Transporte

Queremos transportar tus ideas

La tradición y la historia son testigos de cómo la movilidad ha acompañado al ser humano durante cientos de años. La movilidad siempre ha levantado pasiones, y no es en vano que muchas de las grandes innovaciones, desde el motor de combustión interna a la producción en serie e incluso hasta las modernas tecnologías de la información, hayan encontrado sus mayores aplicaciones en el transporte.

Nuestras vidas han girado – y seguirán girando – durante generaciones en torno a la movilidad. Con frecuencia recuerdo las anécdotas de mis padres que cuando eran novios vivían en Tenza y Sutatenza, dos lindos pueblitos de Colombia apenas a 15 kilómetros el uno del otro.

Tenza, Colombia. Foto cortesía de Carlos Roa.

Tenza, Colombia. Foto cortesía de Carlos Roa.

Al no existir una carretera que los uniera, una visita de cortejo implicaba caminar o ir a caballo, los medios no motorizados de entonces. O cuando mi padre, a los 12 años tenía que recorrer, primero a pie o a caballo, después en autobús por vías polvorientas y por último en tren, el camino necesario para adelantar sus estudios de secundaria como interno en Neiva, una ciudad que hoy ya no parece tan lejana. 

Mucho se ha progresado en nuestra región desde aquellas historias de los años treinta. Hoy encontramos escuelas más cercanas a los hogares, grandes autopistas de primer mundo abundan en la región, nuestras ciudades avanzan en servicios sociales como salud, agua potable y energía. Los gobernantes son más cercanos a los ciudadanos y varias ciudades de Latinoamérica son pioneras mundiales en el desarrollo de sistemas de transporte masivo más eficientes, sostenibles y amigables con el medio ambiente.

En lo nacional y regional, aeropuertos y modernos aviones surcan los cielos latinoamericanos y caribeños, y los contenedores que revolucionaron el transporte de carga a nivel mundial son ahora parte del escenario industrial de nuestros países. Algunos incluso ya están considerando al transporte dentro de un marco logístico más amplio, dando paso a una comprensión profunda del sector que incluye todo el proceso productivo. En definitiva, que nuestra industria sea cada vez más competitiva beneficia a la región facilitando una mayor integración regional y económica.

Sin embargo, estos grandes avances todavía no alcanzan a la mayoría de la población, y son especialmente los más pobres y vulnerables los que sufren las limitaciones de nuestros sistemas de transporte urbano y rural. Además, los sistemas ya existentes muestran deficiencias en capacidad y calidad, y requieren mayor conectividad entre los diferentes modos. Proveerles de estos servicios e infraestructura no es tarea sencilla o de bajo costo.

Todos estos retos son los que motivan la creación de Moviliblog, un espacio para intercambiar ideas que contribuyan a una discusión estratégica sobre los sistemas de transporte de América Latina y el Caribe, su infraestructura y los servicios que se prestan. La experiencia de todos puede ser útil para crear y difundir propuestas que consigan que nuestra gente acceda a servicios de movilidad dignos y de calidad.

Quedan todos invitados a participar en Moviliblog. Quién sabe, quizá alguna de estas ideas o propuestas ayude a que las futuras generaciones puedan reducir las largas distancias que la modernidad impone; esta vez con ciclovías o con mejores caminos que los que nuestros padres y abuelos recorrieron. 

Síguenos en Twitter: @BIDTransporte

5 comments

  1. Cecilia Manzi 5 febrero, 2014 at 15:22 Responder

    Buenas tardes: muy interesante. Les escribo desde Uruguay y en verdad lo que hace falta en mi País son trenes para pasajeros y de carga a todo el País. Por ser un país pequeño y sus distancias no son muy grandes haría un gran impacto. Se ahorraría en carreteras,combustible de muchos camiones(ya que el tren tiene más capacidad de carga), lo mismo para pasajeros. Crearíamos una nueva realidad y acortaríamos distancias. Se podría pensar en un tren eléctrico. Saludos cordiales

  2. José Rodríguez 5 febrero, 2014 at 22:59 Responder

    Actualmente, la infraestructura del transporte está presente en el debate nacional en Costa Rica, décadas de desatención la han convertido en el cuello de botella a nuestro desarrollo y surgen propuestas para solucionarlo. Esto hace que se genere cada vez más atención al tema a nivel regional y más allá, como las ideas que podamos encontrar por acá. Saludos cordiales.

  3. Dario Hidalgo 14 febrero, 2014 at 18:33 Responder

    Excelente iniciativa y muy bonito tono: desde la nostalgia y el frenético desarrollo de la movilidad en nuestra región, reconociendo avances y también el gran reto que tenemos delante. Sabemos que aún estamos rezagados en conectividad nacional, y avanzamos rapidísimo en dobles calzadas; mientras los trenes se nos quedaron rezagados. En lo urbano, hay mayor conciencia que necesitamos evitar viajes largos; movernos más a pie, en bicicleta y transporte público de calidad; y mejorar las tecnologías de propulsión, operación e información; pero seguimos priorizando el tráfico de automóviles. Bienvenida esta serie, con gusto la seguiremos y en la medida de lo posible, brindaremos nuestras opiniones. Felicitaciones

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *