Un espacio para ideas y soluciones en seguridad ciudadana y justicia en América Latina y el Caribe

Porqué necesitamos cambiar drásticamente la manera de manejar las cárceles

prison barsPor Martin F. Horn

Aún las mejores cárceles son espacios amenazantes. El bullying ocurre con frecuencia en las escuelas secundarias. Entonces no debe sorprendernos que el fenómeno se manifieste de manera más brutal en nuestros centros penitenciarios, por medio de las pandillas.

Las cárceles son lugares de escasez forzada.

Cuando generamos una escasez artificial, surge una economía subterránea que controla el acceso a las cosas que queremos y que nos agradan. Es controlado por el más fuerte y denegado al más débil. En todos los centros de detención que he conocido, surge un orden social. Tú tienes la familia y el dinero para comprar cosas – yo no lo tengo, y quiero lo que tú tienes. Quiero que limpies mi cuarto, laves mi ropa, o que me satisfagas sexualmente. Yo quiero ver las telenovelas, tú quieres ver el fútbol. Yo quiero drogas, vendo drogas, y quiero que tú hermana me traiga drogas en su próxima visita.

Todo esto es un asunto de negociación y control. Si yo, como individuo, no soy suficientemente fuerte entonces me uno con otros para lograr lo que quiero de los prisioneros más débiles. Si eso no es posible, entonces me armo con lo que sea para protegerme.

Para el prisionero común, el encierro es una experiencia aterradora. Cuando vas a la cárcel, lo quieres por encima de todo es sentirte seguro. Por eso los presos consiguen armas, por eso se unen a las pandillas… para sentirse seguros.

Las cárceles sirven una función de seguridad pública vital. Impiden que delincuentes predadores y peligrosos vuelvan a delinquir cuando están tras las rejas. Es más, las cárceles, de una manera simbólica importante, sirven una función importante de reforzar nuestras normas sociales al castigar aquellos que infringen la ley.

Necesitamos las cárceles y la realidad es que siempre serán lugares imperfectos. Aun al reducir nuestra dependencia de ellas, debemos continuar en nuestros esfuerzos de mejorarlas.

Para que las cárceles sean más humanitarias, deben ser más seguras. Cuando el encierro es una experiencia en brutalidad, es menos probable que un prisionero tenga éxito cuando logre su libertad. Aumentan las chances de que se radicalice o regrese a una vida de delincuencia.

Debemos asegurarnos que las cárceles estén libres de las drogas. Recientemente, un colega cercano, que estaba a cargo de uno de los sistemas carcelarios más grandes de Estados Unidos, me dijo que tests de drogas en varios de sus recintos encontraron que más del 20 por ciento de los prisioneros usaban drogas.

El uso de las drogas en las cárceles es lo que fomenta la violencia y la corrupción, y es la fuente de energía que nutre las pandillas de su poder. Todo lo que sé y lo que he aprendido me dice que cuando reducimos sustancialmente el acceso a las drogas, las cárceles y los centros de detención se tornan más seguras tanto para los presos como para el personal que los cuida. No obstante, en demasiadas cárceles el acceso a las drogas es común y aceptado.

Esto debe terminar.

Hay maneras de hacerlo y cada jurisdicción debe tener eso como objetivo. Las cárceles deben ser lugares donde los prisioneros saben que el respeto por la ley y por otros constituyen los cimientos de una sociedad civil. Esto quiere decir que los guardias deben respetar la ley, respetar sus colegas y respetar los detenidos. Debemos construir una cultura de integridad en nuestras cárceles.

A los presos no les enseñamos a obedecer la ley si la quebramos, y no les enseñamos respeto por las reglas si las violamos.

Cómo los guardias se relacionan el uno con el otro y con los prisioneros es la manera más poderosa de enseñar al criminal a formar parte de una comunidad cívica. La meta de las cárceles debe ser de devolver a la sociedad mejores ciudadanos, y no mejores criminales.

Resolver el problema de las cárceles y las prisiones en la región requerirá más que la construcción de nuevas cárceles y la repetición de errores del pasado. Requiere de un abordaje serio, informado por un revelamiento de lo que cada país necesita y cómo quiere que funcione su sistema de justicia y de castigo. Antes de emprender un programa de construcción, los países deben determinar quiénes van a la cárcel, por cuánto tiempo y si hay alternativas que produzcan los resultados deseados de manera más rápida y más sostenible.

