Muchos son los desafíos que nuestra sociedad debe afrontar en los próximos años, pero hay uno que ya estamos afrontado: el Cambio Climático. El aumento de las temperaturas, los fenómenos meteorológicos, la elevación del nivel del mar, entre otros efectos, se han convertido en una realidad cotidiana para las poblaciones de los centros urbanos. Además, la rápida urbanización está afectando al medio ambiente. El cambio climático es una amenaza real y debemos tomar acción cuanto antes.

Pero… ¿Cómo podemos afrontar el desafío si ya lo estamos viviendo? Hay muchas oportunidades de mejora en la era de la urbanización mientras se aborda la problemática del cambio climático. Construir infraestructura sostenible es clave para subrayar la importancia de respaldar ciudades que podrían verse afectadas por severos patrones climáticos extremos.

Las ciudades permiten abordar enfoques que fomentan los beneficios de la cooperación. En los próximos cinco años se establecerán el marco y las directrices para los centros urbanos en los que la planificación estimulará soluciones de transporte pensadas en sinergia con la vivienda y los servicios básicos. Las decisiones tomadas hoy en los próximos 5 años pueden determinar hasta un tercio del resto del presupuesto de carbono a nivel mundial y también determinarán la vulnerabilidad de los habitantes de las ciudades y la infraestructura urbana a los impactos climáticos.

Para hacer frente a la posible urbanización negativa en los países en desarrollo, debemos tener ciudades bien gestionadas y bien planificadas para generar un crecimiento sostenible. Las sinergias entre la energía, la ciudad y el uso del suelo son cruciales. Diferentes opciones se han puesto a disposición y siguen ganando terreno en el lado de la energía, pero las ciudades parecen enfrentarse a un conjunto muy complejo de cuestiones, pero si se abordan, también pueden ofrecer las soluciones más eficientes.

Sin embargo, la financiación de la infraestructura en las ciudades no es una tarea fácil. El BID lanzó un informe titulado “Financiación de la Nueva Agenda Urbana: Los Retos del Financiamiento de la Infraestructura Urbana Sostenible y un Mecanismo de Desarrollo Urbano” durante Hábitat III. La nota conceptual describe los diferentes problemas a los que se enfrentan las autoridades subnacionales para invertir en infraestructura y la necesidad de explicar la oportunidad que brinda invertir en infraestructura baja en carbono y resiliente desde su planificación.

Invertir en infraestructura sostenible debería ser una prioridad para América Latina y el Caribe dada la vulnerabilidad de las ciudades a eventos climáticos extremos asociados al cambio climático. A medida que la población mundial crece y se urbaniza, la demanda de infraestructura aumenta. Se estima que hasta el año 2030, la necesidad de nueva de infraestructura será de US $ 90 billones.

#COP22 está sucediendo ahora mismo en Marrakech. Líderes, jefes de gobiernos y organizaciones se reúnen para mostrar la importancia de implementar el Acuerdo de París y las ciudades están en el centro de la acción global. ¿Por qué? Debido a que las áreas urbanas representan el 70% de las emisiones globales relacionadas con la energía. Los gobiernos en todos sus niveles deben tener en su radar el tema de infraestructura y para ellos deben planearlo de cerca con los ministros de medio ambiente.

En el BID estamos tratando de reunir estas dos agendas. Los Ministerios de Medio Ambiente y los Ministerios de Hacienda deben trabajar juntos reforzando la urgencia de realizar inversiones en conjunto. Con la pronta entrada en vigor del Acuerdo de París, el éxito de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y la Agenda de Acción de Addis Ababa, los países deberían reconocer la importancia de abordar el cambio climático con infraestructuras sostenibles. El camino hacia un desarrollo más sostenible está a la vuelta de la esquina y lo único que queda es comprometerse a tomar acción!

¿Te interesa la conversación sobre cambio clmático? Te invitamos a ver este BIDiálogo realizado durante Hábitat III en el que Juan Pablo Bonilla, nuestro Gerente del Sector de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible, y Mónica Araya, Directora Ejecutiva de Nivela, conversan acerca de los efectos del cambio climático y sus implicaciones para nuestras ciudades.

 

Jennifer Doherty-Bigara es asesora política y especialista en cambio climático. Sus principales áreas de especialización son las políticas nacionales de cambio climático, proyectos comunitarios de adaptación, la integración del cambio climático en la planificación local y el liderazgo juvenil. Jennifer tiene una maestría en Asuntos Internacionales y Estrategia de Empresa de Sciences Po de Toulouse (Francia) y una maestría en Desarrollo Internacional de McCourt School of Public Policy de la Universidad de Georgetown (EEUU). Su anterior experiencia de trabajo incluye las representaciones del gobierno de México ante la OCDE y las Naciones Unidas. Sigue a Jennifer en Twitter: @jdohertybigara

Catalina Aguiar es comunicadora en la División de Cambio Climático del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington DC. Anteriormente se desempeñó como Retail Digital Strategist para Groupe Casino en Argentina.