1800-222-222
contact@clevercoursewptheme.com

Integracion Comercio

This blogs in Integracion Comercio
25 Abr 2017

Tecnologías (e ideas) disruptivas para combatir el cambio climático

La mayor amenaza para la humanidad sigue siendo el cambio climático.

No hace falta ser experto en el tema, científicos alrededor del mundo ya nos han alertado, aunque muchos se esfuercen en negarlo. Basta con ser agricultor en Paraguay, habitante en la selva peruana o apicultor en Argentina para notar que el clima se ha vuelto impredecible y que la madre naturaleza está furiosa con nosotros. Y sobre todo con América Latina, ya que somos la región que más sufre su impacto, a pesar de ser responsables de apenas un 5% de las emisiones globales de CO2.

Impulsados por esta preocupación, la región adhirió al Acuerdo de París durante la XXI Conferencia sobre Cambio Climático (COP21), que entró en vigor en vísperas de la XXII conferencia en Marrakech (COP22). La gran incógnita es cómo seguir generando energía de una manera limpia y sostenible, ya que se ha demostrado que la actividad del hombre es una de las principales causas del calentamiento global. Debemos enfocarnos en soluciones que ayuden a decarbonizar la producción de energía como así también a generar un consumo más eficiente.

El desarrollo económico y el bienestar de América Latina y el Caribe está directamente relacionado con el impacto de este fenómeno y el Acuerdo de París dio cuenta de ello. La inversión en I+D más que nunca debe fortalecerse, como así también los acuerdos de cooperación que permitan una fluida transferencia de tecnología de países más desarrollados a los que tienen menos ventajas. ¿Será la tecnología capaz de disminuir las emisiones de CO2? Desde mejoras incrementales en tecnologías ya existentes a propuestas radicalmente disruptivas, presentamos 10 propuestas que podrían ayudarnos a lidiar con el problema.

#1 Energía solar y eólica súper inteligente

La energía solar y eólica se han convertido en fuentes clave de generación de energía limpia. Sin embargo, la intermitencia (el sol no siempre brilla y el viento no siempre sopla) hace que su peso en la generación eléctrica sea aún marginal en muchos países.

Para resolver este problema, Xcel Energy en Estados Unidos ha desarrollado un software que utiliza inteligencia artificial para procesar los datos que reciben de satélites, estaciones meteorológicas y otros parques eólicos del país. De esta manera, consiguen previsiones de altísima precisión sobre cómo se comportarán el viento y el sol, logrando que el uso de esta energía renovable sea más eficiente, a un menor costo y se utilice en mayor proporción.

#2 Cometas de energía 

La empresa californiana Makani ha creado una novedosa tecnología, que aún está en fase de pruebas, que pretende captar viento a una altura donde sopla con más fuerza y es constante durante todo el año. Esta especie de turbina voladora semejante a un cometa es capaz de captar el viento a una gran altura. Su principal ventaja es su reducido costo de inversión y mantenimiento. Esta combinación podría ser una gran solución para muchos países que cuentan con el potencial eólico pero que carecen de la inversión necesaria para poner en funcionamiento un parque de generación. Además, mejoraría la distribución de energía, otro problema al que se enfrenta hoy la producción de energía eólica.

#3 Odisea solar en el espacio

El planeta se queda pequeño y no todas las soluciones pueden desarrollarse en él. Así piensa la National Space Society, una organización independiente basada en Estados Unidos que propone que la producción de energía solar en el espacio podría resolver todas las emisiones de gases contaminantes y ser una solución definitiva al cambio climático.

A través de la localización de paneles fotovoltaicos en satélites ubicados en órbitas terrestres geoestacionarias, se capturaría la energía del sol y transmitiría a la tierra de forma inalámbrica. De esta manera esta tecnología superaría el principal problema de la energía solar que es su intermitencia, debido a la formación de nubes en la atmósfera o a los períodos nocturnos.

#4 Mini-reactores nucleares

A pesar de su mala prensa numerosos defensores de la energía nuclear argumentan que permite reducir drásticamente la emisión de gases contaminantes para la producción de electricidad. El desarrollo de mini-reactores o pequeñas plantas de una capacidad inferior a los 500 megavatios de potencia resultan muy atractivos por su menor coste inicial, plazos de construcción más cortos y menor impacto en la red eléctrica.

Estas tecnologías permiten que la energía nuclear, libre de emisiones de CO2, pueda ser desarrollada a un menor coste y con una mayor flexibilidad para abastecer zonas más alejadas que no sean aptas para el desarrollo de otras energías renovables. En la región, Argentina ha desarrollado un reactor muy innovador llamado CAREM (Central Argentina de Elementos Modulares) que con mecanismos de seguridad y de tecnología de última generación tiene una capacidad de generación de energía de 25 megavatios, capaz de abastecer de energía a una población de 100 mil habitantes.