Horn es distinguido profesor en el John Jay College of Criminal Justice, City University of New York

Foto crédito: Flickr CC Matt Obee

Suscríbase a nuestras alertas de email del blog Sin Miedos

Guest Author
Sobre el autor
Artículos escritos por autores invitados. Esta sección está abierta a expertos de los sectores público y privado, de la academia y de otras organizaciones multilaterales que quieran contribuir al debate.
  1. Geovanny Vicente Romero Reply

    Aprovecho esta oportunidad que nos brinda el BID, para comentar sobre el hacinamiento de las prisiones, y lo veo de esta manera:

    EL HACINAMIENTO, UN MAL CRÓNICO QUE AFECTA A LAS PRISIONES

    Evidentemente, hoy en día el tema del hacinamiento reflejado en el Sistema Penitenciario, continúa siendo el dolor de cabeza de los gobiernos y se ha constituido en una problemática de tal trascendencia que los Sistemas Penitenciarios más avanzados no escapan de esta realidad.

    Es por esto que se hace necesario la adopción de medidas y salidas verdaderamente sostenibles a este flagelo que puede mermar el normal funcionamiento de estas instituciones que albergan a un sector de la sociedad no menos importante: La Población Penitenciaria. Es menester ver el hacinamiento como un foco de irregularidades administrativas, enfermedades de carácter infeccioso, y sobre todo el principal obstáculo para que los internos puedan llevar una vida mínimamente digna, donde su integridad y Derechos Humanos estén plenamente garantizados en un ambiente con cierto desahogo espacial y no la habitual estrechez que caracteriza a estos centros.

    Se han propuesto diversas posibles soluciones que van desde revisar el Marco Jurídico Penal analizando ciertos delitos con los fines de eliminarlos, de realizar Amnistías como solución a corto plazo, hasta revisar la legalidad de las detenciones con el objetivo de liberar los que se encuentran recluidos de manera irregular.

    Es claramente un problema de una política de planificación Penitenciaria que pueda extenderse de corto a largo plazo y solo vemos dos soluciones posibles como tentativas a erradicar el hacinamiento: Aumentar la capacidad del sistema penitenciario o reducir el número de internos. El aumento de la capacidad de los centros llevaría a un incremento del gasto público del gobierno a razón de una mayor inversión estatal en espacio físico (infraestructura) y un aumento del personal administrativo. Mientras que la reducción del número de reclusos a través de la excarcelación y revisión de detenciones ilegales, así como las amnistías puede causar que nuestras calles no sean tan seguras.

    Es un problema relativo que hay que verlo desde las dos ópticas propuestas.

    Personalmente me circunscribo en que se lleve a cabo una política de implementación de estas dos soluciones a través de un método planificado que a la vez vaya asistido por los estudios de Estadísticas, lo que yo llamaría una solución mixta ya que se aplicarían de manera sistemática las dos propuestas.

    Geovanny Vicente Romero
    Criminólogo y Penitenciarista
    @geovannyvicentr

  2. Geovanny Vicente Romero Reply

    Otro aspecto que me gustaría me permitiera comentar este Blog del BID, es sin lugar a dudas uno de los peores casos que he visto en el manejo de las prisiones dentro del desarrollo de mi carrera, es el caso del incendio que hace tres años dejó mas de 300 muertos en una prisión honduras sobrepoblada. El problema lo enfoco de la siguiente manera:

    HONDURAS, PRISION O PENA DE MUERTE ANTICIPADA?

    Eso fue precisamente lo que ocurrió en el hermano país de Honduras donde el apabullante hacinamiento que sufre su sistema penitenciario le quito la vida a muchas personas que fueron víctimas de un feroz siniestro, y que por demás, no habían tenido juicio o sentencia, es decir, que se repetía el fenómeno del gran número de internos preventivos o en espera de sentencia.

    Resulta curioso que la semana pasada tratamos el tema con seriedad y planteamos de manera tentativa varias soluciones programáticas que podrían ayudar con el problema.

    Lo que sucede es que en sociedades como estas, donde tendemos a buscar instrumentos de sanción para penalizar hasta el aire (República Dominicana de los países con más leyes) ya es hora de hacer un stop, y despenalizar ciertos “tipos penales” que por lo insignificante de su gravedad solo vienen a masificar nuestras prisiones.

    Con lo anterior no digo que debemos dejar de hacer nuevas leyes, pero muchos países del derecho “no escrito” han tenido éxito, por lo que debemos revisar las que tenemos y empezar a aplicarlas efectivamente antes que elaborar nuevas para engavetarlas. Los estudios internacionales apuntan que en la mayoría de los países la excesiva penalización no necesariamente ha bajado la criminalidad, en absoluto, debido a que la dureza de antes no infunde temor al delincuente de hoy, ya que siempre tiene la esperanza de salir airoso.

