Las industrias creativas tienen un tremendo impacto sobre el desarrollo y representan una importante fuente de crecimiento económico futuro, lo que a su vez mejora y enriquece vidas. La importancia de la educación para inyectar nuevos talentos y creatividad en estas industrias es vital para mantener su posición como innovadores mundiales. De hecho, una encuesta a 1,500 gerentes de empresas determinó que la creatividad era la competencia más importante requerida para el liderazgo en el lugar de trabajo. CentroNía, un centro educativo multicultural con sede en Washington D.C. que ofrece educación de calidad a niños de bajos ingresos con un enfoque novedoso a la educación bilingüe, ha desarrollado una metodología que recurre a la actuación para enseñar Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Artes y Matemáticas (STEAM, por sus siglas en inglés) a través del Theatrical Journey Project (“Proyecto de Viaje Teatral”). 200 estudiantes preescolares se transforman en jóvenes científicos en un proyecto que combina elementos de teatro (creatividad, escenarios y vestuarios) con la enseñanza de STEAM.

The Theatrical Journey Project (“Proyecto de Viaje Teatral”) fue seleccionado por el BID como uno de los 5 ganadores de la 2016 Improving Lives Grant Competition. A través de esta competencia el BID busca las cinco soluciones más inspiradoras y creativas para enfrentar las necesidades de comunidades latinoamericanas y/o caribeñas del área metropolitana de Washington D.C. El premio consistió de una donación de US$50.000 y la incorporación de un equipo de 6 dedicados voluntarios pro-bono para apoyar el Proyecto, cosa igualmente importante. Los empleados del BID ofrecieron gratuitamente sus conocimientos para apoyar el Proyecto en cuanto a diseño gráfico, dirección editorial y evaluación de impacto. Visitaron CentroNía dos veces para comprender mejor el Proyecto y verlo “en acción”, lo que dio lugar al Journeys Playbook (“Guía de Viaje”) y a un informe de evaluación de impacto que resultará una herramienta vital para validar el Proyecto, para así poder extenderlo a otras escuelas y programas. Un importante componente del Proyecto es que capacita a 35 educadores que expandirán su alcance hasta llegar a 400 niños.

Un estudio realizado por el National Endowment for the Arts (“Fondo Nacional para las Artes”) muestra que los estudiantes de bajos ingresos que participaron activamente en artes tienden a obtener puntajes más elevados en ciencia y escritura, y eran más propensos a aspirar asistir a la universidad. El Theatrical Journey Project (“Proyecto de Viaje Teatral”) es uno de los pocos proyectos en los Estados Unidos que promueve que alumnos bilingües de entre 3 y 5 años se involucren con los conceptos STEM (de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) a través de la actuación, en un ambiente de aprendizaje bilingüe. El Proyecto utiliza el poder de la narración y la dramaturgia para estimular el aprendizaje científico en los niños, mediante la práctica: la ciencia es el objeto y la actuación el proceso. Uno de los objetivos principales es el desarrollo de la autoestima de los niños, en tanto competentes solucionadores de problemas científicos. Ellos visten batas de laboratorio o médicas, u otro tipo de “disfraces”. Cuando se encuentran en el laboratorio, se convierten en “solucionadores de problemas científicos”. Analizan y comprenden el problema, realizan un diagnóstico y lo resuelven. Es un “experimento” proactivo que requiere poca tecnología y tiene lugar durante un juego de 30 minutos. Parte del viaje implica visitas periódicas al laboratorio, el hospital u otros entornos científicos. El facilitador llama a los niños “Súper Científicos” o “Doctores Tal y Cual”, y mantiene un tono respetuosode camaradería entre el facilitador y los niños.

Elizabeth Bruce, Especialista en Artes Comunitarias a cargo del Proyecto en CentroNía, ha entretejido su perfil como artista teatral y su experiencia como escritora literaria para enriquecer profundamente su currículum. Ella desarrolló el Proyecto utilizando el poder de la narración y la dramaturgia para cada viaje. Utilizando como regla número uno de improvisación “Sí, Y…” en lugar de. “Sí, PERO…”, el proyecto valida y amplía los saltos imaginativos de cada niño. Uno de los principios guías del programa es que “no existen las respuestas incorrectas en clase de Viaje”. Por lo tanto, como actriz profesional, Elizabeth convierte los comentarios y sugerencias de los niños en relevantes y significativas adiciones al recorrido. Los niños responden positivamente a la confirmación, y la capacidad del actor de abrazar con entusiasmo los saltos imaginativos, inyecta una alegría mutua en los talleres de Viajes.

Viajes Teatrales es un claro ejemplo de cómo la creatividad puede ser utilizada para dar forma a las mentes futuras de nuestra comunidad, y al hacerlo, impactar sobre el desarrollo y mejorar vidas. Como consecuencia de la alianza entre el BID y CentroNía, el proyecto fue capaz de avanzar rápidamente y los voluntarios del BID hoy se sienten más cercanos y parte de su comunidad, lo que va acompañado de una verdadera sensación de responsabilidad y de la aplicación concreta de actividades para mejorar las vidas de nuestra comunidad.

Si crees en el poder de la creatividad y el voluntariado para impactar sobre los desarrollos y mejorar vidas, únete a nuestro ecosistema de emprendedores creativos.

Dejanos tú comentario