El nuevo fervor por el libre mercado en América Latina

Hay un incremento en el entusiasmo por el libre mercado en América Latina

Los países latinoamericanos tienen un historial de pasar de la izquierda a la derecha en asuntos económicos: desde apoyar el desarrollo económico impulsado por el estado hasta apoyar el libre mercado. Pero una reciente encuesta revela un mayor entusiasmo en los ciudadanos de a pie por el capitalismo. Esto nos lleva a preguntarnos por qué y qué tan duradero podría ser este fenómeno.

Las recientes conclusiones son notables. Según Latinobarómetro, una encuesta de opinión pública anual en 18 países de la región, en 2017 el 69% de los latinoamericanos estaba de acuerdo con la idea de que el libre mercado es la única vía para el desarrollo. Esa ha sido la cifra más alta desde que comenzara la encuesta en 1995, muy por encima del máximo durante el auge económico de las materias primas en 2011 cuando el 56% apoyaba la idea.

Muchos latinoamericanos ven el libre mercado como su única vía para el desarrollo

Además, el apoyo al capitalismo es mucho más alto en algunos países. Los nicaragüenses son quienes más a favor están, con un apoyo del 79%, seguidos por los hondureños con un 78% y por los bolivianos, ecuatorianos y venezolanos con un 76% cada uno.

Es difícil saber exactamente qué genera este fenómeno, pero es posible que la incapacidad del gobierno, la corrupción y el estancamiento económico estén llevando a la región a perder la confianza habitual en la capacidad del Estado para asegurar el desarrollo económico y la prosperidad. Ese cambio podría ser uno de esos giros de opinión que parecen ir y venir en ciclos de 10 a 15 años o a largo plazo. Solo el tiempo lo dirá.

Por ahora prevalece un fervor pro-mercado. Los tiempos económicos son difíciles tras varios años de crecimiento lento o negativo, y los ciudadanos sienten un malestar hacia el sistema, o hacia los líderes, a quienes perciben como responsables de los tiempos difíciles que los aquejan. “Es la economía, estúpido”, dijo uno de los estrategas de Bill Clinton, durante su campaña de la era de recesión en 1992, contra el entonces presidente de los EE.UU. George H.W. Bush. En América Latina, como en los Estados Unidos de ese entonces, los ciudadanos parecen estar de acuerdo. Se ha desatado una reacción violenta. En Argentina, Perú y Chile, por ejemplo, el electorado votó contra los lideres de izquierda y a favor de los de centro o derecha.

El 74% no confía mucho en su gobierno

Un sector público grande también es problemático cuando los ciudadanos perciben que los políticos se están forrando los bolsillos a expensas suyas. El caso Lava Jato o Autolavado en Brasil, la condena y el encarcelamiento del expresidente y la vicepresidente de Guatemala: Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, son solo unos pocos de los muchos escándalos de corrupción que han sacudido a la región. La confianza en el gobierno es escasa. Cerca del 74% de los ciudadanos de la encuesta de Latinobarómetro dicen confiar en el gobierno solo un poco o nada en absoluto, y una cifra más elevada de encuestados perciben un mayor nivel de corrupción en el gobierno nacional y en el congreso — i.e. el gobierno — que en las grandes corporaciones y en los sindicatos, asociados con el sector privado.

Claro que hay cierta ironía en la preferencia del libre mercado por parte de quienes sienten que el ingreso ha disminuido y las aspiraciones han mermado. Se podría suponer, por el contrario, que ellos anhelarían la red de protección que les puede brindar un sector público sólido. Pero eso no es lo que estamos viendo.

Durante el auge económico de las materias primas de la década del 2000, muchos países bajo liderazgos que favorecían un papel importante del Estado tuvieron un rápido crecimiento, reduciendo la desigualdad salarial, permitiendo a los gobiernos centrarse en programas contra la pobreza, y llevando a millones de personas a engrosar la clase media. Tanto el gobierno como los bienes y servicios que éste podría proporcionar en ese momento fortuito parecían una fuerza positiva.

Pero desde la caída de los altos precios de los productos básicos y la posterior disminución del ingreso, han surgido más interrogantes sobre la gestión económica estatal. La incapacidad del gobierno puede parecer tan grave, o más, que el fracaso del mercado, llevando a que se reexamine el manejo de todo, desde la política fiscal hasta la monetaria, a menudo con una óptica negativa.

Entre más tengan que pagar los ciudadanos al Estado en dicho contexto, mayor puede ser su disgusto. De hecho, de los 18 países de América Latina, aquellos nueve con los impuestos más altos informaron un mayor apoyo al libre mercado (71%) que aquellos países con impuestos más bajos (66%).

Hace varias décadas que los mercados no se veían tan bien para los latinoamericanos. Pero América Latina no es la única región donde la insatisfacción económica ha llevado a la opinión pública y al electorado hacia la derecha. Aún está por verse si ese sentimiento perdura o cambiará de nuevo.

Print Friendly, PDF & Email

El Autor

Razvan Vlaicu

Razvan Vlaicu

Razvan Vlaicu es Economista de investigación senior en el Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo. Obtuvo su doctorado en economía por la Northwestern University en 2006. Anteriormente enseñó economía en la Universidad de Maryland, y ocupó puestos de corta duración en el Kellog School of Management y el Banco Mundial. Sus intereses en la investigación se centran en la microeconomía aplicada, la economía política y la economía pública. Sus investigaciones se han divulgado en publicaciones académicas, entre las cuales Review of Economic Studies, American Political Science Review y Journal of Public Economics.

4 Comments

Add a Comment
  1. Roberto Luis Rubín Villeda

    Habrá sin embargo que decirse que el libre mercado es una falacia como solución, dado que maneja como premisa, no abierta, que los recursos naturales, son infinitos. Entonces de súbito el equilibrio que pudiera proponer un gobierno de libre mercado se desbalancea violentamente. ¿no creen?, pues se posiciona energicamente hoy que los desastres son para todos y lo que hy y de lo que se dispone es de TODOS.

  2. Sería conveniente recordarlos períodos que gobiernos de tendencia neoliberal administraron algunos países latinoamericanos, particularmente Ecuador y asociar con la “la idea que todos los países desarrollados en un momento eran pobres y subdesarrollados, que no existían asimetrías entre la periferia y el centro. La dependencia o imperialismo eran ante todo un “enfoque político” (Rostow Walter, Las Etapas del Crecimiento), no aplica, porque de ser así, nuestro pais debería haber conducido del país del subdesarrollo al desarrollo, porque en estas etapas se aplicaron la recetas recomendadas al pie de la letra, a saber: el establecimiento de la zona libre de comercio, la exención paulatina de los gravámenes y restricciones y la posibilidad de firmar acuerdos bilaterales de coordinación y complemento industrial.
    Apostar por el libre mercado o por el fortalecimiento del rol del Estado requiere una riguroso análisis mirando los efectos de cada uno de estos modelos. Debemos dar una mirada a la historia para no equivocarnos nuevamente, la herencia del libre mercado, tampoco a sido favorable al bienestar de la población.

  3. Estan disponibles en algun documento on line los resultados completos de la encuesta? Donde exactamente?

    1. Hola Estebam te recomiendo entrar en la página http://www.latinobarometro.org/lat.jsp Allí hay un banco de datos con toda la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ideas que cuentan © 2016