    Es lamentable que muchos de los muertos en el incendio, estuvieran en prisión por tener tatuajes, tipificado en la ley de pandilla de Honduras. Me imagino las confusiones desagradables que sufren los turistas tatuados en ese país.

    Hasta que no se tomen las medidas necesarias orientadas a la erradicación del hacinamiento, y la clasificación o separación penitenciaria, que no es más que clasificar los internos en virtud de su situación procesal, si es preventivo o condenado, no tendremos cárceles seguras ante posibles estados de emergencia, calamidad, o de salud publica ya que la masificación constituye el foco perfecto para que las enfermedades infecciosas se conviertan en epidemias.

    Finalmente, si hacemos la clasificación de internos y la de centros (de detención, correccional, etc) el siguiente paso sería respetar la capacidad inicial para la cual construyen los centros, en el caso de la cárcel hondureña esta tenía una capacidad para 250 internos y estaba ocupada por la desorbitante cifra de 850, y según datos oficiales los muertos ascienden a 358, por lo que falleció la mitad de su población. Pero eso conllevaría a más gastos para el estado y siempre será una salida seguir trabajando con las cárceles que tenemos y no construir nuevas como seria lo correcto. En ese sentido, es de admirar el trabajo realizado por el nuevo modelo penitenciario dominicano en aras de construir nuevos centros e incorporar mayor número de internos a la calidad de vida que estos garantizan en contraste con los del viejo modelo.

    lamentamos que tantas familias hondureñas se hayan visto afectadas por este incendio incendio penitenciario con mas pérdida de vidas humanas en un siglo”.

    Geovanny Vicente Romero
    Criminólogo – Penitenciarista.
    @geovannyvicentr

  3. Franklin Suarez Reply

    LOGROS ALCANZADOS POR EL MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA EL SERVICIO PENITENCIARIO DURANTE EL AÑO 2014

    NUEVO RÉGIMEN
    NUEVO RÉGIMEN PENITENCIARIO:
    IMPLEMENTADO EN 32 ESTABLECIMIENTOS A NIVEL NACIONAL HASTA EL MOMENTO, HA LOGRADO LA PACIFICACIÓN DE ESOS ESPACIOS, MEDIANTE UN ITINERARIO DE ACTIVIDADES Y DISCIPLINA, BASADAS EN EL ORDEN, EL TRABAJO DIGNO, LA EDUCACIÓN, LA CULTURA Y EL DEPORTE. ASÍ COMO DE UN HORARIO ESPECÍFICO PARA ORDEN CERRADO Y NORMAS ESTRICTAS DE UNIFORME (AMARILLO PARA LOS HOMBRES Y FUCSIA PARA LAS MUJERES) E HIGIENE PERSONAL
    NUEVO RÉGIMEN DISCIPLINARIO: IMPLEMENTADO EN EL 100% DE LAS ENTIDADES DE ATENCIÓN AL ADOLESCENTE EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL (31 ENTIDADES A NIVEL NACIONAL), HASTA EL MOMENTO HA LOGRADO LA PACIFICACIÓN DE ESOS ESPACIOS, MEDIANTE UN ITINERARIO DE ACTIVIDADES Y DISCIPLINA, BASADAS EN EL ORDEN, EL TRABAJO DIGNO, LA EDUCACIÓN, LA CULTURA Y EL DEPORTE. ASÍ COMO DE UN HORARIO ESPECÍFICO PARA ORDEN CERRADO Y NORMAS ESTRICTAS DE UNIFORME (AZUL CLARO) E HIGIENE PERSONAL, ES DECIR, EL 100% DE LA POBLACIÓN.
    EDUCACIÓN
    INAUGURACIÓN DE LA ESCUELA NACIONAL DE SERVIDORES PÚBLICOS PENITENCIARIOS
    UBICADA EN ESPACIOS RECUPERADOS DEL GURI, ESTADO BOLÍVAR, BRINDA CAPACITACIÓN A LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DEL SISTEMA PENITENIARIO, CON ESTUDIOS NO CONDUCENTES A GRADOS ACADÉMICOS.
    EN TOTAL SON 560 TRABAJADORES EN ESA SEDE, Y HASTA EL MOMENTO SUMAN 1.500 TRABAJADORES CAPACITADOS.
    LAS INSTALACIONES CONSTAN DE UN (1) COMEDOR REMODELADO, UN (1) ÁREA DE DORMITORIOS REMODELADOS, UNA (1) PISCINA PUESTA EN FUNCIONAMIENTO Y UN (1) ÁREA DEPORTIVA REMODELADA.

