English | Español

República Dominicana… Lo tiene todo! Es el lema oficial de turismo de este país..

Como europeos, cuando pensamos en la República Dominicana nos vienen a la mente playas de arena blanca, palmeras, ron de coco y complejos turísticos. En septiembre del año pasado—escapando del largo invierno europeo—viajé a la isla caribeña en un avión lleno de turistas vieneses. Al llegar a mi destino final, Santiago de los Caballeros, me me tocó enfrentar una realidad totalmente distinta a la que había visto en los folletos turísticos.

Santiago es la segunda ciudad más grande de la República Dominicana y la única ciudad del Caribe que se no se encuentra en la costa. Esta aglomeración urbana que creció a lo largo del río Yaque del Norte es la capital del Valle del Cibao, una región muy fértil en la que se cultiva tabaco, arroz, café y cacao. A diferencia de muchas otras partes de la isla, Santiago de los Caballeros ha logrado permanecer al margen de los efectos del turismo masivo. Probablemente, esta es la razón por la que muchas personas consideran que Santiago es la ciudad “más dominicana” de todas. Tuve cuatro meses para descubrir lo que eso significa.

El objetivo del Laboratorio de Diseño Urbano en Santiago de los Caballeros fue la rehabilitación del Centro Histórico. Por lo tanto, nuestro primer paso fue realizar un paseo por el centro la ciudad. Explorar el centro de Santiago es una un experiencia sensorial única: las calles se encuentran llenas de gente, resuenan las bocinas de los carros, y los vendedores informales bloquean el pavimento. El merengue se escucha en todos los rincones y el olor a empanadas y frutas exóticas llena el aire de la ciudad. Es justamente esa vida de la calle la que define los espacios urbanos. Sin embargo, por la noche, tan pronto como las tiendas cierran, las calles quedan vacías y el centro de la ciudad se convierte en un lugar peligroso para visitar.

UDL Santiago 4

Es difícil definir el Centro Histórico de Santiago a partir de sus construcciones. Esta parte de la ciudad tiene una mezcla de diferentes estilos de arquitectura, al punto que uno puede encontrar un edificio modernista de 10 pisos justo al lado de una casa de madera estilo victoriano.

Tras una segunda caminata y de realizar una inspección más cercana, además de aprender más sobre la historia de la ciudad, se pueden encontrar algunos tesoros de otros tiempos. Edificios como el Hotel Mercedes, la Tabacalera y el Centro de Recreo son reliquias de un período en el que el Centro Histórico de Santiago todavía tenía la función del centro da la ciudad. Era ahí donde vivía la gente, donde se encontraban algunas de las tiendas más importantes de la ciudad, y donde residían las turistas (en los hoteles más elegantes, por supuesto).

Entonces ¿qué fue lo que paso? En las últimas décadas, los cambios estructurales de la sociedad, tecnología y la economía han tenido una gran influencia sobre nuestras ciudades. A partir de la aparición de los autos, centros comerciales y nuevos estilos de vida, el Centro Histórico de Santiago pasó de ser una zona de uso mixto para convertirse en un distrito comercial monofuncional, muerto por la noche y durante los fines de semana.

Dada esta situación, nos surgieron una serie de preguntas: ¿Qué podemos hacer para reorientar esta tendencia? ¿Cómo podemos diversificar la oferta de actividades en el centro de la ciudad? La consigna pasó a ser ¡Volver al Centro!

El Laboratorio de Diseño Urbano es una metodología de diseño urbano participativo que se basa en explicar, escuchar, reajustar ideas y dialogar con la comunidad. En Santiago, nos convocamos a una serie de grupos focales y organizamos talleres para desarrollar visiones y estrategias para el futuro de la ciudad. En otras palabras, invitamos a los ciudadanos a soñar junto a nosotros su ciudad ideal a partir de su participacion en tres actividades:

