DIALOGO

Si tienes propuestas u opiniones en temas de desarrollo infantil, este artículo está dirigido especialmente para ti.

El próximo 19 y 20 de septiembre se realiza en el BID una reunión denominada Calidad en los servicios de atención a la Primera infancia. En ella participarán ministros, viceministros y otros altos funcionarios públicos que trabajan en el diseño e implementación de las políticas de primera infancia  de los distintos países de América Latina y el Caribe.

El objetivo de la reunión es construir un diagnóstico sobre cómo los países están gestionando la calidad en los servicios de atención a la primera infancia así como discutir los elementos críticos  necesarios para garantizarla. Como resultado de esta reunión, se busca que las autoridades de salud, educación  y de otros ministerios con responsabilidades en la atención de los niños de entre 0 a 6 años y de sus familias, cuenten con un conjunto de experiencias, herramientas y propuestas que les sean de utilidad en la gestión de las políticas públicas en desarrollo infantil orientadas a mejorar la calidad. Los países participantes del evento son Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Jamaica, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

Nos gustaría invitarte a proponer en este espacio dos temas que tú consideras interesante incluir en la agenda de esta reunión. Nos aseguraremos de compartir los resultados de estos dos días de trabajo a través del Blog Primeros Pasos.

¡Anímate a escribirnos!

Recommended Posts
Showing 5 comments
  • Ivon Damarys
    Responder

    Cordial saludo,
    Un factor de alta sensibilidad en la calidad de la atención a la primera infancia, lo constituye los agentes educativos que son responsables de la atención y de las interacciones con los niños/as. En este sentido, considero que dos temas a contemplar en una agenda de calidad pueden ser:
    * La salud mental o si se quiere el desarrollo emocional de los mismos agentes educativos responsables de la atención. Sus propias experiencias de infancia, su sistema de creencias y sus experiencias vitales condicionan también sus respuestas y manera de estar en los servicios.
    * Las relaciones técnicas de los grupos de atención. Entre más cercanas, cálidas, estables y singulares sean las interacciones con niños/as, mayor posibilidad de expandir sus potenciales y atender sus necesidades en un ambiente protector en pequeños grupos.

    De antemano, gracias por permitirse tener en cuenta la opinión pública para concretar agendas de trabajo.

    Ivon Damarys

  • Susy Varela
    Responder

    Como lograr la articulación de los programas evitando la rivalidad entre instituciones.

    Como diseñar estándares de calidad que garantizen que los programas públicos y privados sean eficientes.

  • Fernanda González
    Responder

    En primer término, me parece interesante que los gobiernos se sienten a debatir la situación de la infancia en una misma mesa. Creo además que temas como el derecho a la salud, la erradicación de la pobreza y el acceso a la educación deberían ser parte indispensable de la agenda. Creo también que existe un fenómeno que crece a escala global y que, aparentemente, no reviste la importancia que entiendo debería tener para los encargados de confeccionar los índices de desarrollo. Esta problemática está vinculada con la pérdida paulatina a grandes escalas del juego libre. El juego asiste en la tarea de construir capital simbólico para los niños y no puede ser reemplazado por el juego guiado (el que puede ofrecer un club, u otra actividad extra-escolar por ejemplo). Qué haremos los adultos (gobiernos y sociedades) para recuperar el espacio público para nuestros niños, debería ser, creo yo, materia de discusión en este tipo de foros. Un cordial saludo y los mejores deseos para este encuentro.

  • Clara Alemann
    Responder

    Entre las dimensiones críticas para determinar la calidad de los servicios de atención a la primera infancia deberíamos incluir la promoción de la igualdad de género y el respecto por la diversidad cultural. Las desigualdades con base en el género y en la pertenencia étnica/cultural socavan las capacidades de niñas y mujeres y condicionan a niños y hombres en maneras que afectan su pleno desarrollo.

    Los servicios de atención a la primera infancia se proponen brindar entornos de aprendizaje y cuidado integral que permitan a l@s niñ@s un buen desempeño en la vida en una etapa crítica para su desarrollo físico, emocional y social. Es por esto que sería muy importante que tanto en los programas pedagógicos dirigidos a l@s nin@s, como en la formación de los educadores y personal de salud que interactúan con ell@s y sus familias y el apoyo a los padres, se busque promover capacidades y relaciones equitativas entre niños y niñas y entre hombres y mujeres (en las relaciones entre educadores y padres, y entre padres y madres).

    Los roles de género que una sociedad asigna a sus niños tiene un efecto determinante sobre su futuro: Estos moldean la formación de la identidad, afectan el acceso a recursos y determinan en combinación con otros factores el potencial de desarrollo y oportunidades de vida de niños y niñas. También influyen como hombres y mujeres interactúan con sus parejas e hijos respecto a su salud reproductiva, responsabilidades de crianza y tareas domésticas, uso de violencia, el uso de servicios de salud como también la distribución de recursos familiares y por ende no pueden ser ignorados por servicios que buscan promover el desarrollo integral de l@s nin@s.

    Dos líneas de trabajo concretas que pueden incorporarse en los modelos de atención de calidad son:

    1) Fortalecimiento de la capacidad de los profesionales en infancia temprana/salud en la identificación de los entornos familiares de riesgo, dado que la adversidad y la violencia intrafamiliar suelen superponerse aumentando las probabilidades de resultados desfavorables para el desarrollo de l@s nin@s. Los educadores y especialmente acompañantes familiares y personal de salud deben poder identificar familias donde existe en particular, violencia contra la mujer o maltrato infantil y estar preparados para apoyarlas a prevenir, dar respuesta integral y tratar o referir a servicios competentes (dependiendo de su ámbito de acción.

    2) Apoyar el desarrollo de competencias parentales en disciplina positiva y no violencia, como lograr un buen clima familiar, relaciones respetuosas y buena comunicación, la paternidad activa y la responsabilidad compartida entre padre y madre por la salud reproductiva, materna y la crianza.

  • Cecilia
    Responder

    Es necesario un trabajo intergubernamental, que vea la articulación entre salud, educación temprana y desarrollo socioemocional y protección ante cualquier tipo de violencia. Asimismo, estrategias para involucrar a los padres, necesitamos paternidades más tiernas.

Dejar un comentario

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

Start typing and press Enter to search