    ACADEMIA PENITENCIA-UNES
    ABARCA TODO EL PAÍS, Y TIENE EL OBJETIVO DE GARANTIZAR LA FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN A LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS PENITENCIARIOS, CON ESTUDIOS CONDUCENTES A GRADOS ACADÉMICOS.
    HASTA EL MOMENTO SUMAN 339 FUNCIONARIOS FORMADOS

    Lo invitamos a observar nuestro canal en Youtube https://www.youtube.com/watch?v=xeDQ39DIOHo

  4. Geovanny Vicente Romero Reply

    Pienso que uno de los mejores ejemplos de por qué las cárceles deben cambiar el rumbo que llevan en cuanto a su manejo, lo representa la violación de una menor que visitó unas de las cárceles dominicanas el año pasado, pero que tuvo poco eco internacional aunque un gran revuelo local.

    Menor violada en cárcel del Seibo: Violador y funcionarios del penal deben responder ante la justicia.

    Resulta un acto abominable ante los ojos de Dios y los de cualquier mortal que tenga un mínimo de decencia, el ocurrido hace unas horas en un centro penitenciario del Seibo, en la Cárcel General Pedro Santana, cuando una menor de edad que penetró al recinto para hacer su aporte al tratamiento penitenciario a través de la doctrina de la evangelización, fue brutalmente violada por uno de los internos que con toda la facilidad requerida llevo a cabo un acto funesto de esa magnitud que devino en una grave hemorragia vaginal.

    La menor ingresó en compañía de una predicadora como apoyo para el reparto de material religioso, pero nos preguntamos en que lugar se encontraba esta predicadora en el momento de la comisión del hecho nefasto de violación, y si estaba tan lejos para no escuchar los gritos de la menor, pues considerando su edad es de suponer que era su responsabilidad no dejar que la niña se separe bajo ningún concepto y menos en un ambiente tan tenso como son las prisiones, especialmente las que pertenecen al Modelo Tradicional.

    A continuación queremos hacer algunas precisiones legales en cuanto a la responsabilidad penal del infractor, así como la responsabilidad civil y administrativa del personal a cargo del Centro Penitenciario:

    Primero tenemos que establecer si nos encontramos ante un interno condenado o a un interno que guarda una prisión preventiva y en el caso de las autoridades o personal recordar que los delitos en materia penal se cometen por acción o por omisión, esto es el hacer o no hacer cuando se debe hacer, por lo que muchas veces ver la comisión de acciones antisociales y no hacer nada nos convertimos en reos por complicidad, en este caso por omisión.

    Amparándonos en el principio de supremacía de la constitución queremos destacar el articulo 148 que rescata y le da rango constitucional a la figura de la responsabilidad civil de las Entidades Publicas, sus funcionaros o agentes, cuando dice que las personas jurídicas de derecho publico y sus funcionarios o agentes serán responsables, conjunta y solidariamente, de conformidad con la Ley, por los daños y perjuicios ocasionados a las personas físicas o jurídicas, por una actuación u omisión administrativa antijurídica.

    Por otra parte, si consideramos que la Administración Publica es una sola, y las cárceles su competencia administrativa del Estado, entonces los órganos del Estado regularán sus relaciones laborales en virtud de la Ley 41-08 de Función publica que en su artículo 90 establece que el Estado y el servidor público o miembros del órgano colegiado actuante serán solidariamente responsables y responderán patrimonialmente por los daños y perjuicios causados por la acción u omisión del funcionario actuante

    Sin embargo, demás esta decir que el Código Penal en su el articulo 303 castiga toda agresión sexual, y el 309.1 es mas explicito en la violencia contra la mujer, y otros artículos hacen mención del tema.

    En cuanto a la Ley que rige la materia, la 224-84 sobre Régimen Penitenciario, en su articulo 9 letras c y d, vemos que dentro de las funciones de la Dirección General de Prisiones esta la de destinar, trasladar y suspender a los empleados y funcionarios del servicio, a los cargos que corresponda, de acuerdo con las disposiciones legales y reglamentarias; y Aplicar al personal de vigilancia las medidas disciplinarias que determine el reglamento, respectivamente. En virtud de lo anterior, pienso que la Dirección General de Prisiones debe suspender inmediatamente el personal a cargo de la situación hasta que finalice una investigación para establecer responsabilidad.

    Es por todo lo anterior, que exhorto a nuestro amigo Tomas Holguín, Director General de Prisiones asumir las sanciones disciplinarias mas drásticas que estén a su alcance y proceder al sometimiento ante la justicia de las personas implicadas en este acto tan vil e inhumano cometido contra esta persona por un sujeto que guarda prisión por violar la Ley 50-88 sobre Sustancias Prohibidas, sin detrimento de las violaciones que también ha perpetrado nuevamente a esta Ley al seducir y sedar a la menor endrogándola con alguna sustancia.

