“En el mar la vida es más sabrosa”, cantaba el recordado Carlos Argentino, uno de los intérpretes clásicos de la música tropical. Y es que las playas en América Latina y el Caribe se destacan por ser de las mejores del planeta. Son espacios públicos que unifican a sociedades enteras y muchas de ellas contribuyen a la preservación ambiental y al desarrollo económico de la región.

French Harbor, en Roatán, Honduras. Foto cortestía de Wikicommons

La cadena de noticias CNN incluyó 19 de las playas de la región entre su listado de las 100 mejores del mundo, acá en el orden que fueron clasificadas, pese a que no queda claro cuáles son sus criterios:

6. Cabbage Beach, Paradise Island, Bahamas

12. Tulum, México

18. Bahía Gardner, Isla Española, Ecuador

23. Crane Beach, Barbados

34. Cayo Paraiso, República Dominicana

36. Bahia Solano, Colombia

37. West Bay Beach, Roatan, Honduras

40. Playa Dominical, Costa Rica

41. Negril Beach, Jamaica

47. Placencia Beach, Belize

50. Porto da Barra, Salvador, Brazil

53. Playas de la Pequeña Isla del Maíz, Nicaragua

57. Baie de Abaka, Île-à-Vache, Haití

69. Los Roques, Venezuela

71. Laughing Bird Caye, Belize

89. Playa del Amor, Baja California Sur, México

91. Bottom Bay, Barbados

95. Praia do Sancho, Fernando de Noronha, Brazil

98. Pigeon Point, Tobago, Trinidad and Tobago

Praia_do_Porto_da_Barra_1

Playa de Porto da Barra, en San Salvador de Bahia, Brasil. Foto cortesía de Wikicommons.

Aunque la vasta mayoría de playas mexicanas son limpias, el Sistema Nacional de Información sobre la Calidad del Agua en Playas Mexicanas de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) identificó más de una docena de playas que superan los niveles de contaminación permitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En Jamaica, playas como “Seven Mile Beach” en  Negril, están desapareciendo debido a la erosión. América Latina y el Caribe son regiones especialmente vulnerable a estos fenómenos, ya que más del 73 por ciento de la  población de la región vive hoy en día en zonas costeras de baja altitud. El Caribe va a ser especialmente afectado: según un reporte del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el costo de reconstruir infraestructura, puertos y ciudades afectados por el aumento del nivel de mar variará  en el Caribe entre 6,2% y 12% de PIB proyectado en 2050.

Es por esto que hoy en día hay muchas ciudades que están enfrentando esta dinámica con políticas públicas que armonizan la reconstrucción de playas, la rehabilitación ambiental, la construcción de alcantarillado adicional para comunidades costeras, rompeolas, espolones y otros trabajos costeros. Para el BID, las playas y los ecosistemas de la costa y del mar tienen una importancia primordial para el desarrollo local y, por ende, el Banco ha financiado varios proyectos para asistir los esfuerzos de sus países miembros, entre ellos:

Mirando hacia el futuro, es crítico contribuir a modelos de gestión integrados de áreas litorales basados en diagnósticos de monitoreo de playas y ecosistemas costeros. Desafortunadamente, no existe un recurso equivalente para identificar las playas en peligro en la región.

Además, América Latina y el Caribe necesitan una plataforma regional que ofrezca datos sobre las bacterias, los virus y otros agentes patógenos en los residuos que dejen a los bañistas expuestos a enfermedades, pero todavía falta una base científica para el desarrollo de prácticas contra la erosión y contaminación costera.

¿Cuáles cree usted que son las playas en mayor peligro en América Latina y el Caribe?