El impacto de las evaluaciones de impacto: 3 buenos ejemplos
Hacia el desarrollo efectivo
  • Acerca

    Este blog resalta ideas efectivas en la lucha contra la pobreza y la exclusión, y analiza el impacto de los proyectos de desarrollo en América Latina y el Caribe.
  • El impacto de las evaluaciones de impacto: 3 buenos ejemplos

    19
    Jul
    2012

    Por

    Hace un par de semanas publicamos una entrada en este blog sobre las desconcertantes implicaciones de este paper que sugería que algunas intervenciones pierden su impacto cuando se hacen por entidades públicas. Uno podría haber concluido que hay que subir en la “cadena burocrática”, tal como sugirió Justin Sandefur en un tweet sobre el post. En otras palabras, la necesidad de saltar las vallas de los “retos de implementación” como escribió Gabriel Demombynes en su excelente blog.

    Así como Esther Duflo ha explicado que así como tenemos que entender mejor que el medio en el cual las personas deciden difiere entre ricos y pobres, también tenemos que entender que las instituciones (en un sentido general) son endógenas en las evaluaciones de impacto. Así como sabemos que la mayoría de las vacunas no son efectivas (y a veces dañinas) si no se mantienen refrigeradas o congeladas, es importante aceptar que muchas intervenciones pueden ser contraproducentes si los incentivos institucionales difieren de los del marco experimental. Entender estos marcos institucionales es crítico si se desea que el impacto sea en escala.

    Entonces, ¿cómo desarrollamos esa capacidad de evaluar en marcos institucionales complejos?

    Sugiero una dirección

    Esta pregunta tiene muchas aristas y no puede ser respondida en una sola entrada. Pero podemos tener un vistazo a la respuesta si miramos a lo que están haciendo los gobiernos para articular las evaluaciones de impacto al diseño e implementación de las políticas públicas.

    Veamos tres ejemplos.

    1.  En los Estados Unidos, muchos Ministerios de la rama ejecutiva – como Salud y Servicios Humanos, o Justicia – vienen desarrollando experimentos aleatorios como una parte central en la formulación e implementación de sus políticas desde hace años. En el 2009, la Oficina de Presupuesto de la Casa anunció una inciatiava atodo lo largo del gobierno de financiar evaluaciones rigurosas del gasto federal. En Mayo de este año, la Casa Blanca expidió un instructivo a todas las agencias para que demuestren el uso de evidencia en sus solicitudes de recursos para el año fiscal 2014. La agencia de asistencia internacional del gobierno americano USAID, también ha empujado fuertemente para que sus programas también estén basados en evaluaciones con evidencia rigurosa.

    2.  En el Reino Unido, donde también muchas agencias del gobierno le dan una alta importancia a la evaluación de impacto, la Oficina del Primer Ministro creó el “Behavioural Insights Team” cuyo trabajo es recomendar políticas basadas en la evidencia empírica. DFID, la agencia británica de ayuda internacional, también ha empujado la agenda basada en evidencia como un elemento central de su estrategia, como explica aquí su director de evaluación.

    3.  En América Latina, el pionero es México. El primer programa de transferencias condicionadas en el mundo, Oportunidades – creado como Progresa hace 25 años en 1997- se diseñó y expandió sobre los hombros y resultados de evaluaciones de Impacto y de Costo Beneficio rigurosas.  Desde entonces, Progresa-Oportunidades ha evolucionado y ha sido adaptado en muchos otros programas de transferencias condicionadas en América Latina y en el mundo. La formulación de políticas sobre la base de evidencia ha permeado no solamente las áreas sociales como muestra la experiencia de CONEVAL en México. También se está convirtiendo en la base de políticas nacionales.  Perú y Chile solicitaron ayuda del Laboratorio de la Pobreza de MIT (Abdul Latif Jameel Poverty Lab)  para “generar propuestas innovadoras y evidencia empírica que los gobiernos puedan usar para responder preguntas clave y diseñar e implementar mejores políticas pública.” Colombia ha tenido  ya por más de diez años SINERGIA, un marco institucional de evaluación que está en el corazón de las políticas públicas nacionales. Un análisis de las experiencias de México, Chile y Colombia se puede encontrar en este estudio de Marie Gaarder y Bertha Briceño. Y si se aburre leyendo y se muere por un, las experiencias de CONEVAL y SINERGIA se discuten aquí.

    Las evaluaciones de impacto son como protones, neutrones y electrones que sólo adquieren masa cuando interactúan con el campo de Higgs. Las evaluaciones de impacto tendrán un efecto significativo sobre las políticas públicas cuando se encuentren con instituciones imperfectas. Quizás entender mejor los cimientos institucionales que las hacen efectivas es nuestra partícula perdida.

    Comentar el artículo

    Categorías
    Archivos