    Finalmente, este breve análisis legal acerca de la barbarie cometida sobre la persona de una adolescente que fue a llevar el pan de la enseñanza a prisión y salió con la experiencia imborrable y mas amarga de toda su vida, debe servir para dejar en claro que si se quiere actuar para no permitir una impunidad mas, la procuraduría fiscal competente tiene mucha tela de donde cortar para hacer valer y rescatar la dignidad perdida de una niña inocente e imponer un precedente ejemplarizador de que en el país no se vive en una selva. Aunque sigo haciéndome las mismas preguntas:

    ¿Cómo entro una menor de edad a la cárcel y quien lo autorizó?

    ¿Donde se encontraba la predicadora en el momento del hecho?

    ¿Que hacían los agentes mientras sucedía?

    Lic. Geovanny Vicente Romero.
    Criminólogo Penitenciarista.
    @geovannyvicentr

    http://centrodecriminologia.blogspot.com/2013/07/menor-violada-en-carcel-del-seibo.html

  5. Miguel Silva Reply

    El problema con las cárceles, además de su funcionamiento interno, capturado por grupos de interés, ya sea delincuentes o los mismos funcionarios, son los incentivos que llevan a la gente a delinquir.
    El Estado en Latinoamérica es lo más alejado que existe de los Estados de Bienestar consolidados, por lo que si una persona no trabaja, o trabaja por el mínimo, tiene aseguradas prestaciones de muy mala calidad, y no solo hablando de educación y salud, sino que el acceso a esparcimiento y a la calidad de vida.
    Por lo que existen varias razones de peso para romper las leyes. No es que las personas lo vean así, pero los niveles de frustración que se manejan son enormes y el camino fácil es la única vía a la calidad de vida (pensando en la gente que opta por el camino delictual)

  6. Luis Maenza Reply

    Hace un tiempo analizando que otro problema es que para un ex preso es muy dificil conseguir trabajo se me ocurrio esta idea que apunta tambien a recuperar la empatia por la vida humana fabricando juguetes para niños y pagandole con las maquinas para que pueda seguir haciendolo cuando salga, con el riesgo de perder todo si reincide…..

    Les dejo el link por si la quieren leer con mayor profundidad… saludos y excelente lo que hacen!!!

    http://pensandomiciudad.blogspot.com.ar/2014/05/104-juguetes-para-todos.html?m=1

  7. Doraly gonzalez Reply

    Secundo totalmente con lo plasmado anteriormente. Y es que es cierto que las cárceles siempre serán imperfectas pero las mismas son necesarias y cada día podemos aportar ideas para mejorar el funcionamiento de ellas.por otro lado considero que la política penitenciaria no debe solamente concentrarse en el control sino también en la reinserción de la persona, en brindar programas de educación,trabajos para estos tener de que vivir en fin,considero que esto es crucial porque evitaría que el individuo vuelva a caer en el circulo vicioso de realizar actos delictivos.

    un estudio realizado en chile por el centro de seguridad ciudadana, el cual participio en una convención con el objetivo de tratar esta problemática del sistema penitenciario, concluyeron un informe tratando los puntos principales para tratar esta situación, el primero fue: mejorar el personal rotatorio del recinto,favorecer la reinserción, fomentar la existencia de controles externos en la ejecución penal,implementar programas para reducir la sobre población de reos y finalmente, otorgar continuidad a aquellos jóvenes que pasan por el sistema penal.

    Sin lugar a dudas, con la implementación de estas medidas lograron reducir significativamente esta problematica,por esto digo que si en nuestras cárceles se realizaran planteamientos similares y se otorgara un presupuesto aceptable,podremos reducir los problemas penitenciarios en nuestro pais, no por completo, pero si en gran medida.

  8. Geovanny Vicente Romero Reply

    Quiero compartir parte de lo que se esta haciendo en República Dominicana con las cárceles:

    UCE, CPDL-RD Y UNIVERSIDAD DE MURCIA REALIZAN INVESTIGACION SOBRE VICTIMIZACION EN CENTROS PENITENCIARIOS.

    San Pedro de Macorís.- El pasado Miércoles 26 del mes en curso, se realizó una visita al Centro de Corrección y Rehabilitación (CCR-11) de San Pedro de Macorís, a los fines de aplicar una encuesta como parte de una investigación que de manera conjunta la República Dominicana y España se encuentran desarrollando, en torno al tema de la “Victimización en los Centros Penitenciarios”. Estos trabajos se están desarrollando bajo la coordinación del Dr. Francisco Caravaca Sánchez, reconocido investigador español en representación de la Universidad de Murcia. La contraparte en la República Dominicana está representada por el Centro de Políticas Públicas, Desarrollo y Liderazgo (CPDL-RD), a través de su Unidad de Criminología Penitenciaria, coordinado por el profesor Geovanny Vicente Romero, académico de Derecho Penitenciario de la Universidad Central del Este (UCE).

