfasis en la urgencia de impulsar políticas públicas dirigidas a niños y niñas en situación de mayor desventaja (bien sea por cuestiones de pobreza, desigualdades de género y/o edad, de pertenencia étnica, de localización territorial, etc.). Es así que impulsaremos sociedades más justas, incluyentes y participativas, que tengan posibilidades de alcanzar la paz y el mayor grado de desarrollo humano para todos sus ciudadanos.

Conozca más sobre el enfoque de equidad y acceda a herramientas para implementarlo en: www.equidadparalainfancia.org / www.equityforchildren.org / www.equidadeparaainfancia.org

 

to read this post in English, please click here.

Alberto Minujin es el Director de Equity for Children/ Equidad para la Infancia

Verónica Bagnoli es Directora para América Latina de Equity for Children/ Equidad para la Infancia

Recommended Posts
Showing 7 comments
  • carolina carolina
    Responder

    Estas recomendaciones son excelentes y existen algunas políticas afines. Sin embargo, una de las barreras más imponentes que tenemos en los países en desarrollo también las tenemos en los países desarrollados. La desarticulación entre los que proponen y los que implementan. Por ejemplo, los de planeación no hablan con los de salud pública y las instituciones tienen sus propios medios para realizar las cosas y las estrategias no tienen coordinación ni impacto colectivo. Como médico dedicado a la salud pública a veces me doy contra las paredes cuando lo que hemos estado promoviendo por muchos años o no se esta implementando porque no lleva la estampa de aprobación de un economista, gerente, o abogado. ¿Por qué será que no podemos trabajar de forma simultánea aprendiendo de cada uno de nosotros y utlizando la inovación inversa para solucionar algunas de las barreras a la implementación? La comunidad tiene ideas buenas, algunas, exelentes. ¿Por qué no trabajamos colectivamente, observamos y escuchamos más y dictamos menos?

  • José
    Responder

    Estimados señores. Somos una ONG que surgió en 1989, y lleva a cabo una serie de actividades de apoyo a las familias pobres en el estado de Sergipe / Brasil, que está en busca de apoyo para nuestros proyectos sociales que se llevarán a cabo en la ciudad de Frei Paulo / Sergipe / Brasil. Gracias. El profesor José Carvalho Conceição

  • Nydia Denny Montenegro
    Responder

    Creo que debemos seguir insistiendo para que se de la articulación. De hecho, muchas Organizaciones de salud lo hacemos, depende de varios factores, lo importante es no desfallecer. Las normas en Colombia están reglamentadas para trabajar en lo colectivo, el tema es complejo porque esta debe ser entre lo Institucional y la comunidad. Ha sido difícil porque se tienen en cuenta los intereses particulares, muchos estamos realizando acciones para mejorar, a la fecha tenemos expectativas con la nueva norma sobre participación comunitaria, nuevas Administraciones Territoriales, por lo general se toman decisiones desde los escritorios y en algunos casos se perjudica a las poblaciones más vulnerables, desde nuestro rol de representantes de la comunidad en salud estamos haciendo todo lo que podemos para que algunas cosas empiecen a cambiar esperamos contar con la voluntad política para lograr algún cambio, entre estas cosas es que se construyan políticas publicas y programas para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de la comunidad vulnerable. Es un reto ya que el Valle del Cauca es el epicentro del pos conflicto. Por esta razón, debemos estar preparados para dicho evento. Creemos que no será nada fácil, lo importante es que tenemos voluntad. Gracias por el Articulo, es un aporte. Saludos.

  • Carmen De la Cruz Gonzabay
    Responder

    Es evidente que mientras existan modelos de gobierno en donde su prioridad sea culminar sus mandatos, favorecer a quienes financian sus campañas que por lo general es la clase pudiente en lo económico y político, toda iniciativa en cuestiones de desigualdades tendrá barreras que siempre estarán opuestas a estas decisiones, desde esa perspectiva apostarle con política que contribuyan a disminuir desigualdades se constituye realmente una utopía, pues la ambición de poder y de acumulación de capitales económicos simplemente cierra toda posibilidad de generar cambios profundos y estructurales.
    En cuanto a las 10 recomendaciones todas apuntan a visibilizar realmente el problema y plantear soluciones, sin embargo considero que los planteamientos tienen gran contenido técnico y metodológico, pero no hacen relevancia a los intereses mediáticos que tiene la prensa sobre todo la televisión a quienes poco o nada les interesa los problemas profundos de la clase más desposeídas siendo capaces por mezquinos intereses terminar con un plan, programa, proyecto o política pública dirigida a disminuir desigualdades cuando esta pueda poner en riesgo los intereses de los grupos de poder.
    No solo en Colombia sino en todos los países en vías de desarrollo y peor en los países sub-desarrollados se vulneran los derechos de los niños menores de 5 años, sino de todos aquellos que no cuentan con recursos económicos, sean estos del sector rural o urbano.
    Es imprescindible frente a la realidad poner énfasis para que se apliquen las 10 recomendaciones que se plantean, pero mucho más importante es sensibilizar a la sociedad especialmente al sector empresarial sobre esta grave situación y mucho más aún se requiere de gobiernos serios, comprometidos capaces de sortear la avalancha de los sectores mediáticas.

