Los más importantes pensadores urbanos del Caribe recientemente se reunieron en Santa Lucía para discutir el futuro de las ciudades de la región, durante el V Foro Urbano del Caribe. Por primera vez, el BID fue un patrocinador oficial de este evento y se ha unido a otros socios internacionales, la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO), el Caribe Proyecto de Desarrollo Económico Local (CARILED), el Programa de Asentamientos Humanos de las Naciones Unidas (ONU- Hábitat) y la Comunidad del Caribe (CARICOM) -en el apoyo a este diálogo.

Los debates sobre cuestiones-y urbanas y gestión de la tierra de su impacto sobre el medio ambiente, han acompañado el desarrollo de la región desde los inicios del Foro. Uno podría preguntarse, “¿qué hay de nuevo en el debate urbano Caribe?” Aquí hay cinco tendencias recientes.

Los planificadores del Caribe están reescribiendo el “ADN legislativo” de la política urbana

Un nuevo cargamento de legislación urbana ha atracado en el debate de política urbana del Caribe que tendrá implicaciones en las próximas décadas. En Jamaica, esto incluye varios proyectos de ley: la Política Nacional de Gestión del ocupante y el Plan de Implementación (esperado 2016), la Política Nacional de la Vivienda, el Plan Espacial Nacional, y una revisión del Código de Construcción. En Trinidad y Tobago, la Planificación y Desarrollo de la Ley de Facilitación fue aprobada por el Parlamento y está en espera de la proclamación por el Presidente. San Vicente y las Granadinas, uno de los países más vulnerables del Caribe, está debatiendo un proyecto de su Política de Suelo.

Nuevas asociaciones profesionales están aumentando los niveles de planificación de la ciudad en el Caribe

El recién creado Instituto de Uso de la Tierra Planificadores Santa Lucía se puso oficialmente en marcha en el V Foro Urbano del Caribe. Esa es la más reciente de varias asociaciones que están fortaleciendo la disciplina de la planificación en la región. Esto surge como resultado de la creación de la Asociación Caribeña de Planificación (CPA), una organización fundada en 2011 y estructurada sobre el modelo de la Asociación Americana de Planificación y el Instituto Canadiense de Planificadores. La Asociación de Planificadores de Belice se formó en 2013 y la Asociación de Planificación de Dominica se estableció este año. En previsión al VI Foro Urbano del Caribe del próximo año en Paramaribo, los organizadores están en el proceso de creación del Instituto de Suriname de Planificación del manejo territorial. La Asociación de planificación en Guyana también se creará este año. Estas asociaciones ofrecen formación crítica para los planificadores, quienes son naturalmente los principales actores en temas como permisos de urbanización, la construcción de viviendas asequibles, la revitalización urbana y adaptación al cambio climático.

Las ciudades del Caribe experimentan un proceso de expansión similar al de sus pares en América Latina.

Las ciudades del Caribe experimentan un proceso de expansión similar al de sus pares en América Latina.

El Caribe está creando una “Nueva Agenda Urbana” post-2015

El tema del Foro Urbano del Caribe de este año,  “Sistemas de Planificación en las Islas”, subrayó el papel fundamental que la planificación de la ciudad juega en la reducción de los impactos ambientales del desarrollo. Los planificadores del Caribe se dedican a nuevos esfuerzos para hacer cumplir las restricciones de construcción en la línea costera, el control de la expansión urbana, y para revisar y reescribir las leyes urbanísticas poco claras y anticuadas. Aunque los debates son a menudo todavía a nivel local o nacional, un debate regional urbano-caribeña amplio está emergiendo, debido en parte, a los preparativos para Hábitat III, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible (Quito, 2016). Ya Jamaica ha celebrado un Foro Nacional Urbana y redactó su informe nacional de Hábitat, que resume sus problemas y desafíos en la gobernanza urbana, vivienda, urbanismo y la reducción del riesgo de desastres. Los países del Caribe han articulado posiciones en los debates en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible cuyo proyecto incluye un objetivo urbano específico (“Meta 11. Hacer ciudades y asentamientos humanos incluyentes, seguras, resistentes y sostenibles”). El Foro Urbano del Caribe, junto con la Asamblea General de Ministros y Altas Autoridades de Vivienda y Urbanización de América Latina y el Caribe (MINURVI) están cultivando este rico diálogo regional.

Los participantes en el Foro Urbano del Caribe también destacaron la falta de investigación que dificulta el análisis comparativo necesario para informar a una nueva agenda urbana en la región. Algunas de esas carencias incluyen:

  • Información pública actualizada sobre los gastos de vivienda y los precios en los mercados primario y secundario;
  • Información sobre la oferta de suelo para la producción de la vivienda;
  • Datos confiables sobre el déficit de vivienda; y
  • Uniformidad estadística en la región para asegurar el análisis comparativo y evaluaciones rápidas urbanas.

Los problemas de vivienda y de ocupación de la tierra aún sin resolver todavía obstaculizan la seguridad de tenencia

El déficit de vivienda asequible en el Caribe está creciendo a pesar de la encomiable labor de las autoridades de vivienda. Aunque la mayoría de los gobiernos se han desligado de la construcción directa y están asumiendo un papel de facilitación, el sector privado ha estado en general poco dispuesto a asumir los riesgos asociados a ofrecer vivienda para los hogares de bajos ingresos. Esta dinámica ha creado una “brecha de asequibilidad” por el que muchas familias no pueden permitirse las unidades más baratas producidas en el sector privado formal. Los participantes expresaron los retos de mejora de las viviendas existentes y la necesidad de crear una nueva legislación para agilizar la regularización y titulación de tierras. Varios programas del BID en el Caribe están ayudando a los países a mejorar los asentamientos y construir más viviendas asequibles.

Los expositores también destacaron como las cuestiones sobre la tenencia de la tierra no resueltos obstaculizan el desarrollo de la vivienda en el Caribe. Esos desafíos expresadas por los participantes del Foro se vieron reflejados en la Estrategia de País del BID para Bahamas, 2013-2017, que destacó que la seguridad en la  tenencia de tierras se ve amenazada cuando existen “reclamos y disputas traslapados por tenencia de la tierra como consecuencia de una falta de registros catastrales”.

A pesar de estos desafíos, la región ha experimentado varios logros en la modernización de los registros y la reducción del costo de la inscripción , tales como la creación de la Agencia Nacional de Tierras de Jamaica (NLA). Esfuerzos adicionales podrían ayudar a la gestión del suelo público dado el alto porcentaje de tierras de propiedad del Estado en el Caribe, como en Trinidad y Tobago, donde las tierras de propiedad estatal comprende más de la mitad de la superficie terrestre del país.

La expansión urbana ha llegado al Caribe

La gran cantidad de terrenos baldíos en ciudades como Paramaribo y Bridgetown, combinado con una baja densidad de viviendas, ha creado nuevas formas urbanas, más policéntricas en el Caribe. Este tipo de expansión urbana ha convertido tierras anteriormente agrícolas y medioambientales en las zonas residenciales y comerciales. Con base en el estudio de imágenes de satélite, el urbanista de la Universidad de Nueva York, Shlomo Angel, calcula que para el 2050 las ciudades de Bahamas, Barbados, Guyana, Jamaica, Surinam, y Trinidad y Tobago cubrirán una superficie adicional de entre 410km2 (44,000 manzanas de la ciudad) a 2,380km2 (256,000 manzanas de la ciudad). Este cambio urbano supondrá una duplicación a una cuadruplicación de la superficie total del suelo urbano. Más allá de afectar el medio ambiente, el crecimiento de las ciudades fuera de sus fronteras administrativas creará necesidades adicionales de colaboración intermunicipal para el transporte, recolección de residuos, suministro de agua, y otros temas. Ya, ciudades contiguas como Kingston y Clarendon están comenzando a fusionarse, lo que implica la aparición de nuevos “ciudades-regiones” policéntricas y “corredores urbanos” en el Caribe.

Estas cuestiones y temas adicionales serán discutidos en abril próximo, cuando Suriname acoja el VI Foro Urbano del Caribe.