  1. Nuestro primer taller se centró en consultar la opinión de los más jóvenes de la ciudad. En colaboración con la ONG Acción Callejera, trabajamos con 20 niños y adolescentes de entornos sociales vulnerables que viven y trabajan en el Centro Histó Juntos analizamos las situaciones de la vida cotidiana de la ciudad, y ellos tuvieron oportunidad de dibujar sus espacios públicos ideales y de escribirle cartas al alcalde con sus deseos para el futuro. Esta actividad nos mostró que los más pequeños ven el centro de la ciudad como un lugar peligroso. En consecuencia, piden espacios protegidos donde puedan reunirse durante su tiempo libre, practicar deportes y jugar.UDL Santiago 6
  2. Nuestro segundo taller tuvo lugar en en el patio verde de la Casa de Arte—una hermosa casa victoriana en el centro de la ciudad—donde nos reunimos con vecinos, comerciantes, artistas, estudiantes y otros interesados para discutir cómo devolverle la vida al centro de la ciudad. Los vecinos compartieron sus recuerdos sobre cómo solía ser la ciudad. Recordaron los tiempos en que los intelectuales se reunían en el Parque Duarte, cuando Calle del Sol era una importante calle comercial, y cuando la fábrica de tabaco seguía funcionando. La mayoría estuvo de acuerdo en la necesidad de tener un centro urbano más humano y de usos mixtos que refleje verdaderamente la identidad y tradición de Santiago.UDL Santiago 3
  3. El objetivo del tercer taller que realizamos fue transformar las visiones de los ciudadanos entre ideas espaciales más definidad. Para ello, trabajamos en escenarios creativos futuros con más de 40 estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de la Madre y Maestra.UDL Santiago 7

Con toda esta información, visiones e ideas, hemos desarrollado un proyecto de diseño urbano que corresponde a una visión común: Santiago no necesita más espacios segregados, anónimos como centros comerciales y clubes privados, los cuales se han multiplicado en los últimos años a partir de factores como la inseguridad y la segregación social. Como resultado, los Santiagueros olvidaron la importancia de los espacios públicos. El objetivo entonces es recordarles la importancia de estos espacios para la calidad de la vida en la ciudad.

 

El Proyecto

Con base en estas consultas con la comunidad, decidimos trabajar en una zona definida del centro histórico de la ciudad que puede funcionar como un área de incubación para un desarrollo mayor. El diseño propone diversas interacciones, desde la mejora de los espacios públicos hasta intervenciones para reducir el tráfico, la rehabilitación de edificios emblemáticos que se encuentran vacíos y diferentes prototipos de vivienda. El resultado es un proyecto sencillo, que se puede implementar paso a paso y no requiere de grandes inversiones.

UDL Santiago 2

Una vez finalizado el diseño del proyecto, se presentaron los resultados al público. Fue una ocasión muy especial ya que contó con la presencia y retroalimentación de parte de todos los actores que participaron en el proceso de planificación.

Fue una experiencia enriquecedora trabajar con los ciudadanos de Santiago de los Caballeros, quienes se sienten muy orgullosos y tienen un gran vínculo emocional hacia su ciudad. La colaboración con el Plan Estrategico de Santiago (PES), el municipio y otros socios locales fue muy útil y importante durante todo el proceso del proyecto.

El resultado de todos estos esfuerzos es un proyecto de diseño urbano que tiene en consideración los intereses locales. Se trata de una propuesta, que puede crear espacios públicos sostenibles y comunes para la interacción social. Es una visión para crear un centro urbano para todos. ¡Volvamos al centro!

Tamara Egger se encuentra cursando una Maestría en Arquitectura y Diseño Urbano en la Universidad Tecnológica de Viena. Posee estudios de arquitectura en Viena y Berlín, y participó en un programa de intercambio con la Universidad de Tsinghua en Beijing. Desde 2014, Tamara ha participado en el programa de pasantías de la ICES, una alianza entre la Universidad Tecnológica de Viena, el Ministerio de Finanzas de Austria y el Banco Interamericano de Desarrollo. Ha sido responsable por aplicar la metodología participativa del Laboratorio de Diseño Urbano en Santiago de los Caballeros (República Dominicana) y Valdivia (Chile).