  • Miriam Obregón
    Responder

    Buen día, Iniciare indicando que la palabra precariedad es muy amplia y apunta a un deterioro total, lo cual no tan así. se debería utilizar condiciones económicas bajas o deficientes, las metas son muy ambiciosas pero la propuesta no apunta a una realidad de un sector en Colombia, no a todo el país, y no es la realidad de Latinoamérica.

    Dentro de las recomendaciones debemos ser muy realistas, como ciudadanos no podemos garantizar que las políticas incluyan a las poblaciones más excluidas, pero si podemos hacer exigibilidad e incidir para que se consideren dentro de las políticas ya que este es un tema que no depende directamente de nosotros, así como decir que los enfoques comunitarios son horizontales cuando en realidad es un proceso vertical, y se debe atacar a la reducción de la brecha existente entre la pobreza y la riqueza, al igual que contar con indicadores específicos para un correcto monitoreo, si la aplicación de estas recomendaciones se pudieran implementar como se las plantea sería un modelo exitoso.

  • Alejandra Caicedo
    Responder

    En relación al tema y las 10 recomendaciones planteadas, me permito comentar que en Ecuador se ha establecido actualmente la Estrategia Nacional Infancia Plena, cuyo objetivo principal es brindar atención integral a la primera infancia menos favorecida desde el enfoque de derechos, considerando el territorio, la interculturalidad y el género, todo esto mediante la implementación de un modelo de articulación intersectorial que busca asegurar el acceso, aumentar la cobertura y la calidad de los servicios dirigidos a niñas y niños entre 0 a 5 años de edad que viven en situación de mayor desventaja. Esta estrategia según expone el gobierno, busca afianzar el desarrollo integral de niñas y niños, así como también impulsar la calidad de los servicios integrales de la primera infancia y fortalecer las capacidades de sus familias y su comunidad para promover el desarrollo infantil integral.

    Al tratarse de una política de infancia y dada su integralidad requiere de un trabajo intersectorial, que procure y garantice la prestación y regulación de servicios que precisan este grupo vulnerable y sus familias para no solo acceder a los servicios sino también para poder utilizarlos y aprovecharlos sin exclusión. Este accionar demanda obligatoriamente de la activa participación de diversos actores y de procesos de articulación del gobierno nacional con gobiernos autónomos descentralizados, gobiernos parroquiales y con la sociedad civil como organizaciones sociales, academia, ONG’s, sector privado, etc.

    Es importante resaltar que para cumplir estos objetivos, se hace necesario también contar con una gestión pública eficiente, que sea cercana a la población que realmente vive en la inequidad, en condiciones económicas deficientes y necesita de una intervención efectiva y coherentemente articulada entre los distintos niveles de gobierno, trabajando mancomunadamente.

    En la práctica es de vital importancia realizar un monitoreo constante a la ejecución de estas acciones, al acceso directo a servicios, a la calidad de los mismos, al seguimiento que se realice al cambio y/o mejoramiento de condiciones de salud, educación, de alimentación, de recreación de niños y niñas que accedan a estos servicios (garantizando así el aprovechamiento del uso de los mismos), es imprescindible medir su impacto, verificar que llegue a quien realmente lo necesite contando con información válida y real en territorio; las políticas enmarcan planes, programas, proyectos que deben ser controlados, evaluados, y sobre todo deben ser desarrollados para procurar atacar el problema real de la pobreza que ocasiona todas estas situaciones de desventaja.

    Los países como el Ecuador son afectados por graves problemas de inequidad, de escasez de recursos, de pobreza lo que provoca enfermedades, cinturones de miseria y mortalidad no solo en la niñez sino en todas las personas que conforman este sector, las políticas que se planteen, las decisiones que se tomen, los programas y acciones que se ejecuten para solucionar esta situación causarán un efecto positivo siempre y cuando exista un verdadero compromiso de llevar a la práctica en su consumación todo lo que se propone y se postula, aún a costa de intereses mezquinos que para este caso impidan mejorar su calidad de vida y garantizar su bienestar.

  • alma carina hernandez fernandez
    Responder

    muchas gracias esto me ayudo mucho para mi tarea
    :):):)

Dejar un comentario

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

Start typing and press Enter to search