Por Daniela Philipp. 

Los resultados sobre desnutrición en Guatemala son alarmantes:

  • En 49,8% de los niños entre 3 y 59 meses de edad se observa prevalencia de desnutrición crónica (¡esta cifra es mayor al promedio de cualquier otra región del mundo!).
  • 29,1% de mujeres embarazadas tienen anemia, al igual que 47,7% de los niños entre 6 y 59 meses.
  • En 47% de las mujeres indígenas y 53% de las mujeres no indíginas se observó prevalencia de sobrepeso u obesidad en 2009. ¡Esto representa un 19 y 15% de incremento con respecto a 1995

Estos resultados son parte del estudio “Intervenciones y Opciones de Políticas para Combatir la Desnutrición en Guatemala” recientemente publicado y financiado por el BID y presentado por Dr. Reynaldo Martorell, profesor de nutrición internacional de la Universidad de Emory, en un seminario organizado por la División de Protección Social y Salud.

¿Qué significan los números presentados al inicio de este artículo? Que Guatemala está enfrentando un futuro con grandes desafíos para el sector salud.

La coexistencia de las problemas de desnutrición (desnutrición crónica y deficiencias de micronutrientes) y obesidad y enfermedades crónicas representan una carga múltiple para el sistema de salud que necesita de acciones integradas y efectivas. Por ejemplo, una de las recomendaciones de este estudio es introducir un paquete de intervenciones, mínimo y esencial, para todas las mujeres embarazadas, los lactantes y los niños menores de dos años de Guatemala, independientemente de su estatus socioeconómico. El objetivo de estas intervenciones es lograr un impacto durante la ventanta de oportunidad de los primeros mil días de vida. Las  intervenciones deberían incluir: (i) la promoción de buenas prácticas de lactancia; (ii) agua, saneamiento e higiene; (iii) inmunizaciones; (v) y el uso de cinc y rehidratación oral en el tratamiento de la diarrea.

¿Qué se puede lograr con estas acciones? Nada más y nada menos que el crecimiento saludable de todos los niños guatemaltecos.

Daniela Philipp es consultora en la División de Protección Social y Salud del BID. Daniela trabaja en las áreas de salud, nutrición y desarrollo infantil temprano.

Recommended Posts
Showing 8 comments
  • Victor Hugo Gavilano Aquino
    Responder

    Un saludo cordial, mi nombre es Víctor. Tengo 23 años de edad peruano y soy dirigente del Asentamiento Humano San Francisco de la Cruz – Pamplona Alta -Lima-Perú.
    Como las cifras lo indican las zonas más afectadas son los más pobres, madres mal alimentadas niños que no reciben la alimentación adecuada a su edad que es la más importante en la vida del ser humano en la etapa infantil. Srta Daniela Philipp quisiera por favor que mediante el estudio que viene realizando se tomen acciones pragmáticas ya que es un derecho del ser humano, recibir en la etapa infantil una nutrición buena para poder desenvolverse en el futuro y ni la vez que sea parte del mundo actual en que se vive. Se necesita acciones y no palabras. Las personas encargadas de organizar y dirigir estos programas tienen que estar inmersos. Puesto que es grave en la vida de un ser humano en la etapa infantil. Gracias

    • Daniela Philipp
      Responder

      Estimado Victor, muchas gracias por tu comentario. Si, por cierto es muy importante actuar sobre la situación alarmante en Guatemala y también en toda la región dónde la desnutrición crónica en niños prevalece todavía. El BID está apoyando a varios proyectos en la región para combatir la desnutrición crónica, como por ejemplo al Programa Mi Familia Progresa en Guatemala o al Programa JUNTOS en Perú. Estos programas focalizan explícitamente a los más pobres de la sociedad y tienen componentes importantes de nutrición. Sin embargo se estima que aproximadamente 16 por ciento de niños y niñas en América Latina y el Caribe se encuentran en una situación de desnutrición crónica. Por cierto hay mucho por hacer todavía.

  • Nicolas Pichazaca
    Responder

    Primero quiero felicitar a Daniela por el interesante trabajo sobre desnutrición de los niños/as. En el pueblo Cañari Kichwa de la región sur del Ecuador, específicamente en los bares de nuestros centros educativos se vende alimentos industrializados de baja calidad. Frente a esta realidad nosotros como Aso. Semillerista y la Cooperativa Mushuk Yuyay, hemos iniciado primero a la producción y transformación de cereales, leguminosas y granos andinos de alto valor nutritivo. Primero estamos concienciado el consumo familiar, comunal y en los centros educativos con la con finalidad en parte de aportar y fortalecer el desarrollo físico y cognitivo de nuestra niñez. Para fortalecer esta iniciativa quisiera ponerme contacto con Daniela.
    Gracias y hasta pronto.
    Nicolas P

    • Daniela Philipp
      Responder

      Estimado Niolas, muchas gracias por tu comentario. Me parece muy importante el trabajo que están haciendo con la Asociación Semillerista y Cooperativa Mushuk Yuyay. Efectivamente un problema de la desnutrición crónica es el consumo de calorías malas. Educar familias y instituciones educativas es un paso importante para crear conocimiento sobre cómo alimentar bien a los niños para que pueden crecer bien. Felicitaciones por estos esfuerzos. Un saludo caluros, Daniela

  • Emma Iriarte
    Responder

    La desnutrición crónica es un problema todavia “escondido” en todos la mayoría de los países de Mesoamérica, especialmente cuando se analiza esta situación desagregada y se compara entre los quintiles más pobres y los más ricos; los más pobres tienen mayores porcentajes de desnutricion.
    Como lo dice el articulo, tenemos que asegurar que este conjunto de intervenciones lleguen a TODOS los niños.
    Me parece fantástico el liderazgo y esfuerzo que están poniendo en esto, para visibilizar más el problema y tomar acciones desde los gobiernos y la sociedad.

  • Esteban Gonzalez
    Responder

    Yo quiero comentar algo que me parece importante, hace poco más de un año, inicie un trabajo de investigación, el cual nombre Niños del Mañana de la Col. Gral. Manuel Marquez de León en La Paz B.C.S en México, en el cual solo media el nivel aprendizaje en niños y niñas de 6-12 años y mi sorpresa fue, alarmante porque me di cuenta de los niveles de desnutrición en ellos, ya que la gran mayoría solo comía una vez al día, y la verdad les agradecería saber si existe algún programa que pudieran proporcionarme y gracias.

  • Jonnathan Osorio P
    Responder

    Buenas noches,me parece fundamental que se den estos espacios, pues en Colombia estamos enfrentando fuertemente el tema del hambre, desde los Bancos de Alimentos ya estamos realizando entregas intencionadas de alimentos a las comunidades vulnerbales luego de su clasiifiación antropometrica.

  • Grace DiMonte
    Responder

    Estas estadísticas son muy alarmantes. Yo pienso que necesitamos ayudar las personas en Guatemala para combatir la desnutrición en este país. Las personas de Guatemala necesitan suficiente comida para tener una salud buena.

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search