*por Andrea Monje, del equipo de @BIDagua de género

Los recursos naturales han sido tan importantes para el desarrollo de la humanidad que definimos nuestra cronología con base a ellos: la Edad de Piedra, del Bronce, del Hierro, etc. Pero todavía queda un recurso que ha sido poco aprovechado, a pesar de estar presente en 50% de la tierra y en TODOS los países del mundo. ¡Este recurso somos las mujeres!

Hoy es el Día Internacional de la Mujer. Es una fecha emblemática para celebrar los logros que hemos alcanzado en términos de igualdad y derechos y para destacar el rol que jugamos en nuestras sociedades. Por ejemplo, cada vez hay más jefas de estado y directoras ejecutivas de multinacionales. Sin embargo, también es una fecha para reflexionar sobre las brechas que aún persisten entre mujeres y hombres. Una brecha importante es, que a pesar de que la tasa de participación laboral femenina en América Latina y el Caribe (ALC) ha pasado de 42.9% a 52.9% entre 1990 y 2012, todavía una de cada dos mujeres en edad de trabajar no trabaja. Además, cuando analizamos los datos por sectores económicos, las mujeres tenemos una participación extremadamente baja en sectores ligados a las Ciencias, Tecnologías, Ingeniería y Matemáticas (CTIM), tales como agua o tecnología. De hecho, en ALC las mujeres representan 19.7% del total de los empleados de sector de “energía, agua y gas”. En otras palabras, no estamos aprovechando el potencial de las mujeres al 100%.

En agua y saneamiento (AyS), la realidad es que las mujeres son un recurso clave para mejorar el acceso a dichos servicios pues son las principales gestoras de estos en el hogar. Y, gracias a ese rol, están muy bien posicionadas para entender las necesidades específicas de toda la población (niñas, niños, personas adultas, entre otros). Adicionalmente, está demostrado que mayor diversidad de género conlleva a mayores rendimientos. Por ende, contar con más mujeres en AyS puede ayudar a: i) hacer del sector un sector más competitivo; ii) encontrar soluciones de AyS más adaptadas a necesidades de los todos los beneficiarios; y iii) proveer servicios más inclusivos y sostenibles.

¿Cómo podemos incrementar la participación femenina en AyS y, de manera general, en CTIM? A continuación, algunos ejemplos de acciones que el sector puede tomar para alcanzar este objetivo:

  • Reclutando a más mujeres. Todavía persisten muchas barreras que limitan la incorporación de las mujeres en sectores como AyS o energía. Las empresas del sector CTIM, tales como las empresas de servicios públicos, deben incorporar medidas y programas específicos que ayuden a atraer a más mujeres. Entre estos se pueden destacar los programas de pasantías para universitarias o de mentoría para mujeres que ya trabajan en estas empresas.
  • Reteniendo a las mujeres del sector. Una clave para realmente aprovechar el potencial de las mujeres es asegurándose de que ellas hagan carrera y puedan crecer profesionalmente en el sector. Actualmente, muchas mujeres que trabajan en CTIM consideran que los ambientes de trabajo todavía son muy machistas y hostiles. Cambiar la cultura de las organizaciones entonces es esencial para retener a las mujeres.

Espero que, gracias a este tipo acciones, pronto vivamos en una era donde las mujeres seamos reconocidas como un recurso fundamental para el desarrollo y crecimiento de nuestras sociedades.

Eleanor Allen, Directora de Water For People estará en Washington, D.C. para dar una charla TEDx sobre por qué el agua es cosa de mujeres, en el Día Internacional de la Mujer, el miércoles 8 de marzo de 2017. Para asistir seguir el enlace.

Comentarios 2
  • Josela Vargas
    Responder

    Esa es nuestra situacion en nuestro pais. Muchas de las comunidades estan haciendo afectadas.

  • John
    Responder

    Aloha Andrea,

    Thanks for sharing your blog with us. Very well written, concise and informative.
    Keep up your good work.

    Cheers,
    John and Jae McCaskill

DÉJANOS TU COMENTARIO