    Vale destacar que la Universidad Central del Este (UCE), a través de su Escuela de Derecho, ha aportado un equipo de encuestadores que se ha unido a la investigación, integrado por estudiantes de último semestre pertenecientes a la cátedra de derecho penitenciario, quienes se entrenaron en la aplicación de este instrumento de encuesta. El equipo, así como el proceso del levantamiento de información estuvo coordinado por Nicole Guerrero Grullón, Asistente Docente de la asignatura y Coordinadora de los Viajes Académicos a los Centros Penitenciarios de dicha Universidad.

    Este estudio que se está llevando a cabo a gran escala sobre el Modelo Penitenciario español y el Nuevo Modelo Penitenciario dominicano, por lo cual arrojará datos de gran importancia que ayudaran a mejorar las condiciones en que viven los internos de estos dos países. Las informaciones recogidas no solo se enfocan en las condiciones penitenciarias, sino que el estudio pretende ser ambicioso, estudiará la raíces y las causas de estos males sociales y los factores psicológicos y socio-culturales que han influido para que estas personas se encuentren en conflicto con la ley, es decir, abarca desde los traumas familiares y el entorno social hasta la misma falta de oportunidades que el Estado se ve imposibilitado de brindar, por la marcada exclusión social que sufren estas personas.

    Es por lo anterior, que la referida investigación tendrá un gran impacto social en la manera en que se aborda la problemática de la criminalidad en la República Dominicana y España, brindando un nuevo enfoque a la disciplina de la victimología. Dentro de las indagaciones que se están realizando, se ha tomado como punto de partida los motivos por los cuales los internos se encuentran en prisión. De igual manera, es importante estudiar los patrones de conducta en el ambiente familiar, así como el consumo de algún tipo de sustancia prohibida (drogas) o alcohol en su vida anterior a la prisión y durante los últimos meses de reclusión. Igualmente, el estudio generará resultados sobre aspectos sexuales y antecedentes generales de los internos.

    El Centro de Políticas Públicas, Desarrollo y Liderazgo (CPDL-RD) y la Universidad Central del Este (UCE), agradecen la colaboración y atenciones brindadas por el Director Humberto Rojas y el Personal del Centro Penitenciario de San Pedro de Macorís, por brindar de manera satisfactoria las condiciones necesarias que hicieron posible nuestra visita para la realización de dicho trabajo de investigación. De igual manera, este agradecimiento es extensivo a las autoridades de la Dirección del Nuevo Modelo Penitenciario. Más adelante el estudio saldrá publicado y editado en una obra para consulta sobre el tema.

    http://centrodecriminologia.blogspot.com/2014/11/uce-cpdl-rd-y-universidad-de-murcia_12.html?m=1

  9. Geovanny Vicente Romero Reply

    CASO SOBRE EL TERRORISMO Y LA DELINCUENCIA ORGANIZADA EN LAS CARCELES ESPAÑOLAS

    Hoy en día el problema del terrorismo y de la delincuencia armada continúa siendo de los principales retos en materia de seguridad nacional de los países desarrollados y España no se escapa de este cáncer que poco a poco va cobrando fuerzas a nivel grupal o celular de estas organizaciones. Este crecimiento conspirativo si se le puede llamar es de alarma general y esto queda evidenciado en el amplio número de internos pertenecientes a distintas bandas armadas, de los que en su gran mayoría (aplastante hegemonía) corresponden a ETA y un considerable grupo a GRAPO, y en materia de terrorismo una pequeña representación de los islamistas.

    Es bien sabido el seguimiento que estas organizaciones delictivas le dan a sus miembros incluso cuando ingresan a prisión, de manera tal que muchas veces son objetos de negociaciones en un proceso de guerra mediática que a veces son aprovechados al máximo por las organizaciones de cara a lograr conquistas o por el mismo Estado con los fines de imponer su política. El sector islamista en esta lista, ha tenido mayor relevancia en la política Española luego de los últimos atentados perpetrados en diferentes ciudades del mundo (ejemplo 11-M).

    La influencia ejercida por estas organizaciones es tan imponente que le exigen a sus subordinados una especie de lealtad, como forma de controlar sus efectivos, cohibiéndole y restringiéndole el derecho de tener voz y prohibiéndole su salida de la Banda Terrorista, propiciándose en el Estado una especie de contraataque donde apuesta por el abandono de los disconformes, así como de la declaración o revelación (voz) de datos importantes a favor del Gobierno Español. Este estado de contraataque termina creando lo que se denomina “la guerra de desgaste”.