#5 Baterías de ion de litio recargables  

No es una tecnología para generar energía libre de carbono, pero es un gran aliado a la hora de luchar contra el cambio climático. Entre las grandes ventajas, destacan la posibilidad de aumentar la penetración de las fuentes renovables a menudo intermitentes como fotovoltaica y eólica, posponer la inversión en costosa infraestructura necesaria para los picos de demanda que se presentan durante periodos escasos del año y favorecer el consumo de electricidad limpia en los vehículos eléctricos.

El multifacético emprendedor tecnológico Elon Musk ha nuevamente sorprendido al mundo con la presentación de sus baterías de ion de litio recargables para uso doméstico y pequeñas industrias. Su relativa fácil instalación, reducido coste y diseño estético permitirán a hogares y pequeñas industrias hacer un uso más eficiente de la energía y ser capaces de utilizar fuentes renovables salvando el problema de la intermitencia.

#6 Baterías orgánicas

Otra tecnología interesante es la que ha desarrollado la Universidad de Harvard, una batería de flujo con moléculas orgánicas que será capaz de almacenar energía eléctrica a un costo bajísimo y con períodos de funcionamiento superior al resto de tecnologías.

La innovación tecnológica en el campo de las baterías se ha acentuado en los últimos años, ya que significa una gran solución para dar soporte a un mayor desarrollo de energías renovables y para resolver otros problemas como el desarrollo de la industria del transporte eléctrico.

#7 Captura y almacenaje de CO2

Plantar árboles y generar energía de fuentes renovables es una solución a largo plazo. Pero en el corto plazo, hay que implementar tecnologías disruptivas que ayuden a revertir el daño ya causado. La tecnología creada por Global Thermostat consiste en construir plantas de bajo costo que a base de calor capturan CO2 que luego es reutilizado con fines industriales. Otra opción son los llamados BECCS (bio-energy with carbón capture and storage), una opción que consiste en cultivar árboles u otro tipo de biomasa, quemarlos para generar electricidad y posteriormente enterrar bajo tierra el CO2 capturado tras la quema.

#8 Erupciones volcánicas controladas

Tecnologías como estas forman parte de las conocidas soluciones de la geoingeniería que prometen acabar en un futuro cercano con el problema del cambio climático. Pero son tan polémicas que incluso algunas pondrían en riesgo la existencia de nuestro propio planeta.

Con esta tecnología se busca envolver la estratósfera con partículas de azufre que bloquearían parte de la radiación que llega al planeta, acentuando su efecto refrigerante. El peligro de utilizar este tipo de técnicas sin una clara evidencia de su impacto es bastante claro: una de las teorías que explica la extinción de los dinosaurios podría haberse provocado por la erupción de un volcán que liberó partículas de azufre en cantidades exorbitantes provocando un enfriamiento de la tierra intolerable para algunas formas de vida.

#9 Polvo de diamantes

Según expertos de la Universidad de Harvard se podría combatir el cambio climático esparciendo miles de toneladas de polvo de diamantes y óxido de aluminio a la estratósfera. De esta manera, se reflejarían los rayos del sol impidiendo que llegasen a la tierra y provocando un enfriamiento del planeta.  Quizás lo más descabellado sea utilizar diamantes, pero los defensores de esta tecnología aseguran que el polvo de diamantes no sería un problema ya que cuestan unos 100 dólares americanos el kilo (mucho más económico que los diamantes cortados, contrariamente a lo que el sentido común puede sugerir).

#10 Un parasol gigante

Desde la NASA hasta investigadores de la Unión Europea consideran la eventual construcción de un parasol planetario que sea capaz de dar sombra a ciertas regiones de la tierra y evitar así un sobrecalentamiento producto del cambio climático.

Viviendas flotantes en Colombia, producción de biocarbón en México o desarrollo de mini turbinas eólicas en Argentina: la región está comprometida con la problemática. El Informe INTAL-Latinobarómetro 2017 relevó que el 49% de la región está dispuesta a pagar más por productos cuiden el medioambiente. Iniciativas como la Coalición para Energías Disruptivas (Breakthrough Energy Coalition) liderada por millonarios como Bill Gates (Microsoft), Jeff Bezos (Amazon) y Jack Ma (Alibaba) señalan que los esfuerzos de los gobiernos no son suficientes. Necesitamos hoy más que nunca más colaboración público-privada y más integración regional.

Leave a Reply