centro histórico
Transporte Sostenible

Recuperar el centro histórico: mejorar la movilidad

El Centro Histórico de la Ciudad de México (CHCDMX) es el espacio urbano más emblemático del país. Desde la época prehispánica ha sido el centro político, religioso, cultural y comercial de México; y sus calles, espacios públicos y edificios son fuente de identidad nacional[1]. Actualmente, la alta concentración de actividad comercial, cultural y de servicios lo hace un destino los 365 días del año. Diariamente más de 800.000 viajes tienen como origen o destino el CHCDMX[2]. Sin embargo, desde mediados del siglo XX, el espacio urbano se ha deteriorado y han incrementado los problemas de movilidad, debido al crecimiento expansivo de la Ciudad de México (CDMX) y el cambio de patrón de ocupación del suelo de habitacional a comercial y servicios. Este fenómeno ha sido similar en diversos centros históricos de ciudades de la región de América Latina y el Caribe (ALC) y el mundo. Para revertirlo, muchas ciudades[3] han emprendido proyectos de rescate y recuperación de sus centros históricos, teniendo como pilar estratégico mejorar la movilidad. Tal es el caso de la Ciudad de México.

centro histórico

Perímetros A y B del CH y del área de estudio. Fuente: Elaboración propia con base en el Programa Integral de Manejo del Centro Histórico, 2011.

Durante 2014, por medio de una Cooperación Técnica liderada por la División Transporte del BID en México, en conjunto con distintas dependencias del Gobierno de la CDMX se desarrolló el Estudio para el Diagnóstico Integral de la Gestión de la Movilidad Regional y Seguridad Vial del Centro Histórico de la Ciudad de México. Este Estudio tuvo dos objetivos; primero, contar con un diagnóstico de movilidad y seguridad vial, basado en una toma intensiva de datos; y segundo, brindar una herramienta técnica al Gobierno de la CDMX que le permitiera evaluar el impacto de adoptar medidas de restricción al uso del automóvil. Para ello, además del diagnóstico, se realizó un modelo de simulación; se evaluaron escenarios de peatonalización; y se adquirió un software de macro y micro simulación[4], que incluyó la capacitación a los funcionarios de la Secretaría de Movilidad (SEMOVI) para su utilización.

centro histórico

Componentes del apoyo brindado por el BID. Fuente: Elaboración propia a partir de información de IDOM.

Por medio del diagnóstico se identificaron los problemas de movilidad que enfrenta el CHCDMX; entre ellos: una elevada congestión vial, presencia de transporte público desordenado, poco espacio vial destinado a peatones y ciclistas (a pesar de la alta concentración de estos usuarios) y la logística de carga característica de la zona con desconsolidación y traslados de última milla realizados en diablitos[5]. Si bien 82% de los viajes realizados hacia o desde el CHCDMX se hacen en transporte público, el 65% del tránsito en la zona es consecuencia de viajes de paso que utilizan la infraestructura vial del CHCDMX como una alternativa, con todas las externalidades negativas que la congestión vial genera[6]. Para dar solución a estos problemas, una de las estrategias propuestas para el Gobierno de la CDMX es incrementar y mejorar el espacio destinado a peatones y ciclistas. Con el modelo de simulación generado a partir de este estudio, distintos escenarios de peatonalización del CHCDMX se evaluaron. El escenario idóneo propone generar una red de calles peatonales y compartidas, y cambios de sentidos y dobles sentidos en algunas vialidades; sin embargo, la intervención deberá ser integral pues requiere la reubicación del comercio informal que actualmente invade el arroyo vehicular en algunas calles.

Los resultados del Estudio están publicados en el documento “Diagnóstico de Movilidad y Seguridad Vial del Centro Histórico de la Ciudad de México y Propuestas para su peatonalización.”

Estructurado a partir de dos de las cinco áreas estratégicas de la División[7]: Transporte Sostenible y Seguridad Vial, los distintos componentes del Estudio favorecen la comprensión integral de los problemas que enfrenta el CHCDMX y generan herramientas para una toma de decisiones informada. A partir de su elaboración, algunas intervenciones en las calles del CHCDMX han implementado sus recomendaciones y evaluado los posibles impactos. Estos trabajos reflejan la labor de la División de Transporte del BID en México dirigida a brindar apoyo técnico a gobiernos nacionales y subnacionales y fortalecer las capacidades locales.


[1] Soltero, G (2009) Identidad narrativa y el Centro Histórico (de la ciudad) de México. Andamios vol.6 no.12 México dic. 2009 Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-00632009000300007

[2] INEGI (2007) Encuesta Origen-Destino 2007.

[3] Por ejemplo el Plan especial del centro histórico de Quito (2003) que contempla como estrategia mejorar la accesibilidad y priorizar la movilidad peatonal. Para más información ver: Cifuentes, C. (2008) La planificación de las áreas patrimoniales de Quito. Revista de la Organización Latinoamericana y del Caribe de Centros Históricos. No. 1, agosto 2008, pp. 101-114 Disponible en: http://www.iadb.org/wmsfiles/products/publications/documents/2028631.pdf  http://www.redalyc.org/html/1151/115112534009/

[4]  Visum y Vissim.

[5] En otros países de la región de ALC se conocen como carritos, carretillas, mulas o dollys.

[6] Por ejemplo: disminución de la seguridad vial y la calidad de vida, pérdida de productividad,  elevadas emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero provenientes de la combustión de vehículos motorizados, afectaciones a la salud, entre otras.

[7] Las cinco áreas estratégicas de la División Transporte son: Seguridad Vial, Logística de Cargas, Transporte Sostenible, Sistemas Inteligentes de Transporte y Grandes Proyectos.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Suscríbase a nuestro blog

Por favor, ayúdanos a enviarte sólo la información que te interesa.

Suscríbete