    Es en 1989 que el Estado decide aplicar la llamada “Política de Dispersión” de los presos etarras con mira a destruir cualquier nexo o vestigio que pueda haber entre ellos, y de esa manera contribuir a un mejor tratamiento de cara a la reinserción solo logrando un incremento en los métodos violentos de estas organización, aunque a mi criterio ello representaba un duro golpe para la delincuencia organizada en general.

    De una u otra manera, estas organizaciones cuentan con una gran capacidad de financiación y ETA en particular ha dirigido muchos recursos y esfuerzos hacia sus presos, con la finalidad de lograr su libertad inmediata, la reagrupación en cárceles cerca del País Vasco argumentando la crueldad para los familiares de los presos e incluso acusando al Estado de genocida por los accidentes de tránsito producidos.

    Es por esto que la política de dispersión se convierte en el principal enemigo de ETA y empieza a encrudecer sus métodos y agitar sus banderas en lucha a esta política. A finales de los 90 el chantaje ETA alcanza gran intensidad cuando secuestra Miguel Ángel Blanco exigiendo el acercamiento a cárceles próximas a Euskadi como respuesta desesperada a la dispersión de sus presos. Finalmente fue asesinado.

    GRAPO por su parte, dentro de su proceder no se escapa a la“guerra de desgaste” y podemos circunscribir su modus operandi a la estrategia de la resistencia “se puede resistir y vencer”. El asesinato se constituye como una de las medidas que más ha venido utilizando GRAPO en el transcurrir de su historia, así como el apoyo a sus presos. Otra medida ha sido el gran proselitismo desarrollado por GRAPO, aspecto en cual coinciden con organizaciones como los islamistas, no siendo así para ETA, ya que generalmente no hace proselitismo.

    El tema del terrorismo Islamista es diferente, ya que a diferencia de las demás organizaciones que luchan por reivindicaciones separatistas y conquistas políticas, este tipo de terrorismo tiene una profunda influencia del factor religión y muchos se constituyen en islamistas de corte radical, dándose óbice a que la mayor parte de estos islamistas se encuentren en los centros de culto y en las cárceles. A mi criterio este es un terrorismo más cruento y violento que los antes analizados, en virtud de que no tiene frontera y pone su blanco sobre la aglutinación de masas y luego del 11-M ha venido a desplazar a ETA en hegemonía. Es por todo esto que entendemos que las prisiones juegan un papel fundamental en la lucha antiterrorista.

    Lic. Geovanny Vicente Romero

  10. Geovanny Vicente Romero Reply

    CELULARES EN LAS CARCELES DOMINICANAS Y SU IMPACTO SOBRE EL CRIMEN ORGANIZADO.

    Como es bien sabido por un amplio segmento de la sociedad dominicana, no es desde hoy que se esta hablando de la problemática de la infiltración de aparatos móviles en las prisiones. No obstante, en los últimos meses el tema ha cobrado auge dentro de distintos sectores nacionales, el Ministerio Público, así como el mismo Presidente de la República Dr. Leonel Fernández, quien en el mes de septiembre adoptó una serie de medidas en conjunto con los organismos de seguridad del Estado, donde prohibía el uso de celulares de las cárceles, y dejó muy claro que sería un garante del fiel cumplimiento de las mismas.

    Es evidente que el brazo del crimen no se detiene en las puertas de las prisiones, sino que desde el interior de ellas actúa con la más amplia impunidad. Cuando se supone que el interno esta regenerándose y respondiendo por la responsabilidad penal de sus hechos ante la sociedad, es cuando más libremente ejerce sus operaciones criminales que van desde el narcotráfico, sicariato y crimen organizado en general. Debemos recordar que las Reglas Mínimas del Tratamiento de los Reclusos (ONU, Ginebra) en su artículo 37 autoriza el contacto con el mundo exterior pero siempre que este vigilado por las autoridades del Centro Penitenciario y en ningún caso deben realizarse por medios personales (celulares).

    De igual modo, resaltamos y nos adherimos al llamado que hace unos días hiciera el Diputado por el Distrito Nacional Pelegrín Castillo, de que es evidente que desde las cárceles del país opera el crimen y se dirigen actividades de narcotráfico, por lo que consideró impostergable que la Procuraduría General de la República disponga el bloqueo de esos aparatos en los centros carcelarios.

    No tenemos la menor duda de que por la complejidad del problema en cuestión, tendría que aplicarse tecnología de punta de cara a instalar un escudo bloqueador de penetración de la telefonía móvil. La tecnología en cuestión tiene por nombre RF Jamming (bloqueadores) y antes de su instalación debe llevarse a cabo un estudio en el que se analizan diferentes factores de las ondas radiales, factores físicos, y medio ambientales.

    Vale decir, que dicho análisis es fundamental, ya que la solución puede llegar a ser peor que el problema si tomamos en cuenta que algunos de nuestros centros penitenciarios se encuentran alojados en lugares cercanos a la ciudad o en medio de ellas, y las comunicaciones telefónicas de los residentes próximos al centro pueden verse considerablemente afectadas.

    Sin embargo, ya en el plano económico hay otras cuestiones a considerar, debido a que esta tecnología de última generación es sumamente costosa, entonces tendríamos que ver cuales planes al respecto tiene el Gobierno dominicano a los fines de implementar esas medidas, y más aun, ver el papel que jugará el Instituto de las Telecomunicaciones (Indotel) en la adquisición y mantenimiento de estos aparatos.

    Lic. Geovanny Vicente Romero

  11. Geovanny Vicente Romero Reply

    HONDURAS, PRISION O PENA DE MUERTE ANTICIPADA?

    Eso fue precisamente lo que ocurrió en el hermano país de Honduras donde el apabullante hacinamiento que sufre su sistema penitenciario le quito la vida a muchas personas que fueron víctimas de un feroz siniestro, y que por demás, no habían tenido juicio o sentencia, es decir, que se repetía el fenómeno del gran número de internos preventivos o en espera de sentencia.

    Resulta curioso que la semana pasada tratamos el tema con seriedad y planteamos de manera tentativa varias soluciones programáticas que podrían ayudar con el problema.

    Lo que sucede es que en sociedades como estas, donde tendemos a buscar instrumentos de sanción para penalizar hasta el aire (República Dominicana de los países con más leyes) ya es hora de hacer un stop, y despenalizar ciertos “tipos penales” que por lo insignificante de su gravedad solo vienen a masificar nuestras prisiones. Con lo anterior no digo que debemos dejar de hacer nuevas leyes, pero muchos países del derecho “no escrito” han tenido éxito, por lo que debemos revisar las que tenemos y empezar a aplicarlas efectivamente antes que elaborar nuevas para engavetarlas. Los estudios internacionales apuntan que en la mayoría de los países la excesiva penalización no necesariamente ha bajado la criminalidad, en absoluto, debido a que la dureza de antes no infunde temor al delincuente de hoy, ya que siempre tiene la esperanza de salir airoso.

    Es lamentable que muchos de los muertos en el incendio, estuvieran en prisión por tener tatuajes, tipificado en la ley de pandilla de Honduras. Me imagino las confusiones desagradables que sufren los turistas tatuados en ese país.

    Hasta que no se tomen las medidas necesarias orientadas a la erradicación del hacinamiento, y la clasificación o separación penitenciaria, que no es más que clasificar los internos en virtud de su situación procesal, si es preventivo o condenado, no tendremos cárceles seguras ante posibles estados de emergencia, calamidad, o de salud publica ya que la masificación constituye el foco perfecto para que las enfermedades infecciosas se conviertan en epidemias.

    Finalmente, si hacemos la clasificación de internos y la de centros (de detención, correccional, etc) el siguiente paso sería respetar la capacidad inicial para la cual construyen los centros, en el caso de la cárcel hondureña esta tenía una capacidad para 250 internos y estaba ocupada por la desorbitante cifra de 850, y según datos oficiales los muertos ascienden a 358, por lo que falleció la mitad de su población. Pero eso conllevaría a más gastos para el estado y siempre será una salida seguir trabajando con las cárceles que tenemos y no construir nuevas como seria lo correcto. En ese sentido, es de admirar el trabajo realizado por el nuevo modelo penitenciario dominicano en aras de construir nuevos centros e incorporar mayor número de internos a la calidad de vida que estos garantizan en contraste con los del viejo modelo.

    “Nuestras más sinceras condolencias con el pueblo de Honduras que vivió el incendio penitenciario con mas pérdida de vidas humanas en un siglo”.

    Lic. Geovanny Vicente Romero

  12. Mercedes A Niebla Reply

    La idea es que si en las prisiones, ensenyaran mantras y afirmaciones en los centros penitenciarios lo presos y presas saldrian perfectos, renovados 100×100 y en las sociedades disminuiria los robos y los crimenes un 80%. Nuevas conciencias, con nuevas emociones, valores y acciones. A ver si podemos difundirlo y ayudar a la madre tierra a disminuir las cargas negativas.. a las que estamos expuestos todos.
    Mercedes 643379788

Dejar una respuesta

*