EspañolEnglish

México como la mayoría de los países en Latinoamérica y el Caribe enfrenta sobreexplotación de los recursos hídricos en las zonas con mayor población y de mayor productividad económica del país. Esta situación provoca, no solo la pérdida de biodiversidad, sino un gran reto para la gestión del agua ya que limita el desarrollo económico y hace vulnerable a la sociedad ante las incertidumbres del cambio climático.

Por Eugenio Barrios | Director Política y Desarrollo | WWF-México

La asignación y recuperación de agua para el ambiente se plantea como un camino costo-eficiente para adaptarse al cambio climático y alcanzar una condición de seguridad hídrica para los países de la región. En el caso de México, este proceso inició hace varios años, oficialmente a partir de la publicación de la Norma Mexicana de Caudal Ecológico  (NMX-AA-159-SCFI-2012) y de una estrategia de implementación que consistió en identificar 189 cuencas como reservas potenciales de agua para el ambiente, por sus condiciones de alta disponibilidad de agua, baja presión por el recurso e incuestionable importancia ecológica, por la presencia de alrededor de 97 áreas naturales protegidas y 55 humedales de importancia internacional (Ramsar).

A partir de las experiencias y resultados en seis zonas piloto se estableció el Programa Nacional de Reservas de Agua que tiene por objetivo asegurar el agua para el ambiente en todo el país. En una primera etapa se abarcarán 189 cuencas, como meta del Programa Sectorial de Medio Ambiente y Programa Nacional Hídrico 2013-2018. El Programa es coordinado por la Subdirección General Técnica de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), con la cercana colaboración de la Alianza Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF)-Fundación Gonzalo Río Arronte, y con la participación de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

A la fecha, los resultados muestran la factibilidad técnica, legal y económica de las reservas de agua; así como sus beneficios para el fortalecimiento de la gestión integrada del agua. En este 2018, se trabaja para la expedición de los decretos de reservas de agua que cubrirán alrededor de 200 cuencas del país, para cubrir la primera etapa de trabajo y superar la meta originalmente establecida.

Dada la relevancia del tema para la región, el BID y WWF han iniciado un proceso de réplica de la experiencia en Latinoamérica y el Caribe. A partir de un análisis de factibilidad, se identificó que Perú, Ecuador, Colombia y Bolivia representan, en mayor o menor medida, condiciones favorables para su réplica. Este proceso se ha planteado como una iniciativa para facilitar la transferencia de conocimientos y experiencias en la región para la estimación de caudales ecológicos y la asignación de agua para el ambiente, y contribuir así a la construcción de condiciones de seguridad hídrica en la región. Esta iniciativa busca también fortalecer a otras ya en curso promovidas por el Banco, tal como el proceso de desarrollo de capacidades y adopción de la herramienta Hydrobid en la región.

Asegurar el agua para el ambiente, en un río fluyendo, es una acción fundamental para garantizar la funcionalidad de la cuenca y los servicios que proporciona a los gestores del agua. Las soluciones basadas en la naturaleza, para el abastecimiento de agua en cantidad y calidad, la asimilación de contaminantes, la recarga de acuíferos, el control de inundaciones y la capacidad de resilencia a eventos extremos, por mencionar algunos ejemplos, dependen de la gestión de un régimen hidrológico sano que mantenga ecosistemas funcionales. Algunos ejemplos de la experiencia y México muestran por ejemplo, que en el caso del río San Pedro Mezquital en los estados de Durango y Nayarit, la reserva de agua mantiene la conectividad del río y un régimen hidrológico que con cauces libres en la mayoría de la cuenca que transporta nutrientes y sedimentos a la Reserva de la Biosfera, Marismas Nacionales. Este flujo mantiene una amplia cobertura de manglar, barrera natural contra huracanes y sistemas lagunares con importante productividad pesquera. En el caso de la cuenca Copalita en el estado de Oaxaca, la conservación de régimen hidrológico mantiene condiciones de acceso y distribución de agua de alrededor de 400 poblaciones dispersas a lo largo y ancho de la cuenca. En el río Usumacinta, el río libre más importante de Mesoamérica y la reserva de agua para el ambiente más grande del país, el régimen natural de la cuenca mantiene una capacidad de control de grandes inundaciones en una superficie de humedales que crece más de diez veces en superficie entre la temporada de estiaje y lluvias, en la cuenca media.

Esta experiencia ha demostrado que una cuenca sobrexplotada se encuentra limitada para ofrecer estos servicios, lo que se traduce en altos costos para cualquier entidad operadora y gestora del recurso. El Programa de Reservas de Agua establece las bases para internalizar las soluciones basadas en la naturaleza en la gestión del agua, con un impacto muy positivo en la conservación de ecosistemas y sus beneficios directos para los habitantes de las cuencas.

