Por Flávio Ramos y Raquel Neris

Educash es una de las startups seleccionadas en Demand Solutions de 2018, iniciativa del BID que reúne algunas de las mentes más creativas del mundo para escuchar, inspirar, experimentar y compartir soluciones innovadoras que están mejorando vidas. Inscríbete ahora gratuitamente y participa del mayor evento de innovación de Latinoamérica, que tendrá lugar en Chile.

Edu es un cerdito astronauta que tiene la desafiante misión de resolver problemas económicos en otros planetas. Esta vez, su destino es el Planeta de las Gallinas, donde deberá trabajar para mejorar la producción de huevos y mantener la perennidad de la especie.

Empezando con solo una gallina, Edu debe tomar decisiones importantes día a día, como la hora correcta de cambiar huevos por maíz, cambiar maíz por gallinas, usar el maíz para alimentar las gallinas o, incluso, cambiarlo por perros guardianes ya que, en cualquier momento, pueden aparecer zorros en su gallinero.

Esta historia es parte de “Edu en el Planeta de las Gallinas”, uno de los episodios del Programa EduCash, un abordaje pedagógico e innovador que utiliza games para desarrollar principios de psicología económica y neuroeconomía con niños en el contexto escolar.

¿Deseas recibir contenidos como este en su correo electrónico? ¡Suscríbete aquí!

Si bien parece (¡y es!) una narrativa graciosa que atrae a los niños de manera lúdica, uno puede cuestionarse: ¿Qué tienen que ver las gallinas, los huevos y el maíz con el dinero? En realidad, mucho más de lo que uno imagina y te explicaremos en qué sentido.

Al apostar a la idea de que la agencia, la inmersión y la diversión son el mejor camino para motivar el aprendizaje, propusimos una solución que desarrolla principios de psicología económica mediante metáforas.

A diferencia de la mayoría de los juegos sobre el tema que, por lo general, presentan situaciones concretas, como niños que gestionan su plata semanal, proponemos la experiencia de situaciones-problemas con fenómenos económicos análogos a los de la vida real, como lo hacían las fábulas durante muchas generaciones.

De forma implícita, los episodios de EduCash involucran fundamentos de la gestión financiera, como generación de ingresos, ahorro, presupuesto, inversión, riesgo y retorno, valor del dinero en el tiempo, prevención de patrimonio, entre otros temas.

En otras palabras, hemos adaptado los temas que se discuten en general solamente en la vida adulta con un atractivo lúdico para niños, en historias que permiten un aprendizaje para la vida, aunque con gran valor simbólico.

Frente a este abordaje, todavía hay dos aspectos interesantes que deben destacarse. En primer lugar, cuando trabajamos con metáforas, no nos limitamos a la representación de un perfil socioeconómico específico, tampoco a un perfil de familia, lo que evita reforzar estereotipos que no son un retrato de la realidad de los alumnos.

Al mismo tiempo, como la experiencia de juego involucra la capacidad de lectura crítica de los medios, le damos al profesor un rol fundamental de mediador, con la responsabilidad de ayudar a los alumnos a trazar paralelismos entre as actividades del juego con situaciones financieras de su vida cotidiana.

De esta forma, la actividad lúdica no representa el comienzo, medio y fin de todo, sino el puntapié inicial de una jornada que involucra autoconocimiento, reflexión y debate en clase, que culmine en relaciones de ese proyecto con la vida familiar y en comunidad.

 Cómo comenzó todo…

La crisis financiera de 2008, causada por la explosión de la “burbuja inmobiliaria”, hizo despertar en mí – Flávio Ramos – un profundo deseo de cambiar: con 35 años, con el puesto de ejecutivo en una institución financiera que se convirtió en uno de los más grandes bancos de Europa, tomé la decisión que transformaría no solo mi carrera, sino también mi vida para siempre.

Consciente de que la situación económica mundial estaba al borde de una catástrofe del sistema financiero en todo el mundo, entendí la dificultad económica que muchas familias y países podrían llegar a encarar frente a una estadística alarmante: la mayoría de las personas ni siquiera tienen el control del presupuesto y no tienen ahorros para enfrentar situaciones más difíciles y de emergencia.

Sabía que la irracionalidad de los agentes económicos también perjudicaba a los menos favorecidos y pensé cómo podría aportar con algo que trajera consciencia en el desarrollo de más oportunidades para la mayoría y, sobre todo, herramientas educativas que estuvieran disponibles para niños y jóvenes para preparar mejor a las futuras generaciones.

Sin educación, no se pueden formar nuevas mentalidades, que es la manera más segura de permitirles a las personas actuar con más confianza, elegir correctamente y saber manejar mejor sus fracasos. El establecimiento de nexos entre la vida escolar y el mundo laboral puede ser un factor crucial para que las nuevas generaciones entiendan el significado de la inversión en su educación.

Durante los años que trabajé como consultor, he desarrollado propuestas de cadenas de negocios de impacto social y espíritu empresarial, he leído muchos libros y he hecho algunos cursos, hasta que en 2014, en un evento relacionado con tecnologías de educación transformadoras, encontré la oportunidad de proponer una solución en educación financiera para estudiantes, mediante el uso de recursos digitales. Junto con Raquel Neris, diseñadora e investigadora de tecnologías para la educación, nos propusimos empezar esta iniciativa que, en 2016, resultó en el Programa EduCash.

Actualmente, el Programa EduCash cuenta con socios comerciales en Brasil y en el exterior, grupos de enseñanza pública y privada.

Raquel y yo creemos que la educación financiera desarrollada mediante un aprendizaje con juegos no es un privilegio de los estudiantes de escuelas privadas, sino también la oportunidad de identificar modelos de negocios que deben ser democratizados e incluir a la gran mayoría de los estudiantes brasileños en las escuelas públicas. Entendemos que no hay una fórmula mágica o única para solucionar un problema de tal magnitud. El país necesita un liderazgo valiente y eficiente que propicie una serie de medidas transformadoras, que ataquen los problemas de raíz.

Es importante destacar que las soluciones técnicas de la educación 3.0 se basan en un valor muy claro: las inteligencias del ser humano son diferentes unas de las otras; las habilidades y competencias de Luis no son las mismas que las de Juliana. El objetivo no es encuadrar, sino valorar y trabajar con ese alumno como él es. La idea es proporcionar una experiencia inclusiva que aumente la esperanza y genere, en cada alumno, el deseo de evolucionar para ser cada vez más uno mismo. Esta es la razón de ser del Proyecto EduCash.

Flávio Ramos es socio fundador de Educar 3.0 y activista en la organización de proyectos de impacting investments para la formación de redes colaborativas en educación. Tiene una trayectoria consistente en multinacionales en Corporate Finance, evaluación de empresas, proyectos y startups. Flávio tiene un MBA del Instituto de Empresa Business School en Madrid y es licenciado en Ciencias Económicas y Contables (UNICAMP).

Raquel Neris es socia fundadora de Educar 3.0 y está a cargo del diseño instructivo y del design thinking en programas de formación. Además de actuar en la interfaz entre educación y tecnologías digitales, Raquel tiene una larga trayectoria profesional con diseño que involucra UX design, diseño gráfico e instructivo. Cursa una Maestría en Ciencias de la Comunicación (ECA-USP), tiene un posgrado en Diseño de Interacción con énfasis en Design Thinking (FIT) y es licenciada en Publicidad y Propaganda (ECA-USP).

** Texto originalmente publicado en Ideação

 

Dejanos tú comentario