Innovación y sistemas inteligentes de transporte

BIG DATA: una gran herramienta en el transporte

Según IBM, cada día se generan 2,5 trillones de bytes de información y el 90% de los datos de todo el mundo se han producido los últimos 2 años. En un segundo se generan 2,9 millones de emails, en un día se generan 50 millones de tuits y en un mes se navegan 700 billones de minutos en Facebook. El crecimiento del tamaño de la información que se genera es exponencial. Todos estos datos provienen de aplicaciones, transacciones, dispositivos, medios sociales, contenidos, celulares, correo electrónico, entre muchos otros. Toda esta acumulación de datos, su interconexión y su aplicación es lo que se conoce como BIG DATA convirtiéndola en una gran herramienta en la toma de decisiones para empresas y entidades públicas y privadas. El gran reto consiste en capturar, almacenar y analizar esta información para generar valor por un costo razonable y en una escala de tiempo apropiada.

BIG DATA abre un abanico de posibilidades en diferentes sectores, desde la prevención de epidemias y la mejora en la recaudación de impuestos hasta la seguridad en la vía pública, el control de masas, la recolección de residuos y obviamente la congestión.

En el sector transporte por ejemplo, las agencias de movilidad o planificación están empezando a usar BIG DATA para responder algunas preguntas y tomar decisiones en un tiempo menor. Son muchas las ventajas que puede aportar BIG DATA para planificar, gestionar y regular la movilidad. No es sólo mirar la evolución histórica del tráfico, sino también ver la reducción y optimización de los tiempos  de transporte, la disminución del impacto ambiental, la planificación de rutas, áreas de congestión de tráfico, hábitos de transporte y muchas otras variables que pueden ser monitoreadas a través de BIG DATA en tiempo real.

Algunos ejemplos de experiencias en transporte en donde se está utilizando BIG DATA:

+ En Santiago de Chile, la Secretaría de Transportes ha firmado con dos operadores de telefonía celular un acuerdo de colaboración para el desarrollo de herramientas de BIG DATA. En este caso, el operador pone a disposición una herramienta tecnológica que permite analizar el flujo de desplazamiento de sus usuarios por la red de Transantiago con el objetivo de aportar información que facilite tomar decisiones sobre el sistema de buses y trenes del metro que recorren la ciudad.

+ También en Santiago, la instalación de paneles solares para iluminar paraderos del Transantiago requirió el análisis de BIG DATA. Para seleccionar los paraderos que registraban la mayor cantidad de flujo nocturno de pasajeros se utilizó información obtenida de las tarjetas Bip! (tarjeta utilizada como forma de pago en el Transantiago) e información del GPS de cada bus.

+ El Puerto de Hamburgo,, ubicado en el centro de la ciudad, no tiene cómo crecer más allá de sus dimensiones y tiene un volumen de camiones, trenes, personas y contenedores en aumento. Son 9.000 millones de contendores y 10.000 barcos que cargan y descargan en sus muelles intentando que los trenes y camiones esperen lo menos posible. Cada elemento del puerto está conectado al centro de control indicando a los barcos en qué muelle atracar levantando los puentes al paso de los barcos mientras el tráfico se direcciona. A través del manejo de la información que se genera en el puerto es que se han podido predecir algunos escenarios para que el puerto opere lo más eficientemente posible.

+ La Agencia de Transporte de Boston utiliza la información provista por celulares inteligentes sobre movimientos bruscos para ubicar baches en las autopistas.

+ En Santander, España, se trabaja en un proyecto piloto que ayuda a los conductores a encontrar espacios libres para estacionar su vehículo, reduciendo de esta manera el tiempo de búsqueda y el consumo energético de los vehículos.

+ Dubai Airports está construyendo un aeropuerto de grandes dimensiones basado en las últimas tecnologías y el análisis de datos. La capacidad del aeropuerto permitirá mover 120 millones de pasajeros al año. El reto es que los pasajeros en tránsito no tengan que recorrer grandes distancias y que no tengan que esperar mucho tiempo. El manejo y análisis de BIG DATA les permitirá contar con las herramientas necesarias para signar puertas de una manera dinámica según necesidades inmediatas. Al tener dos vuelos, un vuelo que llega y otro que sale, con pasajeros en común, automáticamente se le asignarán puertas cercanas. De esta manera los viajeros no tendrán que recorrer grandes distancias en tránsito y el vuelo que despega no se retrasará.

Actualmente, el BID trabaja con la municipalidad de Neuquén en Argentina y un operador de telefonía celular identificando los patrones de movilidad de las personas que se desplazan en el Área Metropolitana de tal manera que sirvan de sustento para la formulación de nuevas políticas y proyectos de movilidad. Los resultados de este trabajo se conocerán en un próximo blogpost.

Todavía hay mucho por hacer y por aprender en el manejo de BIG DATA. Lo que está claro es que todos ganan. El sector público se beneficia ya que puede monitorear el desarrollo de políticas y disposiciones tomadas e incluso puede anticipar posibles retos a futuro. El sector privado se beneficia ofreciendo servicios más eficientes, ajustados a las necesidades del cliente y con menores costos. Y al final el gran beneficiado, y el más importante, es el usuario.

4 comments

  1. Jose Benito 15 diciembre, 2016 at 14:22 Responder

    Interesante el articulo por lo que ya se esta alimentando data, creo que el problema es como leer esa big data. Nuestra empresa esta por desarrollar una aplicación para smartphone, para indicar a los pasajeros si su autobús se acerca al paradero donde se encuentra. De esta manera estaremos contribuyendo en la big data. Si tuvieran algún comentario de apoyo, nos escriben.

  2. Aurelio Bujaldón 18 diciembre, 2016 at 14:50 Responder

    Comparto de principio a fin los conceptos de este artículo y así también lo declaman las instituciones – principalmente, las públicas – que motorizan el devenir diario de la vida de nuestras sociedades.
    El problema a resolver que percibo es la distancia enorme entre el decir y el hacer, a la hora de ponerlo en práctica: Se ejerce gran resistencia a compartir datos, por los privilegios implicados en su posesión y gestión; aun cuando con quien se deba compartirla sea el mismísimo propietario, el legítimo destinatario.
    Una cosa es lo que se dice, otra lo que se hace y resolverlo en este caso insuma tal vez un tiempo y esfuerzo que no haya estado correctamente dimensionado.

  3. Frank Guerrero 11 enero, 2017 at 12:18 Responder

    Valioso artículo, definitivamente la big data puede resultar una valiosa herramienta para el transporte aéreo, sector en el cual me desempeño. Creo que el reto que tenemos este campo los países de América Latina y el Caribe se encuentra en identificar las fuentes de informaciones y a su vez como sacar de este el mayor proyecto.

    Sería interesante si en en una próxima entrega pudieran seguir ahondando en el tema.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *