Un espacio para ideas y soluciones en seguridad ciudadana y justicia en América Latina y el Caribe

¿Qué tan efectiva es una policía basada en modelo comunitario? El caso de Nicaragua

Policia comunitaria Nicaragua

La policía comunitaria en Nicaragua (Creative commons, Flickr)

Según algunos estudios si usted vive en un país de ingresos bajos, es más probable que sea víctima de un crimen, que si vive en un país rico. Suena lógico, ¿no?

Pero aquí viene lo interesante: Nicaragua tiene uno de los ingresos más bajos de la región, pero también una de las tasas más bajas de homicidios de Centroamérica. Es más, de todo Latinoamérica, es el país que menos identifica a la delincuencia como su problema principal.

¿Cómo se explica esto?

Algunos apuntan a que esto se debe a que las migraciones, que tanto han dañado el tejido social en Centroamérica fueron muy diferentes en Nicaragua. Ya hablamos también de la renovada efectividad del proceso penal judicial. Sin embargo, para muchos expertos, el principal sospechoso es la Policía Nacional y su modelo comunitario proactivo. La manera de acercar la policía a la población es un temas centrales de la seguridad ciudadana, y elemento de discusión en la Sexta Clínica de Seguridad Ciudadana, a realizarse en México el próximo 6 y 7 de mayo.

Esta Policía, según Latinobarómetro, cuenta con uno de los niveles de confianza más altos de todas las policías de América Latina. Es más, dentro de todas las instituciones del país la Policía es la que más confianza tiene de la ciudadanía, después del Ejército. Dígame si no le gustaría tener una Policía así, en la que pueda confiar.

Si bien los procesos políticos y sociales que han llevado a esta Policía a ser lo que es hoy día son difícilmente replicables, aquí compartimos los 5 componentes principales del ADN de esta policía comunitaria modelo, por si le interesara clonarla.

  1. Conozca a su comunidad y trabaje con ella. La comunidad es el centro de todo el quehacer policial, se le involucra principalmente a través de los Jefes de Distrito y los Comités de Prevención Social del Delito, pero también a través de las diferentes especialidades policiales. La cooperación de la comunidad es clave para obtener información necesaria para prevenir delitos. Pero al conocer mejor el problema social, el policía también se vuelve más sensible y es capaz de generar mayor empatía con la comunidad. Como si fuera poco, cuando trabaja de manera conjunta con la comunidad se generan también compromisos para todas las partes, lo que mejora la confianza en la institución. Este es el componente central de este genoma institucional: El ciudadano es un socio para dar seguridad, no un delincuente en potencia.
  2. Preocúpese por entender la dinámica del crimen y luego la sabotea. La información recopilada por los diversos canales es consolidada, analizada y se usa estratégicamente para reducir o eliminar los factores que facilitan el crimen. La dinámica del crimen cambia, por eso contar con canales eficientes para capturar y procesar la información del entorno es indispensable para anticiparse. Esta es la parte proactiva del modelo, que otros expertos llamarían “orientación a problemas”.
  3. Despliegue un fuerte liderazgo institucional. El trabajo preventivo requiere de una intensa carga de coordinación interinstitucional con las entidades que prestan servicios sociales en general, pero sobre todo cuando se trabaja con violencia intrafamiliar, sexual y juvenil. La seguridad ciudadana es responsabilidad de todos, pero sobre todo de la Policía.
  4. Mantenga un trato profesional, siempre. La confianza pública en la entidad es clave, y esta depende no solo de su efectividad, sino de la experiencia que tengan los ciudadanos con cada policía con el que interactúan. La capacitación permanente debe ser una prioridad.
  5. Haga de la planificación una competencia central y de la innovación permanente una política institucional. Gracias a este componente, la cooperación internacional ha sido un elemento catalizador que apoya el desarrollo del modelo comunitario propio del país, enriquecido con otras experiencias. A estos genes ha contribuido activamente la cooperación internacional y del BID, bajo el claro liderazgo de la Policía.

Si introducir estos genes en la policía de su comunidad le parece tarea imposible, tenga en cuenta que ésta Policía lo logró con uno de los presupuestos institucionales, salarios y número de policías por habitante más bajos de todas las policías de Centro América. Todavía tiene muchos retos por delante, claro. ¿Reconoce alguno de estos componentes en el ADN de su policía?

Síganos en @BID_Seguridad y reciba nuestras alertas de email

Mauricio García
Sobre el autor
Mauricio García Mejía es Especialista Senior en Modernización del Estado del Banco Interamericano de Desarrollo. Antes de unirse al BID, coordinó el Programa para la Reforma de la Administración de Justicia y fue Secretario Técnico de la Comisión Nacional para la Reforma de la Administración de Justicia en Perú. También se desempeñó como Asesor Ministerial en el Ministerio de la Presidencia y fue Gerente de Desarrollo de la Agencia de Promoción de la Inversión Privada en el mismo país. Tiene un Master en Administración Pública de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Harvard, una Maestría en Gestión y Políticas Públicas de la Universidad de Chile y es Licenciado en Derecho por la Universidad de Costa Rica. Es Doctor en Administración y Gobierno por la Universidad Complutense de Madrid.
  1. Leonardo Gonzalez Reply

    Y son muy amables y colaboradores con el turista. Son excelentes motociclistas.

  2. Alina Flores Reply

    Efectivamente, aun muchas áreas por mejorar.

Dejar una respuesta

*