Accede a la publicación sobre el Programa de Reservas de Agua en México: https://publications.iadb.org/handle/11319/7316

Este artículo ha sido publicado en el marco del Foro Mundial del Agua, realizado en Brasilia del 19 al 23 de marzo del 2018, donde el BID es coordinador regional de las Américas.

Our most precious reserves: water

By Eugenio Barrios | Policy and Development Director | WWF-Mexico

Mexico, like the majority of countries in Latin America and the Caribbean, suffers from the overexploitation of its water resources in the most populated and most productivity relevant areas of the country. This causes loss of biodiversity and also poses a major challenge for water management, since it hampers economic development and makes society more vulnerable to climate change uncertainties.

The allocation and recovery of water for the environment constitutes a cost-efficient way to adapt to climate change and at the same time attain water security levels for the countries in the region. In the case of Mexico, this process began several years ago, officially with the publication of the Mexican Norm for Ecological Flow (NMX-AA-159-SCFI-2012) and of an implementation strategy based on identifying 189 basins as potential water reserves for the environment due to their high water availability, low resource pressure, and unquestionable ecological importance due to the presence of some 97 natural protected areas and 55 internationally recognized wetlands (Ramsar sites).

Building on the experiences and results from six pilot areas, the National Program for Water Reserves was established in order to ensure water for the environment throughout the country. An initial stage will cover 189 basins, as part of the Environment Sectoral Program and the National Hydrological Program 2013-2018. The Program is coordinated by the Sub-Directorate General of the National Water Commission (CONAGUA), with close collaboration from the World Wildlife Fund (WWF) Alliance-Gonzalo Río Arronte Foundation, the participation of the National Commission for Protected Natural Areas, and support from the Inter-American Development Bank (IDB).

Results so far point to the technical, legal and economic feasibility of the water reserves, as well as their benefits in strengthening an integrated water management. Work is underway in 2018 to enact the water reserves decrees covering some 200 basins throughout the country in order to complete the first stage of the program and exceed the originally set goal.

Given the relevance of this issue for the region, the IDB and the WWF have launched a process to replicate the experience in other Latin American and Caribbean nations. A feasibility study has determined that Peru, Ecuador, Colombia and Bolivia meet, to a greater or lesser extent, favorable conditions for implementation. This process has been laid down as an initiative to ease the transfer of knowledge and experience in the region needed to assess ecological flows and assign water for the environment, thereby contributing to the establishment or water security conditions in the region. This initiative also seeks to strengthen other initiatives already under way that have been promoted by the Bank, such as the capacities development process and the adoption of the Hydrobid tool in the region.

Ensuring water for the environment from a flowing river is key to uphold the basin’s functionality and the services it provides to water managers. Nature-based solutions for sufficient quality water supply, pollutants assimilation, aquifers replenishment, flood control and extreme-event resilience, to name just a few, depend upon a healthy hydrological regime management that ensures the efficiency of ecosystems. Examples from Mexico’s experience show how in the case of the San Pedro Mezquital River in the states of Durango and Nayarit, the water reserve keeps the river connectivity with a hydrological regime with free courses in most of the basin that carries nutrients and sediments to the Marismas Nacionales (National Marshlands) Biosphere Reserve. This flow sustains an ample mangrove area that acts as a natural barrier against hurricanes and lagoon systems with a significant fishing production. In the case of the Copalita basin in the state of Oaxaca, conservation of the hydrological regime ensures water accessibility and distribution for some 400 communities spread throughout the basin. At the Usumacinta River, the most important free river in Mesoamerica and the country’s largest water reserve, the natural basin regime acts as a barrier against major flooding in an area of wetlands that grows more than tenfold between the dry and rain seasons in the middle basin.

This experience has proven that an overexploited basin has limited capacity to offer such services, which translates into high costs for any entity operating and managing the resource. The Water Reserves Program lays out the bases to internalize nature-based solutions in water management, with a strong, positive impact on ecosystems conservation and their direct benefits for basin residents.

To access the publication on Water Reserves Program in Mexico: https://publications.iadb.org/handle/11319/7316 

This article has been published in the framework of the World Water Forum, held in Brasilia from March 19 to 23, 2018, where the IDB is the Regional Coordinator of the Americas.

Comentarios
  • JOSE TOMAS MENDOZA GARCIA
    Responder

    HABLAR DE ESCENARIO DE PROBLEMAS, CRISIS DEL AGUA, SOBRE EXPLOTACIÓN Y UNA MALA GESTIÓN DEL RECURSO, LOS IMPACTO SON EN TODO EL PLANETA. ACÁ EN EL PERÚ TENEMOS PROBLEMAS EN LA CIUDAD DE LIMA CASI EL 20% NO TIENE ACCESO AL AGUA, LA REGIÓN NORTE CON LOS PROBLEMAS DEL AÑO PASADO POR EL FENÓMENO DEL NIÑO…….EN VERDAD ES PREOCUPANTE PARA AMÉRICA LATINA.

DÉJANOS TU COMENTARIO