PricewaterhouseCooper (PwC) estimó que la Economía Colaborativa (EC) tendrá un impacto mundial de más de 300.000 millones de euros en 2025.

La EC tiene como principio fundamental conectar; relacionar una persona natural que ofrece un producto, bien o servicio con otra persona natural que le interesa adquirirlo sin necesidad de tener constituido un negocio que le exija invertir millones. En la actualidad, cada vez más vemos ejemplos de cómo la economía colaborativa, sumada a la creatividad de emprendedores en todo el mundo, está revolucionando distintos aspectos tradicionales de nuestro día a día. Algunos ejemplos conocidos por todos son:

  • Uber: la empresa más grande de servicio de transporte “público” que no cuenta con un solo auto.
  • Airbnb: la empresa más grande de alojamiento y no cuenta con un solo hotel.
  • Alibaba: la empresa de venta de productos más grande que no cuenta con un almacén de productos esperando ser vendidos.

 

Estos son claros ejemplos de cómo la creatividad irrumpe en los negocios tradicionales y se convierte en sí misma en el nuevo modelo de negocio. Y si decimos que los negocios vistos desde la perspectiva creativa son un modelo de negocio, entonces ¿cuáles serían los beneficios principales de este modelo de negocio? Desde mi punto de vista, son los siguientes:

  • Fomenta valores sociales: la EC fomenta valores sociales positivos de intercambio y colaboración a través de la innovación y la tecnología. Además, tiene la capacidad de disminuir las externalidades negativas subyacentes propias de la economía tradicional.
  • Conectividad: la EC tiene como principio conectar y para esto internet es la herramienta para unir la oferta con la demanda trascendiendo barreras como el lugar y tiempo.
  • Emprendimiento: el impacto real de la economía colaborativa puede incrementar el empleo de una forma rápida y eficaz, promover el espíritu emprendedor y a la vez, desencadenar una ola de innovaciones, necesarias para afrontar los desafíos y situaciones a las que se enfrenten hoy las nuevas ciudades y sociedades.

 

Desde hace aproximadamente un año, los servicios de transporte público de Washington, DC afrontan una fase de reparaciones en sus líneas de metro con el fin de poder ofrecer un mejor servicio a las personas en la ciudad. Cuando comenzamos a desarrollar “¿me llevas?” , el app de auto-compartido para funcionarios del Banco Interamericano de Desarrollo, quisimos ofrecer una solución creativa a los desafíos actuales que presentaba la ciudad. Hoy, contamos con un 30% de los empleados del Banco como usuarios.

Conscientes de esto, la ciudad de Washington DC lanzó una iniciativa llamada GoDCgo, cuyo propósito es fomentar el transporte sostenible, y precisamente la semana pasada ha entregado el premio al mejor programa de auto-compartido de la ciudad a “¿me llevas?” . Nos convertimos así en la primera startup interna de un organismo internacional en Washington, DC que logra el reconocimiento por su contribución a los desafíos urbanos, fomentando el emprendimiento y por supuesto el transporte sostenible.

 

Angélica Bernal Linares, Fundadora de “¿me llevas?”,

aplicación de auto-compartido y primera startup interna de un organismo internacional.

Premio al mejor programa de auto-compartido de la ciudad de Washington DC-iniciativa GoDCgo.

 

Así la EC funciona como un elemento catalizador de la creatividad que nos permite adaptar la economía y las nuevas sociedades en las ciudades, generando un entorno seguro e innovador, en nuestras comunidades.

Si tú también eres un emprendedor que creen en el poder de la creatividad para mejorar vidas, ¡súmate a nuestra comunidad!

Dejanos tú comentario