Un espacio para ideas y soluciones en seguridad ciudadana y justicia en América Latina y el Caribe

Cinco razones para no tener armas de fuego en tu hogar

no gun

Flickr Creative Commons/Bumgardner

 

Lucas era un niño muy alegre. Le encantaban los trenes, jugar con la pelota, dibujar y ver muñequitos en la televisión. Pero un día todo cambió. Lucas tomó una pistola que su padre guardaba en una gaveta al lado de su cama y accidentalmente le disparó a su hermanita, ocasionándoles la muerte instantánea. La escena se ha hecho relativamente común, tanto en Estados Unidos como en América Latina y el Caribe.

Cada año, las muertes por armas de fuego aumentan en muchas ciudades. La imagen de ciudadanos armados en lugares públicos, en el recorrido a sus centros de trabajo o caminando en las calles aledañas a sus viviendas se va convirtiendo en una estampa común del paisaje urbano latinoamericano.

La gran mayoría de quienes deciden obtener legalmente un permiso de porte y/o tenencia de arma de fuego lo hacen bajo la premisa de que esta medida servirá como protección ante la posibilidad de ser objeto de un crimen. Quizás muchos de los lectores piensen eso. Están equivocados[1]. La mayoría de los estudios muestran que la probabilidad de morir como resultado de arma de fuego es muy superior en los casos de quienes poseen armas en comparación con aquellas personas que no las poseen.

Si recientemente has pensado tener un arma, te recomiendo que primero pienses en lo siguiente:

  1. Muertes accidentales o incidentes de miembros de la familia. Algunos estudios han encontrado que es 12 veces más probable que un arma de fuego sea utilizada en contra de un miembro de la familia[2] (accidental o voluntariamente) que en contra de un intruso que viene a cometer un crimen. Adicionalmente, la mayoría de los casos en los que un adolescente utiliza un arma de fuego en contra de compañeros de estudio o de trabajo, es porque  ha sido criado en un ambiente donde sus padres poseen armas de fuego[3].
  2. Quien posee un arma de fuego es legalmente responsable de su uso. En la mayoría de las legislaciones el propietario de un arma de fuego tiene serias responsabilidades por su uso, ya sea consentido o no. Si se te pierde tu arma o te la roban y luego dicha arma es usada para cometer un crimen, puedes pasar por momentos amargos.
  3. Violencia doméstica. En los hogares en donde hay armas de fuego la mujer que es víctima de violencia doméstica tiene 7 veces más probabilidades de que el abuso termine en homicidio en comparación con otro tipo de hogares[4].
  4. Depresión, alcoholismo y medicamentos. Algunas situaciones transitorias de depresión, uso de medicamentos controlados o alcoholismo se ven seriamente agravados cuando la persona tiene acceso a un arma de fuego en su vivienda. Situaciones de suicidio en este contexto podrían ser  más comunes[5].
  5. Entrenamiento y eficacia. La mayoría de las personas es capaz de “disparar” un arma. Pero una cosa es disparar y otra usarla eficazmente. El aprendizaje para manipular con destreza un arma  requiere meses de entrenamiento. Sin ese entrenamiento, el arma pasa a ser un problema más que una solución.

Quizás puedas imaginar otras diez, quince o veinte razones para no tener un arma de fuego en tu hogar y compartir esas razones con quienes te rodean.

Síganos en @BID_Seguridad y reciba nuestras alertas de email

 

[1] Hemenway, David  “Risks and Benefits of a Gun in the Home,” American Journal of Lifestyle Medicine” November/December (2011) vol. 5 no. 6 502-511

[2] Dahlberg, Linda L. et al., “Guns in the Home and Risk of a Violent Death in the Home: Findings from a National Study,” American Journal of Epidemiology (2004) 160 (10): 929-936

[3] Kellermann, A. L., “Injuries and Deaths due to Firearms in the Home,” Journal of Trauma, 45:2 (1998):263-67

[4] James E. Bailey, MD, MPH, et al., “Risk Factors for Violence Death of Women in the Home,” Archives of Internal Medicine 157, no. 7 (1997): 777-782.

[5] Miller, M. et al., “Firearms and Suicide in the United States: Is Risk Independent of Underlying Suicidal Behavior?”, American Journal of Epidemiology (2013) 178 (6): 946-955

Roberto Obando
Sobre el autor
  1. Bryan Reply

    Argumentos muy débiles, así que si no me los borran, paso a refutarlos de forma resumida y en orden:
    1-Muerte accidental: cualquier usuario responsable sabe que el arma tiene solo dos ubicaciones: o bajo llave (con llave única) o en mi cuerpo, cualquier otra cosa es como dejar el gas abierto o el auto sin freno de mano, ¿por que cree que las armerías venden también cajas y candados para arma??.
    2-Responsabilidad legal: existe con todos sus objetos, y para eso existen pólizas obligatorias en muchas legislaciones, las mismas que para tener un auto, pero mucho más bajas, dado la poca cantidad de incidentes con arma, comparados con los incidentes con autos.
    3-Violencia doméstica: ante este cuadro el último de sus problemas es un arma! Ya que la van a atacar a golpes, con cuchillo o con un bat de béisbol, más bien una pistola en manos de la víctima bien entrenada, la pone en capacidad de defenderse de un agresor muchas veces más grande y fuerte.
    4-Depresiones y alcoholismo: ya en este punto se les están acabando los argumentos, ya que es muy parecido al anterior, y paradójicamente, para portar o comprar armas, se debe aprobar un examen psicológico que detecte estas y otras anomalías; en este punto, se vuelve más seguro estar con alguien legalmente armado que con un conocido sin dictamen psicológico.
    5-Entrenamiento: más que un “contra es un excelente consejo! Ya que no solo va a recibir entrenamiento en los aspectos mecánicos, sino en resolución de escenarios, aspectos legales. Etc, hasta llegar a tener su propio oficial de policía armado y entrenado en casa, lo que es mucho mejor y más rápido que llamar al 911.

  2. Ara Reply

    Es correcto todo lo que dice Bryan, los argumentos para no portará son muy pobres.

Dejar una respuesta

*