Transporte Sostenible

La historia positiva detrás de la motorización explosiva

No todo es gris detrás de la contaminación del aire, la congestión y otras externalidades negativas del transporte

Recuerdo mis experiencias montando en bici en varias ciudades de Brasil, México y Colombia en las que trabajé entre 2011 y 2012. Mis recuerdos más memorables son el horrible olor a azufre producto del smog de los coches, esquivar carros estancados en embotellamientos viales y acabar atrapado entre vías repletas de coches y banquetas repletas de peatones. Estas memorias reflejan el alto crecimiento de la motorización en América Latina y el Caribe (ALC).

En Bolivia, entre 2003 y 2007, la flota vehicular se incrementó un 51%, en Guatemala creció un 45% entre 2005 y 2010, en Nicaragua un 35% en siete años y en Barbados un 24% en tan sólo 4 años.

La actividad vehicular en ALC está concentrada entre un 60% y un 70% en zonas urbanas, nuestras ciudades se están inundando de coches, motos, camiones y autobuses. Algunos nuevos, pero la gran mayoría son importados, viejos y contaminantes. Cada día se suman más y más coches y su uso también más frecuente está causando estragos en la calidad de vida de los ciudadanos; los tiempos de traslado en algunas ciudades llegan hasta 2 horas por trayecto; en Río de Janeiro la congestión llega a representar un costo de US$5.000 millones por año. Los accidentes relacionados con el tránsito se llevan alrededor de 140.000 vidas por año y representan un costo de entre el 1% y el 3% PIB para los países de la región. Y por si fuera poco, en el 2005, aproximadamente 42.000 personas murieron prematuramente en ALC a causa de la exposición a contaminantes del aire en zonas urbanas, donde el sector transporte es un importante contribuyente.

Pero, ¿por qué afirmo que el incremento en las externalidades negativas es contar una historia positiva para ALC? En promedio, el poder adquisitivo por persona (PIB PPP per cápita) en la región se ha incrementado entre el 4% y el 5% por año en la última década. Dicho crecimiento representa una oportunidad importante para el desarrollo económico y está contribuyendo a robustecer a una clase media sólida y cada día más demandante. El crecimiento económico y el desarrollo de los mercados financieros también han contribuido en la reducción sustancial de la pobreza, y mejoras de la equidad en la región, aunque todavía hay mucho por hacer para lograr tener infraestructura y servicios de transporte más equitativos.

El gráfico de abajo muestra la marcada relación entre el poder adquisitivo, PIB per cápita, y el número de vehículos motorizados (por 1.000 habitantes) en 10 países de ALC. La línea tendencial indica que el incremento en el ingreso tiene una fuerte correlación en la adquisición de vehículos motorizados y que la variable ingreso explica la mayor parte de la variación que se muestra entre la línea tendencial y las observaciones.

Gráfico

Fuente: Elaborado por el autor con datos del Banco Mundial y el FMI

¿Esto significa que es aceptable que existan elevados costos a la sociedad por causa de las externalidades que genera el incremento en el parque vehicular en la región? ¡No! Esta relación se debe tomar en cuenta para entender mejor los retos a los que enfrentamos y así poder implementar soluciones efectivas para contrarrestar los efectos derivados de la motorización. ¿Cuáles son las oportunidades para dar solución a esta problemática? ¿No te gustaría ver una reducción en la contaminación del aire y poder caminar por tu ciudad sin el ajetreo de tantos vehículos motorizados y sin accidentes viales?

3 comments

  1. Salvador 18 marzo, 2014 at 14:49 Responder

    Aunque la relación de incremento de PIB per capita y motorización es conocida, no lo explica todo. También habría que tomar en cuenta otros factores, como la mayor facilidad de acceso a los automóviles, ya sea por menores precios, créditos baratos, autos importados de segunda mano y una gran cantidad de subsidios al uso y posesión de auto. En otras palabras,habría que ser cuidadosos en cuanto a la correlación: no es posible decir que hay mejor nivel de vida, porque hay más autos. Aquí más info: http://www.letraslibres.com/blogs/polifonia/el-bienestar-no-se-mide-en-autos

    • Ramiro Alberto Ríos 18 marzo, 2014 at 15:59 Responder

      Hola Salvador, gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo de hecho, el R2 de la regresión arriba indica que la variable “ingreso” explica el 68% de la variación y el resto otras variables que no se identifican. La facilitación de crédito e incluso subsidios como bien lo mencionas serían parte de estas variables. Vale la pena resaltar que este blog no pretende medir el bienestar por medio de la adquisición de un coche, sino que usando el mismo ingreso per cápita que ha contribuido a la reducción de la pobreza (por ejemplo de 12.2% de la población de ALC en pobreza en 1990 a 5.5% en 2012). El incremento en el ingreso tampoco es totalmente equitativo en la región, pero sí ha contribuido a la reducción de la inequidad. Creo que no hay mención en el blog sobre el incremento en el parque vehicular como un indicador de bienestar sino más bien el punto es que el incremento en el ingreso tiene una fuerte correlación con el crecimiento de la flota, aunque tu blog es un punto muy bueno que se debe de tomar en cuenta para explicar más a fondo este problema de la motorización. Gracias.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Suscríbase a nuestro blog

Por favor, ayúdanos a enviarte sólo la información que te interesa.

Suscríbete