Transporte Sostenible

Como sardinas enlatadas

* Paula Castillo

La experiencia de viaje en transporte público masivo

Haz por un momento el ejercicio de dar un paso a la vez hasta completar la figura de un cuadrado, ¿te imaginas viajando en ese espacio durante 40 minutos con 7 personas adicionales? Esa es la experiencia de un usuario del metro de San Pablo, Brasil, en las horas más congestionadas. Ejemplos como estos abundan; el sistema rápido por autobús BRT de Santiago de Chile ha alcanzado  concentraciones de un poco más de 7 pasajeros por metro cuadrado en sus buses, al igual que el de Transmilenio en Bogotá, por dar algunos ejemplos.

Si al hacer el ejercicio, la escena la imaginaste incómoda, ya sabes por qué hablar de comodidad en los sistemas de transporte público es importante. Además, es el modo con el que se moviliza la mayor parte de la población en las áreas metropolitanas de la región. Se estima que alrededor del 43% de las personas se movilizan en transporte público colectivo, el 29% en vehículos y motocicletas, y el 28% a pie y en bicicleta [1].

Reconocer la importancia de definir e implementar estándares que aseguren un mínimo nivel de confort en los buses de transporte público tiene, afortunadamente, una tendencia creciente. Mientras que en 2009 la UNEP y GEF mencionaban estándares comunes de mínimo 4 pasajeros por metro cuadrado y máximo 9, actualmente organizaciones como ITDP proponen una penalización por sobrecupo a sistemas con más de 5.

¿Con cuántas personas adicionales viajarías relativamente cómodo en el cuadrado que completaste? Actualmente, el BID está analizando cómo valoran los usuarios la comodidad y la seguridad en los sistemas de transporte público. Los resultados serán insumo para alimentar la discusión sobre cambios para hacer más amable el viaje de los actuales pasajeros, y por qué no, para convertir el transporte público de la región en una alternativa real, confiable, cómoda y segura para los que tradicionalmente se movilizan en automóvil. De nuevo, la discusión apenas comienza.

Este es el primer post de la Serie Humanizando el transporte.


[1]CAF (2010). Observatorio de Movilidad Urbana, datos para 15 áreas metropolitanas.

* Paula Castillo es Consultora para la Vicepresidencia de Sectores y Conocimiento del Banco Interamericano de Desarrollo.

Síguenos en Twitter: @BIDTransporte

2 comments

  1. Eduardo Cafe 6 febrero, 2014 at 16:54 Responder

    Un problema que se ha denunciado mucho en Brasil en la cuestión de buses y metros llenos en horario de rush es el abuso sexual de hombres a mujeres dentro de los transportes públicos. Hubo un conjunto grande de denuncias que hizo con que Rio de Janeiro adoptara, desde 2006, vagones especiales para las mujeres en estas horas. En Sao Paulo, desde el fin del año pasado, estan debatiendo la cuestión en el legislativo. Para que vean que los problemas que un transporte público congestionado puede traer a la población, principalmente a las mujeres. Es algo que va más allá de la comodidad.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Suscríbase a nuestro blog

Por favor, ayúdanos a enviarte sólo la información que te interesa.

Suscríbete